Batalla de Ambuíla

La Batalla de Ambuíla (o batalla de Mbwila) fue un decisivo enfrentamiento militar sucedido el 29 de octubre de 1665 entre las fuerzas del reino de Portugal y el reino del Congo.[9]​ El rey António I del Congo resultó derrotado y decapitado.

Batalla de Ambuíla
Parte de Guerra Civil del Reino del Congo
KingdomKongo1711.png
Fecha 29 de octubre de 1665
Lugar Mbwila, Angola
Resultado Victoria portuguesa decisiva
Consecuencias Comienzo de la decadencia del Reino del Congo[1]
Beligerantes
Flag of the Kingdom of Kongo.svg Reino del Congo Flag Portugal (1640).svg Reino de Portugal
Comandantes
António I del Congo Capitán Luis Lopes de Sequeira
Fuerzas en combate
20.000[2]​-100.000[3][4] 3.000[5][6]​-15.000[2]
Bajas
Más de 5.000 muertos y prisioneros[7]
(98 nobles y 400 caballeros muertos)[8]
Desconocidas

Angola no volvería a ver una batalla que involucrara decenas de miles de combatientes hasta la batalla de Cuito Cuanavale en 1988.[10]

AntecedentesEditar

Aunque ambos reinos eran socios comerciales y habían realizado un intenso intercambio cultural durante todo el siglo XVI el establecimiento de una colonia lusitana en Angola en 1575 empeoró las relaciones. Los congoleños se convirtieron al cristianismo y siguiendo el modelo europeo, crearon un ejército permanente de 5.000 hombres (500 de ellos eran mosqueteros mercenarios).[11][12]​ Congo inicialmente apoyó la expansión portuguesa, enviando un ejército a ayudar al gobernador portugués Paulo Dias de Novais en la conquista del vecino reino de Ndongo en 1579. Lentamente el poder portugués en el área se fue consolidando y aumentando hasta que se convirtió en una amenaza para los congoleños.

Entre 1620 y 1621 el ejército portugués al mando de Manuel Cerveira Pereira partió de Luanda y conquistó el Reino de Benguela.[13][14]​ En la campaña murieron 800 portugueses y 40.000 africanos.[15]​ Los benguelanos movilizaron unos 20.000 guerreros intentando resistirles.[16]​ Tras su victoria los colonos portugueses se volvieron la potencia más fuerte de la región y en una clara amenaza para sus vecinos que empezaron a temer a su ya claro deseo expansionista.

Posteriormente las relaciones se rompieron definitivamente cuando en 1622 un ejército lusitano invadió el sur del Congo y derrotó a las fuerzas locales en Mbumbi. El rey congoleño Pedro II Alfonso derrotó la invasión en Mbamba.

Posteriormente el reino del Congo se alió con los holandeses para expulsar a los portugueses de Angola, en 1641 los holandeses tomaron Luanda pero fueron derrotados para 1648.

En los años posteriores a la derrota de los holandeses los gobernadores de Angola tratando de fortalecer el comercio de esclavos y vengarse de los congoleños llevaron una agresiva política exterior, incluyendo ataques contra los reinos semi-independientes ubicados entre Angola y Congo, en la región de Dembos. A la larga ambos reinos reclamaban soberanía sobre dicho territorio. El rey congoleño António I inició una agresiva política exterior, aliándose con los españoles persuadiendo a los jefes de Dembos de unírsele con la promesa de recibir ayuda española. Finalmente en 1665 en uno de estos pequeños estados, el de Ambuíla, estalló una lucha sucesoria en la que las distintas facciones pidieron ayuda a Portugal y Congo que enviaron sus ejércitos a la guerra.

Ejércitos enfrentadosEditar

El núcleo del ejército lusitano, comandado por el mulato Luis Lopes de Sequeira, estaba formado por 366 mosqueteros y 100 empacaceiros[17][6]​ y dos piezas de artillería.[17][18]​ Esta fuerza se componía de 200 soldados de línea, 150 colonos europeos y 100 mosqueteros africanos.[5][6]​ Los regulares habían sido enviados desde Brasil y eran mayoritariamente negros o indios.[1]​ Según la fuente, los africanos eran 3.000,[5][6]​ 4.000,[19]​ 6.000,[17]​ 7.000[17]​ o 15.000[2]​ efectivos, principalmente arqueros[17]​«soldados esclavos».[19]

Solían sumar a su ejército bandas de imbangalas (en), guerreros profesionales a sueldo que causaban graves problemas en las fronteras de los reinos africanos.[20]​ Formaban destacamentos independientes que solían combatir en líneas.[17]

El ejército congoleño sumaba según las crónicas 100.000 infantes ligeros, en su mayoría arqueros,[21]​ que usaban un arco (a veces tenían otro de reserva) en el intercambio de proyectiles previo a la batalla generando una verdadera lluvia de flechas, algunas incluso envenenadas.[22]​ Posteriormente, se deshacían de sus arcos y usaban armas blancas para el combate cuerpo a cuerpo.[23]​ Hoy esa cifra es considerada exagerada,[3]​ para comparar, en tiempos del rey Álvaro II del Congo, los cuatro nobles que formaban su guardia real lideraban 4.000 a 5.000 «soldados esclavos» cada uno.[19]​ Probablemente, en la batalla combatieron alrededor de 20.000 efectivos.[2]

A estos se les sumaron 800 portadores de escudos y espadas (infantería pesada),[17][4]​ 190[4][17]​ a 380[18]​mosqueteros; estos últimos mandados por el mulato Pedro Dias de Cabral e incluían mercenarios europeos, específicamente 29 portugueses[18]​ y 200 castellanos.[24]​ Les seguían 150.000 no combatientes acompañando al ejército.[4][24][25]

La vanguardia congoleña era mandada por el marqués de Mpemba y consistía en todos los mosqueteros, la mitad de los infantes pesados y 4.000 arqueros. Su retaguardia y tren de bagaje era dirigido por el duque de Bengo e incluía la otra mitad de sus infantes pesados.[17]

Tradicionalmente, los ejércitos de la zona se organizaban en tres cuerpos (mozengos o embalos), uno en el centro encaraba al enemigo enviando a los gunzes, los guerreros más valientes y hábiles en primera línea y luego los demás cuerpos flanqueaban al adversario. También existían destacamentos llamados lucanzos a cargo de tareas especiales. Las armas de fuego reemplazaron muy lentamente a las tradicionales y al comienzo sólo las usaban mercenarios portugueses.[26]

La batallaEditar

Ambos ejércitos estaban operando a cierta distancia de sus bases. Habían marchado varios días siguiendo el río Ulanga hasta llegar al sur de Ambuíla. Escarpadas montañas y el río se encontraban al este del campo de batalla y colinas al oeste de este. Las fuerzas portuguesas tomaron posiciones entre ambas regiones con una formación en forma de diamante, ubicaron a los africanos aliados en sus flancos y los mosqueteros en el centro con su artillería y una reserva de guerreros africanos. Los congoleños avanzaron hacia las posiciones lusitanas con una vanguardia seguida de tres divisiones de infantería, con arqueros e infantes pesados en los flancos y una reserva al mando del duque de Bengo. En las primeras fases de la batalla se dio una feroz lucha entre los arqueros enemigos y la infantería congoleña atacó a los mosqueteros portugueses siendo rechazados en varios intentos, en el último de los cuales el rey António I resultó muerto. Tras la muerte de su rey la mayoría de los congoleños rompieron filas y huyeron evitando ser masacradas por la acertada intervención de la reserva.[27]

ConsecuenciasEditar

Portugal obtuvo el vasallaje de Isabel, la regente de Ambuíla, quien no pudo ejercer mayor autoridad una vez retirada las fuerzas de sus aliados. La victoria les dio la perfecta oportunidad de expandir su comercio de esclavos, llegando a exportar más de 15.000 anuales desde el reino del Congo.[12]

Los portugueses siguieron afianzando su poderío militar en la zona hasta que en 1670 tenían el más poderoso ejército alguna vez visto en África Central hasta entonces: miles de arqueros, destacamentos de imbangalas, otro de caballería, varios veleros, 4 cañones ligeros y 400 mosqueteros.[8]

En 1693 se tuvo que dar una nueva intervención portuguesa en la región. Para el reino del Congo el principal efecto fue que a la ausencia de un heredero inmediato de su rey se inició una guerra civil que duro medio siglo (1665-1709).[28]

La batalla se caracterizó por la importancia de la artillería portuguesa como fuerza de soporte en enfrentamientos campales (como en Mbumbi de 1622, Cavanga de 1646 y Kitombo en 1670) aunque era más útil en los asedios. Esta arma pronto sería incorporada por los reinos de Congo y Soyo a su arsenal.[29]​ Así, para 1790 el ejército congoleño se caracterizaba por formar el columnas de 15 a 20 filas de profundidad que enfrentaban al enemigo, primero con fuego de mosquetes y artillería, después con armas blancas. Estas columnas actuaban coordinadamente para formar un semicírculo alrededor del enemigo.[30]

NotasEditar

  1. a b Newitt, 2010: 193
  2. a b c d Stapleton, Timothy J. (2016). Encyclopedia of African Colonial Conflicts. ABC-CLIO, pp. 460. ISBN 9781598848373.
  3. a b Thornton, 2002: 121-122
  4. a b c d Newitt, Malyn (2010). The Portuguese in West Africa, 1415–1670: A Documentary History. Cambridge University Press, pp. 195. ISBN 9781139491297.
  5. a b c Birmingham, David (1966). Trade and Conflict in Angola: The Mbundu and Their Neighbours Under the Influence of the Portuguese, 1483-1790. Clarendon Press, pp. 122.
  6. a b c d Newitt, 2010: 194
  7. Robert O. Collins & James McDonald Burns (2007). A history of Sub-Saharan Africa. Cambridge: Cambridge University Press, p. 188. ISBN 978-0-52186-746-7.
  8. a b Birmingham, David (1999). Portugal and Afric. Basingstoke; Nueva York: Palgrave Macmillan, pp. 61. ISBN 978-0-31222-319-9.
  9. Freeman-Grenville, 1975, pp. 1744
  10. Thornton, John Kelly (2002). Warfare in Atlantic Africa, 1500-1800. Routledge, pp. 1. ISBN 9781135365844.
  11. John Iliffe (1995). Africans: the history of a continent. Londres; Cambridge: Cambridge University Press, pp. 141.
  12. a b W. M. Spellman (2001). Monarchies 1000-2000. Londres: Reaktion Books, pp. 81. ISBN 978-1-86189-087-0.
  13. Charles E. O'Neill & Joaquín María Domínguez (2001). Diccionario histórico de la Compañía de Jesús: AA-Costa Rica. Madrid: Universidad Pontifica Comillas, pp. 174. ISBN 978-8-48468-037-6.
  14. Júnia Ferreira Furtado (2008). Sons, formas, cores e movimentos na modernidade Atlântica: Europa, Américas e África. São Paulo; Belo Horizonte: Annablume Editora, pp. 201. ISBN 978-8-57419-782-1.
  15. George Sale, George Psalmanazar, Archibald Bower, George Shelvocke, John Campbell & John Swinton (1760). An Universal history, from the earliest account of time. Tomo XVI. Londres: T. Osborne, pp. 13
  16. Sale, 1760: 14
  17. a b c d e f g h i Thornton, 2002: 122
  18. a b c Birmingham, 1999: 60
  19. a b c Stilwell, Sean (2014). Slavery and Slaving in African History. Cambridge University Press, pp. 105. En 1685 un pretendiente al trono congoleño tenían 6.000 soldados esclavos. ISBN 9781107001343.
  20. Thornton, 2002: 15, 103, 116
  21. Birmingham, 1999: 60; Newitt, 2010: 195; Thornton, 2002: 121-122
  22. Thronton, 2002: 106-107
  23. Thronton, 2002: 106
  24. a b Newitt, Malyn (2010). The Portuguese in West Africa, 1415-1670: A Documentary History]. Cambridge: Cambridge University Press, pp. 194-195. ISBN 978-0-52176-894-8.
  25. Fage, J. D.; Oliver, Roland (1975). The Cambridge History of Africa: From c. 1600 to c. 1790. Cambridge: Cambridge University Press. p. 355; Gastão Sousa Dias (1949). Julgareis qual é mais excelente. Luanda: Museu de Angola, pp. 125. El explorador portugués António de Oliveira de Cadornega estimó en 100.000 los guerreros congoleños, incluyendo aliados y vasallos de Sonho, Bata, Sundi, Bumbi y Pemba. El explorador estimaba en 300.000 habitantes del vecino Reino de Kasanje en 1680, un tercio capaces de luchar.
  26. Thronton, 2002: 107
  27. Thornton, 1988, pp. 360-378.
  28. Stanley Sandler (2002). Ground warfare: an international encyclopedia. Tomo I. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 471. ISBN 978-1-57607-344-5.
  29. Thornton, 2002: 109
  30. Thornton, 2002: 123

Enlaces externosEditar

BibliografíaEditar

  • Freeman-Grenville, G. S. P. (1975) Chronology of World History: A Calendar of Principal Events from 3000 BC to AD 1973. Londres: Hardcover, Rowman & Littlefield Publishers, Incorporated.
  • Thornton, John K. (1988). «The Art of War in Angola, 1575-1680». Comparative Studies in Society and History, 30-2.
  • Thornton, John (1998). Warfare in Atlantic Africa. Londres: University College of London Press. ISBN 1-85728-393-7.