Abrir menú principal
Acogida del Montana Corona,Haria Lanzarote.

Las acogidas, "alcogidas" o "eras", son espacios preparados para facilitar la recogida de agua de las lluvias y guiarlas hasta un aljibe, contenedores subterráneos de agua, creados por los agricultores y habitantes de las Islas Canarias, comunes en los lugares donde predomina la aridez. Tradicionalmente el agua recogida se empleba para el consumo doméstico, la cría de animales y la agricultura.[1]

Esos espacios construidos con un aspecto, a menudo tan particular, por ejemplo en las laderas de las montañas, barrancos, ó cualquier otro desnivel apropiado del terreno, marcan el aspecto paisajístico de las islas más áridas del Archipiélago canario, Lanzarote y Fuerteventura.

Con la introducción de la fábrica de desalinización de aguas del Océano Atlántico y el acceso de la población de una manera más cómoda al agua, han perdido su importancia, entonces vital. Durante siglos hicieron posible la vida en la isla y son, como construcciones, determinantes en el paisaje lanzaroteño, así como de importancia histórica-cultural.

Acogida de la Montana Rajada, Vega de Tegoyo, Tias,Lanzarote.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  • Alejandro González Morales (2005). "La cultura del agua en la isla de Lanzarote (s. XVI-XX)". XII Jornadas de estudios sobre Lanzarote y Fuerteventura. Cabildo Insular de Lanzarote. Arrecife de Lanzarote.XII Jornadas