Amor sin condiciones (telenovela)

serie de televisión

Amor sin condiciones fue una telenovela mexicana producida por TV Azteca en 2006, protagonizada por Mariana Ochoa y Alberto Casanova y con las participaciones antagónicas de Martha Cristiana, Desideria D'Caro y Héctor Suárez Gomís.

Las grabaciones concluyeron el 13 de julio de 2006 en Cancún[1]

SinopsisEditar

María Clara y Carlos Raúl viven una historia de amor perfecta. Él, a pesar de ser un humilde mecánico, tiene grandes sueños porque su padrino, el padre Alberto, le ha inculcado desde pequeño el gusto por la música, de tal manera que la práctica diaria en el viejo piano de la parroquia lo ha convertido en un buen intérprete que quiere llegar a ser un gran concertista. Pero poco antes de la boda, Carlos Raúl se queda sin trabajo y sin dinero, así que la boda se tiene que cancelar por el momento.

Carlos Raúl no encuentra otra salida más que emigrar a la ciudad en busca de un trabajo que le permita regresar por María Clara para cumplir su sueño de casarse. Carlos Raúl llega a la ciudad con mucho ánimo, pensando que con un poco de suerte podrá salir adelante; sin embargo, lo que no se imagina es que su suerte llegará montada en un automóvil último modelo, ni que vendría personificada en Ximena Serrano-Zulbarán, dueña de la cadena de hoteles más importante del país. Ximena tampoco se imaginó que conocería a un hombre como Carlos Raúl: apuesto, caballeroso, sencillo y sobre todo carente de la malicia característica de los hombres con los que acostumbra salir. Para ella, él es el hombre perfecto.

Al mismo tiempo, María Clara sufre una pérdida irreparable: la muerte de Angélica, su madre. Ahora tiene que enfrentarse a la vida sola y hacerse cargo de su hermana menor, Andrea; una joven rebelde y ambiciosa que nada más piensa en su propio beneficio. El único consuelo de María Clara son las cartas que le manda Carlos Raúl, pero poco a poco, las cartas van dejando de ser frecuentes, pierden el carácter amoroso del principio y sólo tienen malas noticias.

Así pues, María Clara decide reunirse con su prometido sin imaginar lo que le espera al llegar a la ciudad: Ximena ha logrado conquistar a Carlos Raúl; prácticamente lo ha comprado convirtiéndolo en su Director de Relaciones Públicas y su próximo paso es casarse con él.

El dilema para Carlos Raúl es muy grande; sigue amando a María Clara, su corazón le dice que ella es el gran amor de su vida, pero ya no puede separarse de Ximena, pues perdería todo lo que ha conseguido. María Clara y Ximena representan las dos caras del amor: puro y egoísta, tierno y pasional, desinteresado y ambicioso. Sin embargo, en esta historia, sólo uno de ellos ha de triunfar.

ElencoEditar

VersionesEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar