Mephitidae

familia de mamíferos y carnívoros
(Redirigido desde «Zorrillo»)

Los mefítidos (Mephitidae) son una familia de mamíferos omnívoros conocidos como zorrillos, zorrinos, mapurites, mofetas, epates o chingues.[1]​ Son animales de mediano tamaño, que habitan principalmente en América, con un género en el Sudeste Asiático.

 
Mephitidae
Rango temporal: Mioceno-Reciente

Mofeta rayada.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Orden: Carnivora
Suborden: Caniformia
Familia: Mephitidae
Bonaparte, 1845
Distribución
Distribución de los mefítidos.
Distribución de los mefítidos.
Géneros

Véase el texto.

Mephitidae
Mephitidae

Características y comportamiento

editar

Su principal rasgo característico es el fuerte y fétido olor que segregan sus glándulas odoríferas. Este olor es emitido cuando la mofeta se siente amenazada. Antes de la emanación, la mofeta adopta una posición corporal distinta según la especie: algunas levantan su cola, mientras que otras levantan las patas traseras, quedando apoyados solamente sobre las delanteras. La sustancia emitida puede llegar fácilmente a los dos metros de distancia. El tiempo de duración del olor tras el rociado es de dos semanas y un mes si no se sigue un tratamiento contra el olor. Cuando una mofeta muere, el olor permanecerá más tiempo, pues al pudrirse la carne empeora el olor. De todos modos, ante situaciones amenazantes, todas las especies emiten un sonido agudo, que producen también cuando se pegan a alguna superficie. Esto les permite protegerse de los depredadores.[1]

El pelaje es básicamente bicolor, presentando mayormente un diseño con un color de fondo en negro sobre el cual se presentan rayas o bandas de color blanco, lo que sugiere que, al igual que otras especies con patrones similares, advierten a sus agresores de la posesión de algún tipo de defensa oculta. Son omnívoros, pueden alimentarse tanto de insectos como de huevos, frutas, mamíferos pequeños, pájaros y miel.

Las hembras tienen un período de gestación de cincuenta y cinco días y llegan a parir entre una y diez crías, que se alimentan de leche materna aproximadamente durante diez semanas.

Estilo de vida

editar

Las mofetas viven en madrigueras que son cavadas por las hembras, durante el invierno, pasan un período de letargo, el cual no llega a ser una hibernación completa. Tienen unas patas delanteras con unas garras muy fuertes, con ellas tienen la capacidad de poder escarbar en la tierra, buscar alimentos, tales como insectos o huevos, también pueden desarrollan la construcción de sus madrigueras con ellas. Las mofetas macho, generalmente tienen una vida muy solitaria, viven en sus madrigueras y casi nunca están en compañía de otras mofetas, únicamente buscan a las hembras cuando tienen que reproducirse, esto sucede sobre todo en los tiempos de finales de invierno y cuando comienza la primavera .

Con respecto a las hembras, ellas optan por la vida junto a sus crías, especialmente cuando llegan los tiempos de invierno, en los cuales permanecen encerradas en su madriguera con ellas, en raras ocasiones el macho puede tomar la decisión de quedarse con ellos. A veces comparten madrigueras cavadas por otras especies como zorros y mapaches.

Las mofetas son omnívoras. Por lo general, comen alimentos vegetales, gusanos, insectos y otros invertebrados, así como pequeños vertebrados: serpientes, pájaros y sus huevos, roedores. En las partes del norte de la cordillera, las mofetas comienzan a acumular reservas de grasa en otoño. En invierno no hibernan, pero en los días fríos se vuelven inactivos y no salen de sus refugios, saliendo a alimentarse solo cuando hace más calor. Las mofetas pasan el invierno en madrigueras permanentes en grupos formados por un macho y varias (hasta 12) hembras; en el resto del año son mayoritariamente solitarios, aunque no son territoriales y no marcan los límites de sus áreas. Las áreas de alimentación suelen ocupar de 2 a 4 km² para las hembras y hasta 20 km² para los machos.

Las mofetas tienen buen sentido del olfato y del oído, pero mala vista. No distinguen entre objetos situados a una distancia superior a 3 m.

Reproducción

editar

Por regla general, las mofetas tienen una temporada de apareamiento fija, pero esto depende en gran medida del hábitat y del clima.

Las mofetas no son agresivas durante la mayor parte del año y solo durante la temporada de reproducción los machos pelean por las hembras. La temporada de reproducción comienza a principios de la primavera y dura de 2 a 3 meses. En algunas especies se produce una nidación retrasada, lo que significa que el óvulo fecundado permanece en el útero durante un periodo de tiempo más largo antes de implantarse. En el caso de la mofeta moteada occidental, pueden transcurrir ocho meses entre el apareamiento y el nacimiento, aunque el período de gestación real es mucho más corto y es probable que dure entre 40 y 65 días para la mayoría de las especies.

En Mephitis y Conepatus el embarazo dura de 2 a 3 meses; en la mofeta manchada y las poblaciones del norte de Spilote putorius, el embarazo tiene una fase de implantación tardía y dura hasta 250 días o más. Hay de 2 a 10 cachorros en la camada, que nacen ciegos y desnudos, pero con glándulas odoríferas desarrolladas. Durante la primera semana de vida, los cachorros están completamente indefensos y dependen de su madre. Los machos no participan en el cuidado de la descendencia. Los zorrillos jóvenes se vuelven independientes a los 2 meses (es decir, en agosto). La madurez sexual se alcanza al final del primer año de vida.

La hembra suele dar a luz de cuatro a cinco crías, aunque en casos raros el número de crías en una camada puede llegar a dieciséis. Los recién nacidos son inicialmente ciegos y sin pelo, pero crecen rápidamente. A los 35 días empiezan a caminar, a los dos meses aproximadamente son destetados y a los seis meses o un año dejan a la madre y alcanzan la madurez sexual.

La mortalidad entre las mofetas jóvenes es muy alta: 50-70%, como resultado de la morbilidad y los ataques de los depredadores. Las mofetas generalmente tienen una esperanza de vida baja y muchos no sobreviven a su primer invierno. En estado salvaje suelen vivir hasta los cinco o seis años (aunque el 90% rara vez vive más de 3-4 años); bajo el cuidado humano, ningún animal ha vivido más de doce años.

Composición de la secreción defensiva

editar

Las investigaciones sobre la secreción de las glándulas anales se han llevado a cabo desde varios enfoques desde el siglo XIX, por lo que hoy en día se tiene una idea bastante precisa de su composición. El químico alemán Friedrich Wöhler y su asistente T. Swarts pudieron demostrar en 1868 que la secreción es una mezcla de sustancias que consta de al menos un componente que contiene azufre y un componente que contiene nitrógeno. En 1896, el químico Thomas Aldrich pudo describir propiedades más concretas de la sustancia. Describió la secreción como un "líquido transparente y aceitoso de color amarillo dorado a ámbar claro con un olor característico, acre y extremadamente fuerte con una gravedad específica de 0,939". Además, Aldrich identificó un butanotiol como su componente esencial basándose en el punto de ebullición de una fracción de la secreción. Un año más tarde, junto con Jones, identificó el segundo componente esencial como 2-metilquinolina y una segunda sustancia que contenía nitrógeno y azufre, todavía desconocida en aquel momento. En 1945, el químico estadounidense Philip Stevens aisló la sustancia sulfuro de bis(2-butenilo) de la secreción mientras buscaba una sustancia similar a la muscona, el olor del almizcle. [2]

En 1975, Andersen y Bernstein utilizaron por primera vez la cromatografía de gases para analizar las secreciones. Los científicos identificaron como componentes principales el 2-buteno-1-tiol y el 3-metil-1-butanotiol con un contenido total de alrededor del 66% y el disulfuro de (2-butenil)metilo como el tercer compuesto más común con un contenido de alrededor del 7%. %. Combinando la cromatografía de gases con la espectrometría de masas , los dos científicos pudieron detectar en 1982 un total de 160 componentes, 150 de los cuales contienen azufre. Se pudo confirmar que el 2-buteno-1-tiol y el 3-metil-1-butanotiol eran los componentes principales, pero ya no se detectó disulfuro de (2-butenil)metilo y el tercer componente más común ahora era el sulfuro de (2-butenil)propilo. Además, se encontraron disulfuro de (3-metilbutil)butilo y disulfuro de (2-butenil)butilo y se confirmó que 2-metilquinolina era un componente. El primer tioéster detectado fue tioacetato de S-(3-metilbutilo). [2]

En 1990, William F. Wood trabajó en una mayor aclaración examinando inmediatamente las secreciones recién obtenidas mediante cromatografía de gases y espectrometría de masas. No pudo detectar ni el disulfuro de (2-butenil)metilo ni el sulfuro de (2-butenil)propilo; en cambio, analizó el tioacetato de S-(2-butenilo) como el tercer compuesto más común. La falta de componentes se explica por el hecho de que estas sustancias sólo se forman durante el procesamiento. Los recientemente identificados fueron 2-quinolilmetanotiol y éster S-(2-quinolilmetilo) del ácido tioacético.[2]

Hábitat

editar

Las mofetas habitan en una variedad de paisajes, que incluyen áreas boscosas, llanuras cubiertas de hierba, agrocenosis y áreas montañosas. Evita los bosques densos y las áreas pantanosas. Llevan un estilo de vida nocturno. Por regla general, cavan sus propios agujeros u ocupan los agujeros de otros animales. Algunas mofetas (Splogale) son excelentes trepadores de árboles.

Géneros y especies

editar

Anteriormente eran consideradas una subfamilia de los mustélidos, hasta que un estudio del ADN (Dragoo and Honeycutt, 1997, Journal of Mammalology, 78(2): 426-443), llevó a reorganizarlas en dicha familia. Según Mammal Species of the World la familia contiene actualmente cuatro géneros y doce especies:[3]

Además, se conocen los siguientes géneros fósiles:[4]

Zorrillos y humanos

editar

Los humanos cazan a los zorrillos por diversas razones. Por un lado, se teme que sean portadores de rabia y, por otro, invaden ocasionalmente granjas avícolas. Después de eliminar con éxito el olor de la piel de zorrillo la demanda aumentó a partir de 1870 y la piel permaneció muy de moda para la ropa de piel hasta después de la Primera Guerra Mundial. [8]​ A veces, el zorrillo incluso se criaba en granjas peleteras; Actualmente la piel ya casi no se utiliza. Otra fuente de peligro es el tráfico rodado, que mata a muchos animales, especialmente en América del Norte.

Sin embargo, los zorrillos están muy extendidos y no se encuentran entre las especies amenazadas; sólo el zorrillo enano moteado está catalogado como en peligro de extinción por la UICN.

Véase también

editar

Referencias

editar
  1. a b «Wild Skunk Information». Dragoo Institute for the Betterment of Skunks and Skunk Reputations. 7 de marzo de 2013. Consultado el 12 de noviembre de 2017. 
  2. a b c Klaus Roth: Mephitis mephitis, Du stinkst so sehr! Chemie in unserer Zeit 37, 2003, pags. 358–361.
  3. Wilson, Don E.; Reeder, DeeAnn M., eds. (2005). Mammal Species of the World (en inglés) (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  4. McKenna, M. C. & Bell, S. K., (eds.) 1997: Classification of mammals above the species level. Columbia University Press, New York, 1997, xii-631.
  5. M. S. Stevens and J. B. Stevens. 2003. Carnivora (Mammalia, Felidae, Canidae, Mustelidae) from the earliest Hemphillian Screw Bean Local Fauna, Big Bend National Park, Brewster County, Texas. Bulletin of the American Museum of Natural History 279:177-211.
  6. Xiaoming Wang, David P. Whistler, Gary T. Takeuchi: A new basal skunk Martinogale (Carnivora, Mephitinae) from late miocene Dove Spring Formation, California, and origin of New World Mephitines. In: Journal of Vertebrate Paleontology. 25(4), 2005, S. 936–949. (Abstract)
  7. Wang, X.-M. & Qiu, Z.-X., 2004: Late Miocene Promephitis (Carnivora, Mephitidae) from China. Journal of Vertebrate Paleontology: Vol. 24, #3, pp. 721-731.
  8. Christian Franke, Johanna Kroll: Jury Fränkel´s Rauchwaren-Handbuch 1988/89. 10., überarbeitete und ergänzte Neuauflage. Rifra-Verlag Murrhardt, S. 63–65.

Enlaces externos

editar