Almagesto

tratado de astronomía del siglo II

Almagesto es el nombre árabe del tratado astronómico Hè megalè syntaxis (‘composición matemática’, en español), escrito en el siglo II por Claudio Ptolomeo de Alejandría (Egipto). Contiene el catálogo estelar más completo de la antigüedad, que fue utilizado ampliamente por los árabes y luego los europeos hasta la alta Edad media, y en el que se describen el sistema geocéntrico y el movimiento aparente de las estrellas y los planetas.

Almagesto
de Claudio Ptolomeo Ver y modificar los datos en Wikidata
Bodleian Library Pococke369 roll332 frame38.jpg
Páginas del Almagesto. Manuscrito árabe de 1397 con tablas astronómicas (Biblioteca Bodleiana, Oxford).
Género Tratado Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s) Astronomía Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación Siglo IIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Índice

Descripción de la obraEditar

Ptolomeo basó su trabajo en el catálogo estelar realizado anteriormente por Hiparco de Nicea. Dado que el catálogo estelar de Hiparco se ha perdido, es imposible saber hasta qué punto ambos catálogos eran similares. En el Almagesto, Ptolomeo presentó la descripción de las 48 constelaciones clásicas y creó un refinado sistema para explicar los movimientos aparentes de los planetas en un sistema geocéntrico en el que el Sol, la Luna y los planetas giraban alrededor de la Tierra en círculos epicíclicos.

El Almagesto consta de 13 volúmenes:

1. El primer libro expone el sistema geocéntrico.
2. El segundo libro la periodicidad de los equinoccios y la longitud del año.
3. El tercer libro discute los solsticios y equinoccios.
4. En el cuarto libro se exponen estudios de la Luna y se define el mes sinódico.
5. El quinto libro trata sobre la corrección de paralaje de las posiciones del Sol y la Luna.
6. En el sexto libro se expone una medida del diámetro aparente del Sol y la Luna, mostrando un método de predicción de eclipses.
7-8. En los libros séptimo y octavo se muestran cómo las posiciones relativas entre las estrellas son fijas. El octavo libro constituye un catálogo de las estrellas australes conocidas por él.
9-13. Finalmente, en los últimos cinco libros se expone el método de Ptolomeo para calcular las posiciones y trayectorias de los planetas, explicando en detalle el sistema de epiciclos.
 
Dibujo de Claudio Ptolomeo de un libro del siglo XVI.

Su famoso epigramaEditar

Bien sé que soy mortal, una criatura de un día. Pero si mi mente observa los serpenteantes caminos de las estrellas, entonces mis pies ya no pisan la Tierra, sino que al lado de Zeus mismo me lleno con ambrosía, el divino manjar.[cita requerida]

Relevancia históricaEditar

 
Detalle de la traducción al latín del Almagesto de Jorge de Trebisonda (c. 1451).

El libro original de Ptolomeo estaba escrito en griego y se titulaba Hè megalè syntaxis (‘composición matemática’, en español). Aunque realmente es un tratado de astronomía, se lo nombró de este modo porque entonces dicha ciencia era una rama de las matemáticas. Las primeras traducciones de esta obra al árabe fueron realizadas alrededor del siglo IX, patrocinadas por el califa Al-Ma'mun. Los árabes le dieron el nombre Al-Majisti (‘el más grande’, que combina el artículo árabe con el adjetivo griego mégiston), y de aquí derivó el nombre final con el que sería conocido más tarde. En esta época la obra estaba prácticamente olvidada en Europa excepto por vagas referencias en diversas obras astrológicas. Occidente redescubrió el Almagesto a través de las versiones árabes. En el siglo XII se hizo una traducción en español.

Una traducción al latín del original árabe fue realizada por Gerardo de Cremona en 1175 basándose en un texto encontrado en Toledo, España. Esta traducción introdujo definitivamente el Almagesto en la tradición científica europea. Gerardo de Cremona no pudo traducir muchos de los términos técnicos, e incluso retuvo el nombre árabe de Abrachir para Hiparco. Dado que Europa conoció este trabajo a través de los árabes, muchos de los nombres clásicos de las estrellas provienen de los nombres árabes registrados en esta obra aunque con numerosas alteraciones. Después se escribió también otra versión en latín bajo el mecenazgo del emperador Federico II.

Las teorías astronómicas contenidas en este tratado, aunque incorrectas, estuvieron vigentes durante catorce siglos, influyendo en el pensamiento astronómico y científico hasta bien entrado el siglo XVI con la llegada del sistema heliocéntrico y la revolución científica.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar