Batalla del Segundo Crucero

La Batalla del Segundo Crucero se produjo en las inmediaciones de Paria, Bolivia y recibe ese nombre pues se desarrolló en el llamado crucero de Copacabana donde se juntaban y hacían cruz los caminos hacia Lequepalca y hacia Caracollo.[1]

Batalla del Segundo Crucero.
Guerra Civil de 1898.
Stielers Handatlas 1891 89.jpg
Mapa de América del Sur en 1899.
Fecha 10 de abril de 1899
Lugar Inmediaciones de Paria, Oruro (Bolivia).
Resultado Victoria decisiva federal
Final de la guerra
Beligerantes
Flag of Bolivia.svg Conservadores o constitucionalistas Flag of Bolivia.svg Liberales o federales
Comandantes
Flag of Bolivia.svg Severo Fernández Alonso Caballero
Flag of Bolivia.svg Gral. Julián María López
Flag of Bolivia.svg Cnl. José Manuel Pando
Flag of Bolivia.svg Willka
Fuerzas en combate
1.966 hombres[1]
6 cañones[1]
4 ametralladoras[1]
1.820 hombres[1]
1 cañón[1]

Las fuerzas Federales dirigidas por José Manuel Pando Solares y las fuerzas de indígenas de Zárate Willka sumaban en total 1.820 efectivos y poseían un cañón pesado denominado Walaycho. El ejército conservador era comandado por el general Julián María López y el presidente de Bolivia Severo Fernández Alonso Caballero, y tenía un total de 1.966 efectivos con seis cañones y cuatro ametralladoras.[1]

La batallaEditar

El 10 de abril de 1899 en el Segundo Crucero de Paria, las fuerzas de Alonso se encontraron con las del coronal Pando. Las fuerzas de Willka, que protegieron a las tropas federales, fueron las primeros en salir, provocando el primer ataque a un escuadrón conservador a caballo que abrió fuego. Posteriormente, y durante cuatro horas de enfrentamiento sin cuartel, ambos ejércitos se abalanzaron uno contra otro y se produjeron innumerables bajas. Las tropas de Willka le dieron cobertura a los liberales para varios ataques y maniobras, incluyendo asaltos de la caballería y de la infantería. Este conjunto de tácticas fue volcando la balanza paulatinamente a favor de los federalistas.Cabe señalar que las ametralladoras y cañones conservadores castigaron a las tropas federales, pero el cañón Walaycho también hizo su daño a los conservadores.[1]

Al acabar la batalla yacían cerca de 1000 muertos y heridos en el campo de un total de casi 4.000 participantes en ella. Muchos de ellos presentaban diversas desmembraciones y heridas graves por la metralla de los disparos de artillería.[1]​ Tras la batalla muchos de los soldados conservadores heridos fueron fusilados. Unos 36 soldados conservadores de la alta sociedad chiquisaqueña fueron capturados y trasladados a La Paz.

Destacaron por su actuación en la batalla los batallones Murillo de los federales y Alonso de los constitucionalistas.

ConsecuenciasEditar

Después de una valiente lucha en la que ambos bandos se batieron con valentía, el ejército paceño salió victorioso. La derrota del ejército chuquisaqueño fue contundente. Según refieren los libros, 36 prisioneros chuquisaqueños fueron trasladados a La Paz, los derrotados retrocedieron a Oruro y el presidente Fernández Alonso huyó a Chile dejando acéfala la Presidencia de la República. Los integrantes de las fuerzas chuquisaqueñas retornaron a sus hogares con la amargura de la derrota.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar