Caída de Trebisonda

La caída de Trebisonda fue el exitoso asedio de la ciudad de Trebisonda, capital del imperio homónimo, por los otomanos bajo el sultán Mehmed II, que terminó el 15 de agosto de 1461.[1]​ El asedio fue la culminación de una larga campaña en el bando otomano, que implicó maniobras coordinadas pero independientes de un gran ejército y marina. Los defensores treberos habían confiado en una red de alianzas que les proporcionaría apoyo y mano de obra cuando los otomanos comenzaron su asedio, pero fallaron en el momento en que el emperador David Comneno más lo necesitaba.

Caída de Trebisonda
Parte de Guerras otomano-bizantinas
Cassone Conquest of Trebizond Apollonio di Giovanni di Tomaso.png
Cassone con la Conquista de Trebisonda de Apollonio di Giovanni di Tommaso, en exhibición en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, pintado justo después de la caída de la ciudad.
Fecha 14 de septiembre de 1460-15 de agosto de 1461
Lugar Trebisonda
Coordenadas 41°00′00″N 39°44′00″E / 41, 39.733333333333
Resultado Victoria decisiva otomana
Cambios territoriales Fin del Imperio de Trebisonda.
Beligerantes
Imperio de Trebisonda Bandera otomana Imperio otomano
Comandantes
David Comneno Bandera otomana Mehmed II
Bandera otomana Mahmud Pasha Angelović
Fuerzas en combate
Desconocido 60 000 de caballería
80 000 de infantería
200 barcos[1]

La campaña otomana por tierra, que fue la parte más desafiante, implicó intimidar al gobernante de Sinope para que rindiera su reino, una marcha que duró más de un mes a través de un desierto montañoso deshabitado, varias batallas menores con diferentes oponentes y terminó con el asedio de Trebisonda. Las fuerzas otomanas combinadas bloquearon la ciudad fortificada por tierra y mar hasta que el emperador David acordó entregar su ciudad capital en términos: a cambio de su pequeño reino, se le darían propiedades en otras partes del Imperio otomano, donde David, su familia y sus cortesanos vivirían. Para el resto de los habitantes de Trebisonda, sin embargo, sus destinos fueron menos favorables. El sultán los dividió en tres grupos: uno se vio obligado a dejar Trebisonda y reasentarse en Constantinopla; el siguiente grupo se convirtió en esclavo del sultán o de sus dignatarios; y el último grupo se quedó a vivir en el campo circundante a Trebisonda, pero no dentro de sus muros. Unos 800 niños varones se convirtieron en reclutas para sus jenízaros, la unidad militar de élite otomana, que les exigió convertirse al Islam.[2]

Con los últimos miembros de la dinastía Paleóloga habiendo huido del Despotado de Morea el año anterior hacia Italia, Trebisonda se había convertido en el último reducto de la civilización bizantina; con su caída, esa civilización llegó a su fin.[3]​ «Era el fin del mundo griego libre», escribió Steven Runciman, quien luego señaló que aquellos griegos que igualmente no estaban bajo el dominio otomano todavía vivían «bajo los señores de una raza extranjera y una forma extraña de cristianismo. Solamente entre las salvajes aldeas de Mani, en el sudeste del Peloponeso, en cuyas escarpadas montañas ningún turco se atrevió a penetrar, quedaba algo parecido a la libertad».[4]

ReferenciasEditar

  1. a b Franz Babinger, "La date de la prise de Trébizonde par les Turcs (1461)", Revue des études byzantines, 7 (1949), pp. 205–207 doi 10.3406/rebyz.1949.1014
  2. William Miller, Trebizond: The last Greek Empire of the Byzantine Era: 1204–1461, 1926 (Chicago: Argonaut, 1969), p. 106
  3. Donald M. Nicol, The Last Centuries of Byzantium, 1261–1453, second edition (Cambridge: University Press, 1993), p. 401
  4. Runciman, The Fall of Constantinople: 1453 (Cambridge: University Press, 1969), p. 176