Alto Renacimiento español

Escalera Dorada, del arquitecto Diego de Siloé y el rejero Maestre Hilario, ca. 1519.[1]
David, de Pedro Berruguete, ca. 1500.

Alto Renacimiento español es una denominación historiográfica que identifica un periodo de la historia del arte en España equiparable en cierta medida al concepto de Alto Renacimiento para la historia general del arte; y, al igual que éste, es de uso algo equívoco en la bibliografía, aunque lo más usual es que identifique a la primera parte del Renacimiento español.[2][3]​ Estilísticamente no se limita a las sucesivas introducciones del Renacimiento (tal como éste se desarrolló desde el siglo XV en Italia) y del Manierismo (tal como se desarrolló desde el segundo cuarto del siglo XVI también en Italia); sino que coincide con el final del Gótico y con otras influencias (especialmente la flamenca). Comprende los estilos denominados hispano-flamenco, estilo Reyes Católicos (o isabelino), estilo Cisneros, Plateresco y estilo príncipe Felipe (o purismo renacentista); que cronológicamente se sitúan en el último cuarto del siglo XV y la primera mitad del siglo XVI, correspondientes a los reinados de los Reyes Católicos (1479-1516) y Carlos I de España (1516-1556). El periodo que le sigue es denominado Bajo Renacimiento español (correspondiente al reinado de Felipe II de España, 1556-1598).

También las etiquetas proto-Renacimiento o primer Renacimiento español cubren un periodo que puede coincidir, aunque más bien se identifican con una cronología más temprana (el siglo XV). También hay algún uso de la expresión Pleno Renacimiento español, que se situaría a mediados del siglo XVI, entre el Alto y el Bajo, identificado con la escuela de Valladolid de escultura (Alonso de Berruguete y Juan de Juni)[4]​ o con Alonso de Covarrubias.[5]​ Otros artistas se sitúan a caballo entre el «Primer Renacimiento» y el «Pleno Renacimiento», como Rodrigo Gil de Hontañón,[6]Bartolomé Ordóñez o Diego de Siloé.[7]​ En pintura, además de a Pedro Berruguete, se considera que los "introductores del alto Renacimiento en España"[8]​ son los dos Fernando spagnolo que constan como discípulos de Leonardo da Vinci (Fernando Yáñez de la Almedina y Fernando de los Llanos), y a los que se ha llegado a atribuir incluso la réplica de la Gioconda del Museo del Prado.[9]

La continuidad entre la Edad Media y el Renacimiento es particularmente visible en España a causa de la continuidad de las estructuras económicas y sociales y de la superestructura político-ideológica, en las instituciones del Antiguo Régimen en España. Las formas artísticas góticas (de tradición local, internacional o hispano-flamenca) y mudéjares (de tradición andalusí) se combinaron con las nuevas formas italianas, en un fluido intercambio de materiales y artistas de toda Europa (de Italia -Domenico Fancelli, Pietro Torrigiano, Paolo de San Leocadio-, Borgoña -Felipe Vigarni, Juan de Borgoña-, Alemania -Rodrigo Alemán, Simón de Colonia-, Flandes -Juan de Flandes, Alejo de Vahía, los Guas, los Egas, los Siloé-, incluso hasta de los lejanos puertos bálticos de la Hansa -Michel Sittow-).[2]

Qué era entonces «moderno» y qué «tradicional» no coincide con la percepción actual, mediada por la historiografía y la crítica de arte, que nacieron con una explícita perspectiva «clasicista»; en cambio, para los artistas y tratadistas españoles de comienzos del siglo XVI, el estilo «moderno» era el plateresco, mientras que las formas renacentistas eran las «antiguas» o «del romano» (Diego de Sagredo, Las Medidas del Romano, 1526).[10][11]

ArquitecturaEditar

En la cronología delimitada como "Alto Renacimiento" se pueden identificar al menos tres estilos diferenciados en la arquitectura española, con fases evolutivas dentro de cada uno de ellos. La mayor parte de los arquitectos españoles de la época tienen parte de su obra asociada a varios de estos estilos o fases.





EsculturaEditar

 
Sillería del coro de la catedral de Toledo (1538-1543).

Vasco de la Zarza (Sepulcro del Tostado, Ávila), Damián Forment (Retablo de El Pilar, Retablo mayor de Poblet), Diego de Siloé (capilla del Condestable -Burgos-). La Escuela de Valladolid de escultura se considera "Pleno Renacimiento" (Alonso Berruguete y Juan de Juni).[2]


A finales del siglo XV se impulsó la elaboración de magníficos sepulcros de estética hispanoflamenca, como los esculpidos por Pablo Ortiz y Sebastián de Almonacid en la capilla de Santiago de la Catedral de Toledo, por Felipe Bigarny en la capilla del Condestable de la Catedral de Burgos, o por Gil de Siloé en la Cartuja de Miraflores. La introducción de los monumentos sepulcrales "a lo romano" comienza con el de Juan II de Ribagorza en el monasterio de Montserrat, encargado en Nápoles, donde fue virrey (1507-1509). Le sigue el Sarcófago del Cardenal Diego Hurtado de Mendoza en Sevilla, esculpido por Domenico Fancelli (cuyo éxito fue fulgurante, encargándosele el sarcófago del príncipe Juan, de 1512-1513 y el sarcófago de los Reyes Católicos en la Capilla Real de Granada). Otros son los de la Casa de Ribera en Sevilla (por Pace Gazini[14]​ y Antonio Maria Aprile)[15]​ y el del cardenal Pedro González de Mendoza en Toledo (por Andrea Sansovino o Jacopo Sansovino).[16]Bartolomé Ordóñez realizó en 1520 el sepulcro de Juana la Loca y Felipe el Hermoso en la Capilla Real de Granada; y en la misma ciudad Diego de Siloé el sepulcro del cardenal Fonseca, que se instaló en la iglesia del convento de la Anunciación (Salamanca).

PinturaEditar

 
Frescos de la bóveda del altar mayor de la catedral de Valencia, Paolo de San Leocadio y Francesco Pagano, 1474.

Cierta influencia italiana prerrenacentista es visible en Jaime Huguet, mientras que el Quattrocento influyó en los Osona.

Pedro Berruguete viajó a Italia, donde realizó una parte importante de su producción artística, aunque retuvo elementos flamencos. La misma conjunción de influencias se percibe en Alejo Fernández.

Con Leonardo da Vinci trabajaron Fernando Yáñez de la Almedina y Fernando de los Llanos. Rafael Sanzio influyó en Vicente Macip y su hijo Juan de Juanes. Pedro Fernández de Murcia, que trabajó en Nápoles y Roma, también introdujo las formas italianizantes.

Influencias flamencas y del alemán Durero se detectan en Ayne Bru, el Maestro de San Félix, Matas, Pedro Aponte, Jerónimo Cosida, todos ellos de la Corona de Aragón.[2]


Otras artesEditar

Las artes llamadas "menores" o "decorativas", como la ebanistería, la orfebrería, la rejería o la armería, de gran tradición medieval en España, llegaron a un punto extraordinario con orfebres como los Arfe, rejeros como Francisco de Villalpando y Cristóbal de Andino (Rejería de la catedral de Toledo -1540-) o el espadero Chataldo.



NotasEditar

  1. Ficha en Artehistoria.
  2. a b c d e f g Antonio Fernández y Juan Haro, Historia del Arte, Vicens Vives, pgs. 251 y ss. Cita como fuentes a: Fernando Chueca Goitia, Arquitectura del siglo XVI, en Ars Hispaniae, tomo XI, 1953; José María Azcárate Ristori, Escultura del siglo XVI, en Ars Hispaniae, tomo XIIII, 1958; Diego Angulo, Pintura del Renacimiento, en Ars Hispaniae, tomo XII, 1954, Manuel Gómez Moreno, Las águilas del Renacimiento español, CSIC, 1941; Fernando Checa,Pintura y escultura del Renacimiento en España, 1450-1600, Cátedra, 1983.
  3. La bibliografía no utiliza de forma unívoca estas etiquetas; por ejemplo, José Camón Aznar utiliza la expresión "Alto Renacimiento" para la segunda mitad del siglo XVI (lo que más habitualmente se entiende como "Bajo Renacimiento español"): Los santos aparecen dispuestos por parejas, según fórmula del Alto Renacimiento. En España se encuentran los antecedentes de esta agrupación en los pintores y en los escultores romanistas. Así se hallan en los altares del Escorial, en los retablos de Esteban Jordán, y de una manera constante en Ancheta. Dominico Greco, Espasa-Calpe, 1950, pg. 524). Aquí, Francisco Gil Tovar invierte la cronología de "alto" y "bajo" Renacimiento: Pueden señalarse como los dos maestros más importantes del primer cuarto de siglo a Bartolomé Ordóñez y Diego de Siloé. Ellos suponen la transición del bajo al alto Renacimiento, es decir, el abandono del estilo cuatrocentista y la influencia de los conceptos de Miguel Ángel (Historia del arte e iniciación al conocimiento de los estilos: arquitectura, escultura, pintura, Compañía Bibliográfica Española, 1965, pg. 208).
  4. Arte renacentista del siglo XVI - Alto Renacimiento español - Pleno Renacimiento español: La escuela de Valladolid - Crisis del Renacimiento: el Manierismo en rincondelvago.com-
  5. Manuel Antonio López Villa, Arquitectura e historia: curso de historia de la arquitectura, 2003, ISBN 980002073X, vol. 2, pg. 351)
  6. iespedro.educa.aragon.es
  7. Gil, op. cit.
  8. Diego Angulo, citado en Reyes y Mecenas (catálogo de exposición), Toledo, 1992, pg. 576.
  9. ... agora nuevamente impresas y añadidas de nuevas pieças e figuras... (edición de 1541).
  10. Sierra Cortés, José Luis (2010) Medidas del romano: fuentes y teoría. Tesis Doctoral.
  11. Vinculado a los Mendoza (mondejar.eu, uam.es
  12. Ismael Gutiérrez El cimborrio y la escalera dorada de la catedral de Burgos, en Artehistoria
  13. Pace Gaggini o Pasio Gaggini -Andrea Spiriti, I Gaggini. Una stirpe di artisti bissonesi, fuente citada en it:Pace Gaggini-
  14. Antonio Maria Aprile in Dizionario storico della Svizzera, fuente citada en it:Antonio Maria Aprile
  15. Sepulcro del cardenal Mendoza en Artehistoria.
  16. Ficha en la web del Museo del Prado. Ficha en Artehistoria (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)..
  17. La Custodia Catedralicia en leyendas detoledo.com

Enlaces externosEditar