Abrir menú principal

Un área funcional estable es el nombre que recibe en la ordenación del territorio de la comunidad autónoma española de Castilla y León el conjunto de municipios formado por una UBOST urbana (ciudad de más de 20.000 habitantes) y los de su entorno o alfoz con los que mantiene relaciones funcionales. Es decir, viene a definir lo que de una forma genérica suele denominarse en urbanismo como área metropolitana.

La figura del área funcional estable está descrita por la Ley de Ordenación, Servicios y Gobierno del Territorio de la Comunidad de Castilla y León[1]​ (LORSERGO), la cual especifica que se forman con los municipios colindantes inmediatos de la ciudad principal, así como los colindantes de éstos últimos que estén a una distancia de unos 15 km en línea recta del municipio más poblado.

Un total de catorce áreas funcionales estables han sido declaradas mediante un decreto ley[2]​ por la Junta de Castilla y León:

  • Área funcional estable de Aranda de Duero
  • Área funcional estable de Ávila
  • Área funcional estable de Benavente
  • Área funcional estable de Burgos
  • Área funcional estable de León
  • Área funcional estable de Medina del Campo
  • Área funcional estable de Miranda de Ebro
  • Área funcional estable de Palencia
  • Área funcional estable de Ponferrada
  • Área funcional estable de Salamanca
  • Área funcional estable de Segovia
  • Área funcional estable de Soria
  • Área funcional estable de Valladolid
  • Área funcional estable de Zamora

ReferenciasEditar