Abrir menú principal

Yahya ben Idrís ben Umar

(Redirigido desde «Yahya IV ibn Idris ibn Umar»)

Yahya ben Idrís ben Úmar fue emir de la dinastía idrisí en el Magreb. Era hijo de Idrís, hermano de Alí ben Umar y se rebeló reclamando los derechos de este último, expulsado por un alzamiento de los sufríes del que se había beneficiado Yahya ben al-Qásim de Arcila, que había logrado el poder en el 883. Sin embargo, la lucha contra los rebeldes sufríes acabó debilitando a Yahya III. Cuando terminó esta contienda, las fuerzas de este eran mínimas y era buen momento para la rebelión. La guerra tuvo una duración indeterminada, pero el 905 el general Rabi ibn Sulaimán, al servicio de Yahya IV, derrotó y mató a Yahya III. Entonces Yahya ibn Idrís se proclamó emir.

Esta situación de guerra civil no pasó desapercibida para los fatimíes de Ifriqiya. En el 909, Muhámmad Abu Ubayd Allah al-Mahdi Billah se proclamó califa (909-934).[1]​ El gobernador idrisí de Tsul, Taza y Meknés, Masala ibn Habu, jefe de los bereberes cenetes de la tribu miknasa, abandonó la obediencia idrisí, aceptó la autoridad del califa fatimí y se apoderó de Yebala. En el 917, el gobernador de Nékor, Saíd ibn Salhi, de dinastía sálhida (o salíhida) rechazó este reconocimiento idrisí y se negó a reconocer como soberano al califa fatimí.[2]​ En el 915, el jefe miknasa Musa ibn Abi l-Afiya, primo del general fatimí Masala, ocupó temporalmente Fez pero se vio obligado a retirarse.[3]

Yahya IV fue derrotado por el general fatimí Masala ibn Habu ante Fez en el 922, tuvo que reconocer la soberanía del califa y pagarle tributo.[3]​ Aunque se le permitió conservar el gobierno de su capital y de sus alrededores, tuvo que entregar el resto del reino a los fatimíes, del que nombraron gobernador al jefe de los miknasa, Musa ibn Abi l-Afiya.[3]​ Masala conquistó también Nékor (26 de junio del 917) pero el hijo del emir, refugiado en la costa ibérica, regresó y recuperó el poder en la ciudad a los pocos meses.[4]

Pronto Musa se dio cuenta de que Yahya buscaba la alianza con Córdoba (que había ayudado al hijo del emir depuesto de Nékor contra los fatimíes)[3]​ y constituía un obstáculo a la dominación de cenete del Magreb. Cuando Masala penetró en la zona por segunda vez en el 923, Musa le instigó contra Yahya, al que aquel destronó.[3]​ Yahya se vio obligado a huir y a refugiarse con los demás idrisíes en la región del Rif y Basra.[3]​ Falleció poco tiempo después. Masala entregó el gobierno de Fez a un cenete que sirvió cinco años junto a Musa ibn Abi l-Afía, que administraba el resto del país (dinastía Banu l-Afía o miknasa) y permaneció leal a los fatimíes. Musa pensó que el poder fatimí había crecido demasiado y era contrario a sus intereses y entró en contacto con Córdoba, lo que condujo a su deposición. Hacia el 925, la exitosa revuelta de Al-Hayyam al-Hasan ibn Muhámmad ibn al-Kasim (Hasan I al-Haggum), sobrino del Yahya III, le llevó al trono.

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Lévi Provençal, Évariste (1957). Historia de España: España musulmana hasta la caída del califato de Córdoba: 711-1031 de J.C. Tomo IV. Espasa-Calpe. Edición de Ramón Menéndez Pidal & Leopoldo Torres-Balbás. Traducción de Emilio García Gómez. ISBN 9788423948000. 

Enlaces externosEditar


Predecesor:
Yahya ben al-Qasim
Emires idrísidas
904-922
Sucesor:
Abdullah al-Mahdi Billah