Contenido destacado de hoy

Imagen de Calisto captada por la sonda espacial Galileo en 2001

Calisto (del griego Καλλιστώ) es un satélite del planeta Júpiter, descubierto en 1610 por Galileo Galilei. Es el tercer satélite más grande del sistema solar y el segundo del sistema joviano, después de Ganimedes. Calisto tiene aproximadamente el 99 % del diámetro del planeta Mercurio, pero solo un tercio de su masa. Es el cuarto satélite galileano en cuanto a distancia a Júpiter, con un radio orbital de 1 880 000 kilómetros. No está influido por la resonancia orbital que afecta a los tres satélites galileanos interiores —Ío, Europa y Ganimedes—, por lo que no sufre un calentamiento apreciable por fuerzas de marea, como sí ocurre en los otros tres. Calisto tiene una rotación síncrona, es decir, su período de rotación concuerda con su período orbital. Así pues, al igual que la Luna, siempre «muestra» la misma cara al planeta en torno al que orbita. Sin embargo, la influencia de la magnetosfera de Júpiter sobre Calisto es menor que en los otros satélites interiores, ya que su órbita es más lejana.

Este satélite está compuesto aproximadamente por partes iguales de roca y hielo, con una densidad media de unos 1,83 g/cm3. Los componentes detectados mediante la firma espectral de la superficie incluyen hielo, dióxido de carbono, silicatos y compuestos orgánicos. La investigación de la sonda espacial Galileo reveló que Calisto tiene un núcleo, compuesto principalmente de silicatos. Además, es posible que cuente con un océano interno de agua líquida a una profundidad superior a 100 kilómetros. 

Actualidad

Eventos
Fallecimientos
El cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos
Conmemoraciones y fiestas

Véase también: Categoría:Actualidad, 2018, Categoría:2018

Leer en otro idioma