Al-lat

diosa mayor de los pueblos de la península arábiga
(Redirigido desde «Al-Lat»)

Al-lat o Alat era una diosa mayor de los pueblos de la península arábiga. Pertenece a la mitología árabe pre-islámica y era considerada junto a la diosa Al-Zuhara (el lucero vespertino) y la diosa Uzza (o Al-Uzza, el lucero matutino) como las tres hijas de Alá.

Allat en un camello. Bajorrelieve de Taif, Arabia Saudita, hacia 100.

Por tratarse de una deidad mayor los pueblos devotos le atribuían (al igual que a otras deidades de alto rango) un poder superior sobre todo lo terrenal.

La diosa Al-lat (también llamada Alilat) era adorada bajo la forma de una piedra blanca cuadrada. Junto con los árabes otros pueblos semitas en Siria y Mesopotamia la conocían. Era la Diosa Madre de Palmira (norte de Siria); su símbolo era el león. Para los nabateos del sur de Jordania y Palestina Al-lat era considerada la diosa del sol, fuente de vida; y la adoraban como tal. La ciudad de La Meca tenía un haram (santuario) dedicado a la diosa, y un hima donde afluían los árabes para llevar a cabo los ritos de adoración y los sacrificios propiciatorios que aseguraran la intervención de la diosa a favor del devoto.

A veces Al-lat y Uzza conformaban una trinidad junto con Manat

SincretismosEditar

Los nabateos de Petra y la gente de la ciudad de Hatra también la adoraban, equiparándola con las griegas Atenea y Tique y la Minerva romana. En las inscripciones multilingües griegas se la llama con frecuencia "la Gran Diosa" .[1]

El historiador griego Heródoto, en el siglo V a. C., la consideraba (erróneamente) el equivalente de Afrodita (que más bien sería al-Uzza)

"Los asirios llaman a Afrodita, Mylitta, los árabes Alilat (en griego: Ἀλιλάτ) y los persas Mitra. Además, a esta deidad se le asocia con otra divinidad hindú, Mitra".[2]

Este pasaje es lingüísticamente significativo al ser la primera certificación clara de una palabra árabe, con el artículo definido al-.

Según Heródoto, los antiguos árabes solo creían en dos dioses(en realidad eran politeístas):

"Ellos no creen en otros dioses que no sean Dioniso y la celestial Afrodita; y dicen que llevan el pelo como Dioniso, cortándolo alrededor de la cabeza y afeitando las sienes. Llaman a Dioniso, Orotalt y a Afrodita, Alilat."[3]

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

  • Jairat Al-Saleh (1990 cuarta edición, Editorial Anaya), Ciudades fabulosas, príncipes y yinn de la mitología árabe, ISBN 84-207-3616-3.

ReferenciasEditar

  1. Healey, John F. (2001). «4». The Religion of the Nabataeans: A Conspectus. Religions in the Graeco-Roman World 136. Boston: Brill. pp. 107-119. ISBN 90-04-10754-1. 
  2. Heródoto, Historias I:131.
  3. Heródoto, Historias III:8.

Enlaces externosEditar