Alquitrán del cannabis

Alquitrán es el nombre común para la materia resinosa, parcialmente combustionada, producida por la combustión del tabaco y otras materias vegetales mientras se fuma.

El cannabis no contiene alquitrán pero si cannabinoides. El alquitrán del cannabis proviene de la combustión de este.

En estricto rigor, no es necesario combustionar el cannabis para obtener alquitrán de él. Así, por ejemplo, un vaporizador es capaz de obtener alquitrán simplemente calentando el cannabis. En sentido estricto, este sería un auténtico alquitrán ya que, tradicionalmente, los alquitranes son solo destilados. Al combustionar el cannabis no solo se obtiene alquitrán, en sentido estricto, sino un conjunto adicional de sustancias obtenidas de la combustión parcial de algunas de las sustancias presentes naturalmente en el cannabis. Es decir, el alquitrán del cannabis combustionado contiene muchas más sustancias que el alquitrán obtenido mediante destilación.

La proporción de alquitrán y THC que se obtiene es 27:1 en narguiles, 13:1 en cigarrillos sin filtro y 10:1 en vaporizadores. Se aconseja el uso de pipas ya que reducen el porcentaje de alquitrán al permitir su deposición en las paredes de estas. No se aconseja el uso de filtros ya que también reducen el contenido de cannabinoides. Además, retener la respiración más allá de 10 segundos es perjudicial ya que permiten una mayor deposición del alquitrán sin obtener una mayor absorción de los cannabinoides.[1]

El alquitrán del humo de un cigarro es similar al del humo de la marihuana.[2]​ Un estudio que comparó cigarrillos de marihuana (741 to 985 mg) y de tabaco (900 to 1200 mg), encontró que al fumar marihuana la cantidad de alquitrán inhalado se triplica y que la cantidad de alquitrán depositado en el tracto respiratorio aumenta en un tercio.[3]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Grotenhermen, Franjo (2001). «Harm reduction associated with inhalation and oral administration of cannabis and THC» (PDF). Journal of Cannabis Therapeutics (Taylor & Francis) 1 (3-4): 133-152. 
  2. Tomar, Rajpal C.; Beaumont and Hsieh (agosto de 2009). «Evidence on the carcinogenicity of marijuana smoke» (PDF). Reproductive and Cancer Hazard Assessment Branch Office of Environmental Health Hazard Assessment, California Environmental Protection Agency. Consultado el 23 de junio de 2012. 
  3. WU, Tzu-Chin and Tashkin, Donald P. and Djahed, Behnam and Rose, Jed E. (1988). «Pulmonary Hazards of Smoking Marijuana as Compared with Tobacco». New England Journal of Medicine 318 (6): 347-351. Consultado el 29 de abril de 2015.