Abrir menú principal

Asesinato de María Jimena

Asesinato de María Jimena

El asesinato de María Jimena ―también conocido como el asesinato del "monstruo de la bicicleta"― es el nombre que recibe el feminicidio que tuvo lugar el 1 de febrero de 2018 contra de la menor María Jimena V.R de 11 años, previamente abusada sexualmente, posteriormente estrangulada con una soguilla y por último dejar el cuerpo de la niña en llamas en el distrito limeño de San Juan de Lurigancho (Perú).

Asesinato de María Jimena
BiciBCN.JPG
Bicicleta parecida a la utilizada por el asesino para transportar a María Jimena a su residencia, sitio donde cometería el crimen.
Lugar Bandera del Perú San Juan de Lurigancho, Lima, Perú
Fecha 1 de febrero de 2018
12:00 p.m. (tiempo aproximado)
Perpetrador(es) César Alva Mendoza (37)
Motivación Violación sexual infantil

Índice

AntecedentesEditar

 
Ubicación del distrito de San Juan de Lurigancho, lugar donde se desarrollo el lamentable suceso.

En la comisaría de Canto Rey, ubicado en el distrito limeño de San Juan de Lurigancho abrieron un taller de manualidades por vacaciones útiles, en servicio a la comunidad, en la que la menor se había inscrito para aprovechar sus vacaciones. El 1 de febrero de 2018 salió como todas las mañanas junto a su padre en su auto para dejarla en la puerta de dicha comisaría. Según relata el padre, no se fijó si ingresó o no al taller, el personal de la comisaría confirmó que ella nunca asistió al taller, confirmación que se contradice a las cámaras de seguridad de una de las casas donde se ve salir de dicho taller a la hora de terminada la clase.

César Alva Mendoza, que figura con dos antecedentes de violación y agresión, estaba paseando por el lugar desde una bicicleta hasta que la encuentra y decide planear algo para poder cumplir su objetivo. Con su bicicleta provoca un accidente, haciéndola caer lastimada y ofrece su ayuda para llevarla a su casa, por el "accidente" que había causado.[1]​ Esto se confirmaría ya que se encontraron nuevos registros de cámaras de seguridad cercanas donde se ve a la víctima junto al sujeto en la bicicleta. [2]

Pasado unos minutos, la llevó a un descampado conocido como "La huayrona" donde la violó y la estranguló, provocando su muerte. Horas más tarde, se la lleva hasta su domicilio y la esconde hasta la madrugada del día siguiente,[3]​ para entonces, sus familiares estaban desesperados tratando de hallarla viva. Pasada la medianoche del día viernes 2 de febrero, abandona el cadáver y le prende fuego a tan solo 5 metros del domicilio del asesino.

CapturaEditar

Después de ser hallada la niña, parcialmente calcinada, por un conductor de motocicleta, pensando que era un maniquí y hallar tal macabra escena, nunca se llegaron a imaginar que a tan solo 5 metros donde la ubicaron, vivía el asesino, que previamente había fugado hasta Ica para no ser hallado, pero terminó siendo ubicado por una pobladora mientras hacía compras. La prensa fue el responsable de dar los datos del presunto asesino hasta ese entonces, ya que cuando fue capturado, terminó confesando el crimen.[4]

ReaccionesEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar