Bocio

enfermedad tiroidea

El bocio, es una hinchazón en el cuello como resultado de un agrandamiento de la glándula tiroides. Generalmente está asociado a enfermedades endócrinas que causan un funcionamiento incorrecto de la tiroides.[1][2]​ Más del 90% de los casos de bocio a nivel mundial son causados por deficiencia de yodo.[3]

Bocio
Hypothyroidism.jpg
Especialidad endocrinología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El término proviene del latín bocĭa, que significa bola o bulto.[4][5]

HistoriaEditar

 
Bocio y síndrome de deficiencia congénita de yodo en Estiria, grabado en cobre, 1815
 
Mujer en Miesbacher Tracht con gargantilla de bocio

Los médicos chinos de la dinastía Tang (618–907) fueron los primeros en tratar con éxito a pacientes con bocio mediante el uso de la glándula tiroides rica en yodo de animales como ovejas y cerdos, en su forma cruda, presentándolo en pastillas o polvo.[6]​ Esto fue esbozado en el libro de Zhen Quan (d. 643 AD), así como varios otros.[6]​ Un libro chino, "The Pharmacopoeia of the Heavenly Husbandman", afirmaba que el sargazo rico en yodo se usaba para tratar a los pacientes con bocio en el siglo I a.e.c., pero este libro se escribió mucho más tarde.[6]

En el siglo XII, Zayn al-Din al-Jurjani, un médico persa, proporcionó la primera descripción de la enfermedad de Graves después de notar la asociación entre el bocio y un desplazamiento del ojo conocido como exoftalmia en su "Tesauro del Shah de Khwarazm", el más importante diccionario médico de su época.[7][8]

Posteriormente, la enfermedad recibió su nombre del médico irlandés Robert James Graves, quien describió un caso de bocio con exoftalmia en 1835. El alemán Karl Adolph von Basedow también informó de forma independiente la misma constelación de síntomas en 1840, mientras que informes anteriores de la enfermedad también fueron publicados por los italianos Giuseppe Flajani y Antonio Giuseppe Testa, en 1802 y 1810 respectivamente,[9]​ así como por el médico inglés Caleb Hillier Parry (amigo de Edward Jenner ) a finales del siglo XVIII.[10]

Paracelso (1493-1541) fue la primera persona en proponer una relación entre el bocio y los minerales (en particular, el plomo) en el agua potable.[11]El yodo fue descubierto más tarde por Bernard Courtois en 1811 a partir de cenizas de algas.[12]

Anteriormente, el bocio era común en muchas áreas que tenían deficiencia de yodo en el suelo. Por ejemplo, en las Tierras medias inglesas, la afección se conocía como "Derbyshire neck" (cuello de Derbyshire). En los Estados Unidos, era común encontrar casos de bocio en las regiones de los Apalaches, Grandes Lagos, Medio Oeste y la región Intermontañas.[13][14]

La condición ahora está prácticamente ausente en las naciones ricas, donde la sal de mesa se complementa con yodo. Sin embargo, todavía prevalece en algunas regiones de India, China, Asia Central y África Central.[15]

El bocio fue prevalente en los países alpinos durante mucho tiempo. Suiza redujo la condición al introducir sal yodada en 1922. El tracht bávaro en las regiones de Miesbach y Salzburgo, que apareció en el siglo XIX, incluye una gargantilla, denominada Kropfband que se usaba para ocultar el bocio o las señales de la cirugía del bocio.[16]

Sociedad y CulturaEditar

En la década de 1920, se creía que llevar botellas de yodo alrededor del cuello prevenía el bocio.[17]

Casos notablesEditar

El expresidente estadounidense George HW Bush y su esposa Barbara Bush fueron diagnosticados con la enfermedad de Graves y bocio, con dos años de diferencia. La enfermedad causó hipertiroidismo y arritmia cardíaca.[18][19]​ Los científicos dijeron que, en ausencia de una causa ambiental, las probabilidades de que tanto el esposo como la esposa tengan la enfermedad de Graves podrían ser de 1 en 100.000 o tan bajas como 1 en 3.000.000.[20]

HeráldicaEditar

El escudo de armas y la cresta de Die Kröpfner, del Tirol, mostraban a un hombre "aquejado de un gran bocio", un aparente juego de palabras con la palabra alemana ("Kropf").[21]

Signos y síntomasEditar

El bocio puede presentarse como un agrandamiento palpable o visible de la glándula tiroides en la base del cuello. Si se asocia con hipotiroidismo o hipertiroidismo, puede estar presente con síntomas del trastorno subyacente. Para el hipertiroidismo, los síntomas más comunes están asociados con la estimulación adrenérgica: taquicardia (aumento del ritmo cardíaco), palpitaciones, nerviosismo, temblor, aumento de la presión arterial e intolerancia al calor.[22]

Las manifestaciones clínicas a menudo están relacionadas con hipermetabolismo (metabolismo aumentado), exceso de hormona tiroidea, aumento en el consumo de oxígeno, cambios metabólicos en el metabolismo de las proteínas, estimulación inmunológica del bocio difuso y cambios oculares ( exoftalmia).[22]

CausasEditar

La causa más común de bocio a nivel mundial es la deficiencia de yodo, que se observa comúnmente en países que no usan sal yodada. La deficiencia de selenio también se considera un factor contribuyente. En países que usan sal yodada, la tiroiditis de Hashimoto es la causa más común.[23]

El bocio también puede resultar del envenenamiento por cianuro, que es particularmente común en los países tropicales donde la gente come la raíz de mandioca, rica en cianuro, como alimento básico.[24]

El bocio puede asociarse a una función tiroideal normal (eutiroideo) (bocio normofuncionante) o a una hipofunción (hipotiroidismo) o hiperfunción (hipertiroidismo) de la misma.[2]

A las sustancias que pueden provocar bocio se les denomina bocígenos.[25]

Causa Fisiopatología Actividad tiroidea resultante Patrón de crecimiento Tratamiento Incidencia y prevalencia Pronóstico
Deficiencia de yodo Hiperplasia de la tiroides para compensar la disminución de la eficacia Puede causar hipotiroidismo Difuso Yodo Constituye más del 90% de los casos de bocio en todo el mundo [26] El aumento de tamaño de la tiroides puede ser permanente si no se trata durante unos cinco años.
Hipotiroidismo congénito Errores congénitos de la síntesis de la hormona tiroidea hipotiroidismo
Ingestión de bociógeno
Las reacciones adversas a medicamentos
tiroiditis de Hashimoto Enfermedad autoinmune en la que la glándula tiroides se destruye gradualmente. Infiltración de linfocitos . hipotiroidismo Difuso y lobulado [27] Reemplazo de hormonas tiroideas Prevalencia: 1 a 1.5 en 1000 Remisión con tratamiento
enfermedad pituitaria Hipersecreción de hormona estimulante de la tiroides, casi siempre por un adenoma hipofisario [28] Difuso cirugía pituitaria Muy raro [28]
Enfermedad de Graves, también llamada síndrome de Basedow Autoanticuerpos (TSHR-Ab) que activan el receptor de TSH (TSHR) Hipertiroidismo Difuso Agentes antitiroideos, yodo radioactivo, cirugía Se desarrollará en aproximadamente el 0,5% de los hombres y el 3% de las mujeres. Remisión con el tratamiento, pero aún peor calidad de vida durante 14 a 21 años después del tratamiento, con un estado de ánimo y una vitalidad más bajos, independientemente de la elección del tratamiento [29]
tiroiditis Inflamación aguda o crónica Inicialmente puede ser hipertiroidismo, pero progresa a hipotiroidismo
Cáncer de tiroides Generalmente uninodular Tasa de supervivencia general relativa a 5 años del 85 % para las mujeres y del 74 % para los hombres [30]
Neoplasias tiroideas benignas Generalmente hipertiroidismo Generalmente uninodular Mayormente inofensivo [31]
Insensibilidad a las hormonas tiroideas Hipertiroidismo secretorio, Hipotiroidismo sintomático Difuso

DiagnósticoEditar

El bocio se puede diagnosticar a través de una prueba de función tiroidea en una persona sospechosa de tenerlo.[32]

ClasificaciónEditar

El bocio puede clasificarse desde el punto de vista morfológico como: bocio difuso, o nodular. Los bocios nodulares pueden ser de un nódulo (uninodular) o de múltiples nódulos (multinodular).[33][34][35]

Patrones de crecimientoEditar

  • Bocio uninodular: un nódulo tiroideo. Puede ser inactivo o activo (tóxico: produce hormona tiroidea de forma autónoma).[33]
  • Bocio multinodular: múltiples nódulos.[36]​ Puede ser ser inactivo o tóxico. Este último se denomina bocio multinodular tóxico y se asocia con hipertiroidismo. Estos nódulos crecen a ritmos variables y secretan hormona tiroidea de forma autónoma, suprimiendo así el crecimiento y la función dependientes de TSH en el resto de la glándula. Nódulos inactivos en el mismo bocio pueden ser malignos.[37]​ El cáncer de tiroides se identifica en el 13,7% de los pacientes operados de bocio multinodular.[38]
  • Bocio difuso: toda la tiroides parece estar agrandada debido a la hiperplasia.[39]

TamañoEditar

De acuerdo con la clasificación de la OMS del bocio por palpación, la gravedad del bocio se clasifica actualmente como grado 0, grado 1, grado 2.[40]

  • Grado 0: no se ve el bocio en postura normal de la cabeza; sólo se encuentra por palpación.
  • Grado 1: el bocio es palpable y se ve fácilmente.
  • Grado 2: el bocio es muy grande y es retroesternal (se encuentra parcial o totalmente debajo del esternón), la presión produce marcas de compresión.

TratamientoEditar

El bocio se trata según la causa.[41]

PrevenciónEditar

El yodo se puede aportar al organismo de varias formas, y entre ellas se encuentran el pan yodado, el agua yodada, sin embargo la sal yodada es la forma más apropiada para la administración de suplementos de yodo.[42]

EpidemiologíaEditar

El bocio es más común entre las mujeres, pero esto incluye los muchos tipos de bocio causados por problemas autoinmunes y no solo los causados por la simple falta de yodo.[43]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Goitre - NHS Choices». NHS Choices (en inglés). 19 de octubre de 2017. 
  2. a b «¿Qué es el bocio y cómo se trata?». Cinfasalud. Consultado el 15 de febrero de 2020. 
  3. Schilddrüsenkrankheiten Leitfaden für Praxis und Klinik (4., aktualisierte und erw. Aufl edición). Berlin. 2005. pp. 15-37. ISBN 3-936072-27-2. 
  4. «BOCIO - Definición y sinónimos de bocio en el diccionario español». educalingo.com. Consultado el 9 de mayo de 2022. 
  5. «bocio». Etimologías y ¡mucho más!. 28 de agosto de 2021. Consultado el 9 de mayo de 2022. 
  6. a b c The Genius of China: 3,000 Years of Science, Discovery, and Invention. New York: Simon and Schuster, Inc. 1986. pp. 134-5. ISBN 0-671-62028-2. 
  7. Basedow's syndrome or disease en Who Named It? – the history and naming of the disease
  8. «[Who was the man behind the syndrome: Ismail al-Jurjani, Testa, Flagani, Parry, Graves or Basedow? Use the term hyperthyreosis instead]». Lakartidningen 80 (32–33): 2902. Agosto de 1983. PMID 6355710. 
  9. Giuseppe Flajani en Who Named It?
  10. «Caleb Hillier Parry 1755-1822: a notable provincial physician». Journal of the Royal Society of Medicine 91 (6): 335-8. Junio de 1998. PMC 1296785. PMID 9771526. doi:10.1177/014107689809100618. 
  11. "Paracelsus" Britannica
  12. Davy, Humphry (1 de enero de 1814). «VI. Some experiments and observations on a new substance which becomes a violet coloured gas by heat». Philosophical Transactions of the Royal Society of London 104: 74-93. doi:10.1098/rstl.1814.0007. 
  13. «Iodine Deficiency». 
  14. Hollingsworth, Dorothy R. (1977). «Kentucky Appalachian Goiter Without Iodine Deficiency». American Journal of Diseases of Children 131 (8): 866. doi:10.1001/archpedi.1977.02120210044010. 
  15. "In Raising the World's I.Q., the Secret's in the Salt", article by Donald G. McNeil, Jr., 1 de diciembre de 2006, The New York Times
  16. Wissen, Planet (16 de marzo de 2017). «Planet Wissen». 
  17. «ARCHIVED – Why take iodine?». Nrc-cnrc.gc.ca. 30 de septiembre de 2011. Consultado el 1 de noviembre de 2012. 
  18. Women and Autoimmune Disease. HarperCollins. 20 de julio de 2004. p. 158. ISBN 978-0-06-008149-2. 
  19. «A White House Puzzle: Immunity Ailments». The New York Times. 14 de septiembre de 1991. «Doctors Say Bush Is in Good Health ». 
  20. «The Doctor's World; A White House Puzzle: Immunity Ailments». The New York Times. 28 de mayo de 1991. 
  21. The Art of Heraldry: An Encyclopædia of Armory. New York and London: Benjamin Blom, Inc. 1904. p. 413. 
  22. a b Essentials of pathophysiology: Concepts of altered health states (3rd edición). Philadelphia, PA: Wolters Kluwer/Lippincott Williams & Wilkins. 2011. 
  23. Robbins Basic Pathology (8th edición). Philadelphia: Saunders. 2007. ISBN 978-1-4160-2973-1. 
  24. «Toxicological Profile For Cyanide». Atsdr.cdc.gov. Consultado el 16 de marzo de 2017. 
  25. CONSUMER (https://www.consumer.es/), EROSKI. «Sustancias bociógenas en vegetales». Consultado el 15 de febrero de 2020. 
  26. Schilddrüsenkrankheiten Leitfaden für Praxis und Klinik (4., aktualisierte und erw. Aufl edición). Berlin. 2005. pp. 15-37. ISBN 3-936072-27-2. 
  27. «Hashimoto thyroiditis and thyroid gland anomalies». The Journal of Craniofacial Surgery 21 (6): 1807-9. Noviembre de 2010. PMID 21119426. doi:10.1097/SCS.0b013e3181f43e32. 
  28. a b Thyrotropin (TSH)-secreting pituitary adenomas. By Roy E Weiss and Samuel Refetoff. Last literature review version 19.1: Enero de 2011. This topic last updated: 2 de julio de 2009
  29. «Graves' disease: a long-term quality-of-life follow up of patients randomized to treatment with antithyroid drugs, radioiodine, or surgery». Thyroid 15 (11): 1279-86. Noviembre de 2005. PMID 16356093. doi:10.1089/thy.2005.15.1279. 
  30. Numbers from EUROCARE, from Page 10 in: Thyroid cancer. Berlin: Springer. 2005. ISBN 978-3-540-22309-2. 
  31. «Improvement of quality of life in patients with benign goiter after surgical treatment». Langenbeck's Archives of Surgery 399 (6): 755-64. Agosto de 2014. PMID 25002182. doi:10.1007/s00423-014-1221-7. 
  32. «Goitre». nhs.uk (en inglés). 19 de octubre de 2017. Consultado el 27 de marzo de 2019. 
  33. a b «Nodular Goiter - an overview | ScienceDirect Topics». www.sciencedirect.com. Consultado el 6 de marzo de 2022. 
  34. «Cómo tratar cada tipo de bocio». Top Doctors. 6 de septiembre de 2017. Consultado el 15 de febrero de 2020. 
  35. Can, Ahmet S.; Rehman, Anis (2021). Goiter. StatPearls Publishing. Consultado el 26 de septiembre de 2021. 
  36. «Benign multinodular goiter». Scandinavian Journal of Surgery 93 (4): 278-81. 2004. PMID 15658668. doi:10.1177/145749690409300405. 
  37. «Toxic multinodular goitre - Symptoms, diagnosis and treatment | BMJ Best Practice». bestpractice.bmj.com (en inglés estadounidense). 
  38. «The incidence of thyroid carcinoma in multinodular goiter: retrospective analysis». Acta Bio-Medica 75 (2): 114-7. Agosto de 2004. PMID 15481700. 
  39. «Bocio, nodular y multinodular | Síntomas y tratamiento | CUN». www.cun.es. Consultado el 9 de mayo de 2022. 
  40. «Goitre as a determinant of the prevalence and severity of iodine deficiency disorders in populations». World Health Organization. 2014. 
  41. «Goiter – Simple». 
  42. Noa Cordero S.S. (2011). «Antecedentes, diagnóstico, repercusión y prevención del déficit de yodo en la salud humana». Rev Cubana Endocrinol (Habana, Cuba: SciELO) 22 (3). 
  43. 1

Enlaces externosEditar

Mayo clinic- bocio