Antianira sucedió como reina de las Amazonas a Pentesilea tras morir ésta en Troya a manos de Aquiles.

Antianira fue conocida por ordenar que sus sirvientes fueran castrados y lisiados al considerar que eso les hacía ser mejores amantes.

Antianira, hija de Menetes, tuvo dos hijos de Hermes: Equión y Érito, que tomaron parte de la expedición de los Argonautas en busca del vellocino de oro, según Apolonio de Rodas en su obra Argonáutica (libro 1.51-56).