Abrir menú principal

Alcuza

Recipiente de hojalata o de otros materiales, generalmente de forma cónica, en donde se almacena el aceite para diversos usos.
Alcuza esmaltada de cuello largo, con la típica decoración de la Cerámica de Talavera de la Reina (España).

Alcuza (del árabe hispánico «alkúza», a su vez del árabe clásico «kūzah», y este del arameo «kūz[ā]», y este del persa «kuze») es una vasija para almacenar y administrar el aceite.[1]​ Al igua que oliera, el término alcuza se han perdido en favor del más general aceitera, que puede denominar aceiteras, vinagreras y juegos de recipientes para aliñar las ensaladas.[2]​ Con una morfología muy variada, Caro Bellido, atendiendo a los modelos arqueológicos, la define como recipiente "ovoidal con boca y cuello estrechos y una o dos asas".[2]​ Como receptáculo oleoso suele llevar vidriado interior y babero, y estar esmaltada y decorada por completo en los ejemplares de loza más fina.[3][4]

Índice

TipologíaEditar

Alcuzas de hojalata.

Recipiente de tamaño mediano,[2]​ originalmente hecho de barro y más tarde de hojalata, acero inoxidable y vidrio. Un modelo muy extendido en la alfarería española la describe con forma troncocónica, cuello estrecho y boca labiada en pico, por lo general con una sola asa.[5]​ Los modelos metálicos tradicionales, por su parte, presentan un asa grande a lo largo de su estructura y un tubo fino y alargado que dosifica el contenido. Aunque hay una gran variedad de aceiteras de vidrio y cristal, son preferibles las fabricadas con materiales opacos ya que el aceite de oliva de uso cotidiano se conserva mejor si no le da la luz.[6]

La alcuza en las artesEditar

PinturaEditar

 
En el centro de esta escena de costubres atribuida a un joven Diego Velázquez hacia 1618, una alcuza con amplio babero vidriado en verde. Wellington Museum Apsley House, Londres.
  • Otra alcuza muy 'velazqueña' es la del bodegón Escena de cocina atribuida a Alonso del Arco, el Sordillo de Pereda.[9]

LiteraturaEditar

  • En el Quijote, la alcuza aparece repetidamente en los capítulos XVII, XVIII y XXI, entre los cacharros que acompañan el episodio del 'bálsamo Fierabrás' y sus consecuencias.[10]
  • Entre los poetas del siglo XX, Dámaso Alonso la trata en "Mujer con alcuza".[11]​ El tema sería 'revisado' medio siglo después por la poetisa Luzmaría Jiménez.[12]

Usos no culinariosEditar

Recipiente con aceite de nuez o aceite de colza empleado por el dorador para dosificar la cantidad antes de sentar bien el pan de oro en las esculturas o pinturas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Caro Bellido, Antonio (2008). Diccionario de términos cerámicos y de alfarería. Cádiz: Agrija Ediciones. ISBN 84-96191-07-9. 
  • Guillém Monzonís, Claudio; Guillém Villar, María del Carmen (1987). Diccionario cerámico científico práctico. Sociedad Española de Cerámica y Vidrio. ISBN 978-84-39887454. 
  • Seseña, Natacha. Cacharrería popular (1997 edición). Madrid: Alianza Editorial. ISBN 84-206-4255-X. 
  • Lizcano Tejado, Jesús María (2000). Diputación Provincial de Ciudad Real, ed. Los barreros: alfarería en la provincia de Ciudad Real. ISBN 978-84-7789-166-6. 
  • Dorado Primo, Rosa María (1988). Alfarería tradicional de la provincia de Córdoba. Consejería de Educación y Ciencia, Junta de Andalucía. 

Enlaces externosEditar