Altamía

cuenco sin asas para beber y comer
Arriba, a la derecha, tras la "orza mielera" vidriada en verde, como las de Biar o Lucena, resalta un cuenco -con porte de altamía- sobre una salvilla de peana (de peltre o plata). La decoración y la policromía del cuenco-altamía recuerdan a las primitivas tazas mexicanas de Tonalá, en el estado de Jalisco, México.[1]​ Bodegón de Luis Meléndez. Museo del Prado (Madrid).

Se llamaba altamía al recipiente sin asas, especie de taza o cuenco pequeño, usado para beber y comer,[2]​ y documentado desde fines del siglo XIII hasta el siglo XVIII.[3]​ Como tales recipientes son referidos en las ordenanzas de Ávila, documentos del Archivo Municipal de Valladolid y diversos textos de Maíllo.[4]

En tierras leonesas se llamaba así a ciertas cazuelitas vidriadas,[5][6]​ Como "antamillas" aparecen citadas en testamentos e inventarios montañeses de inicios del siglo XVIII.,[7][8]

En portugués es sinónimo de jofaina. En una edición abreviada del Diccionario de la Real Academia Española de 1822, publicada en París en 1826, se define como "taza en la que se servía la comida".[9]​ El filólogo Martín Alonso Pedraz, menciona a J. de Aviñón, cuando en su Sevillana Medicina, escribe esta receta: "Beba cada mañana por nueve días una altamía de este caldo".[10]

Ya en el campo de la arqueología contemporánea, Olatz Villanueva, en su estudio sobre la alfarería en el Valladolid Bajomedieval, documenta como altamías piezas que emparenta con la jofaina andalusí o los cuencos de diversos repertorios cerámicos.[4]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Museo del Prado.Galería online (ed.). «Bodegón: limas, caja de dulce y recipientes». Consultado el 28 de diciembre de 2015. 
  2. . «Altamía». DRAE. Consultado el 14 de noviembre de 2015. 
  3. La altamía en la Biblioteca Virtual Cervantes Consultado el 8 de mayo de 2012.
  4. a b Villanueva Zubizarreta, Actividad alfarera en el Valladolid Bajomedieval, p. 224 - 225
  5. Diccionario Enciclopédico Abreviado Espasa-Calpe, tomo I, Madrid 1957; (p. 437).
  6. Universidad da lingua galega (ed.). «altamía». Corpus lexicográfico da lingua galega (en galego). Consultado el 27 de abril de 2012. 
  7. Según investigación de Carmen González Echegaray, recogida por José Pérez Vidal en su estudio sobre la loza de Pas, dentro del contexto de la cerámica popular en el Norte de España; en él también se da referencia del dato que figura en el Diccionario de la Academia a propósito de "antamilla", modismo montañés para designar «cazuelas de barro».
  8. José Pérez Vidal La cerámica popular española, p. 44-45
  9. Diccionario de la Real Academia. Libr. de Parmantier, París. 1826. p. 75. Consultado el 27 de abril de 2012. 
  10. Alonso Pedraz, Martín (1986). Diccionario Medieval Español. Desde las Glosas Emilianenses y Silenses (s.X) hasta el siglo XV. Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca (dos tomos). p. 1591. ISBN 978-84-7299-169-9. 

BibliografíaEditar

  • Pérez Vidal, José (1983). La cerámica popular española. Zona Norte. Cadernos de Olaria, Barcelos. 
  • Villanueva Zubizarreta, Olatz (1998). Actividad alfarera en el Valladolid Bajomedieval. Secretariado de Publicaciones e Intercambio Científico. Univ. de Valladolid. ISBN 84-7762-809-2.