Cámaras de Reunión

Las Cámaras de Reunión (Chambres des Réunions) fueron cámaras instituidas, entre 1680 y 1683, por Luis XIV de Francia en los territorios cedidos a Francia por los tratados de Westfalia, Aquisgrán y Nimega para determinar los límites de estos territorios, que no estaban claramente establecidos en los tratados.[1]

Política de «Reuniones» de Luis XIVEditar

Los tratados de tratados de Westfalia (1648), Aquisgrán (1668) y Nimega (1678) habían cedido a Francia un gran número de territorios «con sus dependencias».[2]​ Las cláusulas poco claras de estos tratados permitió a Luis XIV reanudar su política expansionista.[3]​ Para ello, en una interpretación de los tratados, instauró en los parlamentos y consejos de Metz, de Besanzon y Breisach unas cámaras «de reunión» con el objetivo determinar cuales eran las dependencias de estos territorios cedidos y reunirlos para la Corona.[2]

Estas cámaras reclamaron para Francia cualquier territorio que hubiera tenido algún vínculo de dependencia en alguna ocasión, por antiguo que fuera, con los cedidos en los tratados.[4]​ De esta forma, Luis XIV se apoderó de numerosas ciudades y señoríos, así como de los ducados de Veldenz y Dos Puentes, de los principados de Saarbrücken, Sarrewerden y Montbéliard, de las ciudades de Courtrai, Dixmude y Luxemburgo.[2]

En 1682 se formó una alianza entre España y el Imperio con el fin de contener la expansión francesa. Pero, ante la amenaza otomana en el este y la invasión de los Países Bajos españoles por parte de Francia, ambas tuvieron finalmente que ceder y firmar en 1684 la Tregua de Ratisbona.[4]

ReferenciasEditar

  1. Soubeyran, 2016, p. 7.
  2. a b c Le Bas, 1841, p. 41.
  3. Salvador Esteban, 2004, pp. 239 y 240.
  4. a b Guillaume de Bertier de Sauvigny, 2009, pp. 205 y 206.

BibliografíaEditar