Abrir menú principal

Anexo:Patrimonio de la Humanidad en Namibia

Flag of UNESCO.svg Flag of Namibia.svg

Índice

Bienes culturales y naturalesEditar

Namibia cuenta actualmente con los siguientes lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:

  Twyfelfontein o /Ui-//aes
Bien cultural inscrito en 2007.
Localización: Región de Kunene

En Twyfelfontein se puede encontrar una de las mayores concentraciones de petroglifos de todo el continente africano. La mayoría de ellos se hallan en buen estado de conservación y representan rinocerontes, elefantes, avestruces y jirafas, así como huellas de pisadas de hombres y animales. El sitio posee además seis refugios en la roca ornados con pinturas de ocre rojo que representan figuras humanas. Los vestigios hallados en las dos áreas del sitio datan del final de la Edad de Piedra. El sitio forma un conjunto coherente de gran envergadura y calidad, que atestigua las prácticas rituales de las poblaciones de cazadores-recolectores en esta región del África Meridional por espacio de veinte siglos por lo menos. Además, es un testimonio elocuente de los vínculos entre las prácticas rituales y las actividades económicas de esas poblaciones. (UNESCO/BPI)[1]

  Arenal de Namib
Bien natural inscrito en 2013.
Localización: Región de Kunene, Región de Erongo, Región de Hardap y Región de Karas

El Desierto de Namib es el único desierto costero en el mundo que incluye campos extensivos de dunas influenciados por la niebla. Cubriendo un área aproximada de tres millones de hectáreas y una zona de reserva de 899.500 hectáreas, el sitio se compone de dos sistemas de dunas, uno antiguo y semi-consolidado cubierto por otro más joven y activo. Las dunas del desiertos se forman por el transporte de materiales desde miles de kilómetros al interior, los cuales son llevados por el río, la corriente oceánica y el viento. Presenta llanuras de grava, marismas, colinas rocosas, cerros testigo en el mar de arena, una laguna costera y ríos efímeros, resultando un apisaje de excepcional belleza. La niebla es la fuente principal de agua en el sitio, dando resultado a un ecosistema único en el cual invertebrados endémicos, reptiles y mamíferos se adaptan a una variedad de micro-hábitats cambiantes y nichos ecológicos. (UNESCO/BPI)[nota 1]

Localización del Patrimonio de la Humanidad en Namibia

Lista indicativaEditar

La inscripción en esta lista es la primera etapa para cualquier futura candidatura. Namibia, cuya lista indicativa fue revisada por última vez el 3 de octubre de 2002,[2]​ ha presentado los siguientes sitios:

  Área del Monumento Nacional de Brandberg

Bien mixto

Propuesto en 2002

  Cañón del río Fish

Bien natural

Propuesto en 2002

  Llanuras de Welwitschia

Bien natural

Propuesto en 2002

  Áreas protegidas del Karoo suculento

Bien natural

Propuesto en 2016

  Delta del Okavango

Bien natural

Propuesto en 2016

  Depresión de Etosha

Bien natural

Propuesto en 2016

  Sitios de ecosistemas marinos de la Corriente de Benguela

Bien mixto

Propuesto en 2016

  Paisaje cultural vivo de los Sān

Bien cultural

Propuesto en 2016

Patrimonio cultural inmaterialEditar

Actualmente Namibia tiene un elemento inscrito en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Oshituthi shomagongo, fiesta de los frutos del marula
Bien cultural inscrito en 2015.

Oshituthi shomagongo es el nombre dado a la fiesta de los frutos del marula, que se celebra entre finales de marzo y principios de abril por espacio de dos o tres días. Este evento festivo congrega a ocho comunidades aawambo del norte de Namibia y se centra en el consumo de una bebida, denominada omagongo, que se elabora con esos frutos. Durante los preparativos de la fiesta, los hombres tallan copas de madera, acondicionan pequeñas calabazas para servir la bebida y elaboran con cuernos de vaca instrumentos destinados a perforar los frutos. Las mujeres, por su parte, tejen cestos y fabrican las vasijas de barro que servirán para elaborar el omagongo. Luego, con la ayuda de sus hijos recolectan los frutos maduros, extraen su jugo y lo ponen a fermentar en las vasijas por espacio de dos a siete días. Mientras realizan estas faenas conversan sobre cuestiones que les atañen –por ejemplo, sus problemas familiares– y entonan cantos tradicionales, recitan poemas e intercambian conocimientos sobre cestería y alfarería. El proceso de elaboración de la bebida con los frutos del marula agrupa a los jóvenes y ancianos de las comunidades, facilitando así el intercambio de conocimientos y prácticas que se transmiten de modo informal mediante la observación, la participación activa y la emulación. Una vez finalizado el proceso de fermentación del omagongo, se sirve esta bebida acompañada de preparaciones culinarias tradicionales a los miembros de las comunidades y a sus invitados. Celebrado en una atmósfera distendida, este evento festivo es un acontecimiento social durante el cual los hombres narran relatos y los participantes en su conjunto traban amistades, cantan y bailan. (UNESCO/BPI)[3]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar