Articulación sinovial

articulación que permite movimiento libre en la unión; es el tipo más común de articulación.

Una articulación sinovial, en la clasificación por estructura de las articulaciones también es conocida como diartrosis, une huesos o cartílagos con una cápsula articular fibrosa que es continua con el periostio de los huesos unidos, constituye el límite exterior de una cavidad sinovial y rodea las superficies articulares de los huesos. Esta articulación une los huesos largos y permite el libre movimiento de los huesos y una mayor movilidad.[1]​ La cavidad sinovial/articular está llena de líquido sinovial. La cápsula articular está formada por una capa externa, la cápsula articular, que mantiene los huesos unidos estructuralmente, y una capa interna, la membrana sinovial, que sella el líquido sinovial.

Articulación sinovial
907 Synovial Joints esp.jpg
Estructura de la articulación sinovial
909 Types of Synovial Joints esp.jpg
Tipos de articulaciones sinoviales. En el sentido de las agujas del reloj, desde arriba a la derecha: Articulación esférica, articulación condiloide, articulación plana, articulación de silla de montar, articulación de bisagra y articulación pivotante.
Nombre y clasificación
Latín junctura synovialis
TA A03.0.00.020
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Son el tipo de articulación más común y más móvil en el cuerpo de un mamífero. Como la mayoría de las demás articulaciones, las sinoviales consiguen el movimiento en el punto de contacto de los huesos articulados.

EstructuraEditar

Las articulaciones sinoviales contienen las siguientes estructuras:

  • Cavidad sinovial: todas las diartrosis tienen el espacio característico entre los huesos que está lleno de líquido sinovial.
  • Cápsula articular: la cápsula fibrosa, continua con el periostio de los huesos articulados, rodea la diartrosis y une los huesos articulados; la cápsula articular consta de dos capas: (1) la membrana externa de fibrosa que puede contener ligamentos y (2) la membrana interna de membrana sinovial que segrega el líquido sinovial lubricante, amortiguador y nutritivo de la articulación; la cápsula articular está muy inervada, pero carece de vasos sanguíneos y linfáticos, y recibe la nutrición del suministro de sangre circundante por difusión (un proceso lento) o por convección, un proceso mucho más eficaz que se consigue con el ejercicio.
  • Cartílago articular: los huesos de una articulación sinovial están cubiertos por esta capa de cartílago hialino que recubre las epífisis de los extremos articulares de los huesos con una superficie lisa y resbaladiza que no los une; el cartílago articular funciona para absorber los golpes y reducir la fricción durante el movimiento.

Muchas articulaciones sinoviales, aunque no todas, contienen también estructuras adicionales:[2]

  • Disco articulares o meniscos; las almohadillas de fibrocartílago entre las superficies opuestas de una articulación.
  • Almohadillas de grasa articulares: almohadillas de tejido adiposo que protegen el cartílago articular, como se observa en la almohadilla de grasa infrapatelar de la rodilla.
  • Tendones: - cordones de tejido conectivo regular denso compuestos por haces paralelos de fibras de colágeno[1]
  • Ligamentos accesorios (extracapsulares e intracapsulares) - las fibras de algunas membranas fibrosas están dispuestas en haces paralelos de tejido conectivo regular denso que están muy adaptados para resistir tensiones que impidan movimientos extremos que puedan dañar la articulación.
  • Bolsas - estructuras en forma de saco que se sitúan estratégicamente para aliviar la fricción en algunas articulaciones (hombro y rodilla) que están llenas de líquido que es similar al líquido sinovial.[3]

El hueso que rodea la articulación en el lado proximal se llama a veces pilón, especialmente en el tobillo. Un daño en éste se produce en una fractura de Gosselin.[4]

Suministro sanguíneoEditar

El suministro de sangre de una articulación sinovial procede de las arterias que comparten la anastomosis alrededor de la articulación.

TiposEditar

Existen siete tipos de articulaciones sinoviales.[5]​ Algunas son relativamente inmóviles, pero son más estables. Otras tienen múltiples grados de libertad, pero a costa de un mayor riesgo de lesión.[5]​ En orden ascendente de movilidad, son:

Nombre Ejemplo Descripción
Articulación plana
(o articulación deslizante)
Carpos de la muñeca, articulación acromioclavicular Estas articulaciones sólo permiten movimientos de deslizamiento o de desplazamiento, son multiaxiales como la articulación entre vértebras.
Articulación de bisagra Articulación del codo (entre el húmero y el cúbito) Actúan como lo hace una bisagra, permitiendo la flexión y extensión en un solo plano
Articulación pivotante Articulación atlanto-axial, articulación radiocubital proximal y articulación radiocubital distal Un hueso gira sobre otro
Articulación condiloide
(o articulación elipsoidal)
Articulación de la muñeca (articulación radiocarpiana) Una articulación condiloide es una articulación esférica modificada que permite el movimiento primario en dos ejes perpendiculares, pudiendo producirse un movimiento pasivo o secundario en un tercer eje. Algunas clasificaciones distinguen entre articulaciones condiloides y elipsoides;[6][7]​ estas articulaciones permiten movimientos de flexión, extensión, abducción y aducción (circunducción).
Articulación de silla de montar Articulación carpometacarpiana o articulación trapeciometacarpiana del pulgar (entre el metacarpiano y el carpo - trapecio), articulación esternoclavicular Articulaciones de silla de montar, en las que las dos superficies tienen forma recíproca cóncava/convexa, que se asemejan a una silla de montar, permiten los mismos movimientos que las articulaciones condiloides pero permiten un mayor movimiento.
Rótulas
"articulación universal"
Hombro (glenohumeral) y cadera. Estas permiten todos los movimientos excepto el deslizamiento
Articulaciones compuestas[8][9]
/ articulaciones bicondíleas[2]
Articulación de la rodilla Articulación condilar (los cóndilos del fémur se unen con los cóndilos de la tibia) y articulación en silla de montar (el extremo inferior del fémur se une con la rótula)

FunciónEditar

Los movimientos posibles con las articulaciones sinoviales son:

  • abducción: movimiento de alejamiento de la línea media del cuerpo
  • aducción: movimiento hacia la línea media del cuerpo
  • extensión: enderezamiento de las extremidades en una articulación
  • flexión: flexión de las extremidades en una articulación
  • rotación: movimiento circular alrededor de un punto fijo

Significado clínicoEditar

El espacio articular equivale a la distancia entre los huesos implicados de la articulación. Un estrechamiento del espacio articular es un signo de artrosis o de degeneración inflamatoria.[10]​ El espacio articular normal es de al menos 2 mm en la hip (en el acetábulo superior), [11]​al menos 3 mm en la rodilla,[12]​ y 4-5 mm en la articulación del hombro.[13]​ Para la articulación temporomandibular, se considera normal un espacio articular de entre 1,5 y 4 mm.[14]​ El estrechamiento del espacio articular es, por tanto, un componente de varias clasificaciones radiográficas de la artrosis.

En la artritis reumatoide, las manifestaciones clínicas son principalmente la inflamación sinovial y el daño articular. Los sinoviocitos similares a los fibroblastos, células mesenquimales altamente especializadas que se encuentran en la membrana sinovial, tienen un papel activo y destacado en los procesos patógenos de las articulaciones reumáticas.[15]​ Las terapias que se dirigen a estas células están surgiendo como herramientas terapéuticas prometedoras, lo que hace esperar futuras aplicaciones en la artritis reumatoide.[15]

ReferenciasEditar

  1. a b The Musculoskeletal System. In: Dutton M. eds. Dutton's Orthopaedic Examination, Evaluation, and Intervention, 5e. McGraw-Hill; Accessed January 25, 2021. https://accessphysiotherapy-mhmedical-com.libaccess.lib.mcmaster.ca/content.aspx?bookid=2707&sectionid=224662311
  2. a b Drake, Richard L.; Vogl, Wayne; Mitchell, Adam W. M.; Gray, Henry (2015). «Skeletal system». Gray's Anatomy for Students (3rd edición). p. 20. ISBN 978-0-7020-5131-9. OCLC 881508489. 
  3. Tortora & Derrickson () Principles of Anatomy & Physiology (12th ed.). Wiley & Sons
  4. «Trauma Leon Athanese Gosselin. 1815-1887». 
  5. a b Umich (2010). «Introduction to Joints». Learning Modules - Medical Gross Anatomy. University of Michigan Medical School. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2011. 
  6. Rogers, Kara (2010) Bone and Muscle: Structure, Force, and Motion p.157
  7. Sharkey, John (2008) The Concise Book of Neuromuscular Therapy p.33
  8. Moini (2011) Introduction to Pathology for the Physical Therapist Assistant pp.231-2
  9. Bruce Abernethy (2005) The Biophysical Foundations Of Human Movement pp.23, 331
  10. Jacobson, Jon A.; Girish, Gandikota; Jiang, Yebin; Sabb, Brian J. (2008). «Evaluación radiográfica de la artritis: Degenerative Joint Disease and Variations». Radiology 248 (3): 737-747. ISSN 0033-8419. PMID 18710973. doi:10.1148/radiol.2483062112. 
  11. Lequesne, M (2004). «The normal hip joint space: variations in width, shape, and architecture on 223 pelvic radiographs». Annals of the Rheumatic Diseases 63 (9): 1145-1151. ISSN 0003-4967. PMC 1755132. PMID 15308525. doi:10.1136/ard.2003.018424. 
  12. Roland W. Moskowitz (2007). Lippincott Williams & Wilkins, ed. Osteoarthritis: Diagnosis and Medical/surgical Management, LWW Doody's all reviewed collection. p. 6. ISBN 9780781767071. 
  13. «Glenohumeral joint space». radref.org. , in turn citing: Petersson, Claes J.; Redlund-Johnell, Inga (2009). «Joint Space in Normal Gleno-Humeral Radiographs». Acta Orthopaedica Scandinavica 54 (2): 274-276. ISSN 0001-6470. PMID 6846006. doi:10.3109/17453678308996569. 
  14. Massilla Mani, F.; Sivasubramanian, S. Satha (2016). «A study of temporomandibular joint osteoarthritis using computed tomographic imaging». Biomedical Journal 39 (3): 201-206. ISSN 2319-4170. PMC 6138784. PMID 27621122. doi:10.1016/j.bj.2016.06.003. 
  15. a b Nygaard, Gyrid; Firestein, Gary S. (2020). «Restoring synovial homeostasis in rheumatoid arthritis by targeting fibroblast-like synoviocytes». Nature Reviews Rheumatology 16 (6): 316-333. PMC 7987137. PMID 32393826. doi:10.1038/s41584-020-0413-5. 

Enlaces externosEditar