Abrir menú principal

El autopase [1]​ es un movimiento futbolístico que consta de darse el pase a uno mismo, es decir, efectuar un desplazamiento del balón con la intención de recogerlo uno mismo para así desbordar al oponente. Es una jugada típica y muy fácil de realizar.

El autopase más común, teniendo un jugador rival en frente, es el de efectuar el movimiento del balón, por un lado, y que el jugador pase por el otro, dejando así que la pelota pase por un lado y el jugador por el otro y así poder obtener el balón consecutivamente.

Una jugada conocida de esta magnitud fue la que efectuó el futbolista de la selección brasileña, Pelé, en la Copa Mundial de Fútbol de 1970 ante Uruguay quien, al recibir el pase de un compañero de izquierda a derecha, la dejó pasar sin tocarla y así desorientar a Mazurkiewicz, quien se quedó estático y sin reacción, y quedó de cara al arco, en el lado derecho y con el ángulo cerrado, que finalmente luego de su remate no terminó en gol.

Otro futbolista en hacer esta maniobra fue Dennis Bergkamp del Arsenal FC, por la Premier League, en la que recibió la pelota de izquierda a derecha y con un toque preciso con su pierna izquierda, la metió por la derecha y dio media vuelta por el otro lado quedando así cara a cara con el portero contrario y convirtiendo el gol.[2]

ReferenciasEditar