Abrir menú principal
Restos de la Basílica de San Vicente en las excavaciones arqueológicas realizadas en la Mezquita-Catedral de Córdoba.

La Basílica de San Vicente Mártir fue un templo cristiano edificado a mediados del siglo VI en el lugar que ocupa la actual Mezquita-Catedral de Córdoba. Fue consagrada a San Vicente Mártir. Por su situación en la ciudad, fue adquiriendo importancia y acabó convirtiéndose en el principal templo de la ciudad y en la sede episcopal.

Historia y descripciónEditar

Tras la llegada del islam a la península, en el año 714 Muza estableció el reparto del conjunto basilical, en el pacto de capitulación, por el que una parte se dedicó al culto islámico y en otra permaneció el culto cristiano, comprometiéndose a respetar la parte cristiana de la basílica mientras se pagasen los tributos exigidos. Dicha convivencia fue difícil, y no siempre se respetó el compromiso. Así, durante los conflictos entre yemeníes y muladíes en el año 748, las autoridades musulmanas emplearon la parte cristiana para el juicio y condena a muerte de los cabecillas de los yemeníes.

Finalmente en el año 786, los musulmanes terminan de apropiarse de la parte destinada al culto cristiano, construyeron sobre ella la mezquita principal de la ciudad, reutilizando parte de los materiales de la basílica.

Entre 1931 y 1936 el arquitecto Félix Hernández, conservador de la catedral, realizó una serie de excavaciones arqueológicas en la zona más antigua de la sala de la oración, gracias a las cuales se han recuperado algunos de sus restos, como mosaicos, capiteles y pilares. Algunos de estos restos se pueden ver en el Museo de San Clemente, dentro de la actual catedral, en ángulo suroeste de la ampliación de Al-Hakam II. También se pueden contemplar otros restos bajo el subsuelo de la catedral, al haberse habilitado láminas de metacrilato transparente.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar