Cantabria es el etnónimo empleado para hacer referencia al territorio ocupado por los cántabros, un pueblo prerromano que habitaba en el norte de la península ibérica, y que quedó integrado en el Imperio romano tras su conquista en el siglo I a. C. Ocupaba la mayor parte de la superficie perteneciente en la actualidad a la comunidad autónoma de Cantabria (salvo su extremo oriental), así como porciones del oriente del Asturias, del occidente de Vizcaya, del norte de las provincias de Palencia y Burgos y del noreste de León.

Límites aproximados de la antigua Cantabria

Límites editar

Si bien en la Edad Media y aun en la Edad Moderna se creía, bajo interpretaciones libres de crónicas medievales (como la Crónica Silense del siglo XII, la Crónica Tudense y el De rebus hispaniae del siglo XIII) que Cantabria habría ocupado los territorios del Reino de Navarra o de La Rioja, una larga serie de historiadores refutaron esta teoría a partir de Jerónimo Zurita. Éste fue el primero que se remitió a las fuentes clásicas, especialmente romanas y entre ellas, Plinio el Viejo, Claudio Ptolomeo y Estrabón, además de cotejar diversos topónimos con estas obras y de estudiar los poemas de Horacio y Silio Itálico relativos a los cántabros y una serie de documentos epigráficos. Los estudios de Zurita se vieron casi enteramente aceptados en las obras de Perico de Sota, Enrique Flórez y Rafael de Floranes, entre otros. Lucio Anneo Floro y Paulo Orosio también ofrecen pistas para encuadrar geográficamente la antigua Cantabria.

Bibliografía editar