Abrir menú principal

¡Ay, pena, penita, pena!

Película hispano mexicana de 1953

¡Ay, pena, penita, pena! es una película musical hispano mexicana de 1953, protagonizada por la artista Lola Flores.

Esta película se enmarca en el contrato que firmó en 1951, el productor Cesareo González, propietario de Suevia Films, con Lola Flores para hacer varias películas dirigidas al mercado español y mexicano. ¡Ay pena, penita, pena! fue la primera de los nueve musicales que interpretó la artista jerezana en México entre 1953 y 1964 y una de las más exitosas de estas producciones.

Para interesar al público mexicano y de otros países a los que también se pretendía llegar, en el reparto se incluye junto a Lola Flores a Luis Aguilar, que era una gran estrella de la música mexicana y también a otro actor muy popular en ese país, Antonio Badú.

La película giran en torno al papel que interpreta Lola Flores, caracterizado por su procedencia andaluza, denotado en el habla, la vestimenta y adornos que luce al igual que sucede en otros musicales folclóricos de esos años en los que el cine folclórico destacó.[1]

Índice

SinopsisEditar

Una cantante gitana que se gana la vida vendiendo billetes de lotería, entabla conversación con dos pobres hermanos mexicanos y deciden comprar un billete de lotería, que resulta premiado. Viajan a México, donde ella terminará triunfando como cantante.

Número musicalesEditar

Los número musicales más destacados de la película son:

MencionesEditar

ReferenciasEditar

  1. Sánchez Alarcón, Inmaculada (2010). «Las películas folclóricas como manifestaciones más características del cine musical en España». Fotocinema. Revista científica de cine y fotografía (1). ISSN 2172-0150. 
  2. Lola Flores interpretando ¡Ay, pena, penita, pena!