Calibre (armas de fuego)

diámetro interno aproximado del cañón de una arma de fuego

El calibre, en las armas de fuego, es el diámetro interno del cañón.

En un cañón de rifle, la distancia se mide entre los "macizos" opuestos o las ranuras opuestas; las mediciones de las ranuras son comunes en las designaciones de los cartuchos originados en los Estados Unidos, mientras que las mediciones de los macizos son más comunes en otras partes del mundo. Las mediciones "a través de las ranuras" se utilizan para obtener la máxima precisión, ya que el estriado y el calibre específico así medido es el resultado del proceso de mecanizado final que corta las ranuras en el ánima en bruto, dejando los "macizos".

Un buen rendimiento requiere un calibre concéntrico y recto que centre con precisión el proyectil dentro del cañón, en lugar de un ajuste "apretado" que puede lograrse incluso con calibres descentrados y torcidos que causan una fricción excesiva, ensuciamiento y un proyectil desequilibrado y tambaleante en vuelo.

Los calibres se dividen en cuatro categorías generales según el tamaño:

  • Calibre miniatura históricamente se refiere a los calibres con un diámetro de 0,22 pulgadas o menor
  • El calibre pequeño se refiere a los calibres con un diámetro de 0,32 pulgadas o menor
  • El calibre medio se refiere a los calibres con un diámetro de entre 0,33 y 0,39 pulgadas.
  • El calibre grande se refiere a los calibres con un diámetro de 0,40 pulgadas o más.

Hay mucha variación en el uso del término "calibre pequeño", que a lo largo de los años ha cambiado considerablemente, con cualquier cosa por debajo del calibre .577 considerada "calibre pequeño" antes de mediados del siglo XIX.

Armas de ánima rayadaEditar

Se denominan así aquellas armas de fuego en cuyo cañón se aprecian estriamientos (rayado o ranuras longitudinales en forma helicoidal realizadas en el interior del tubo por un proceso de mecanizado) que dotan al proyectil que los atraviesa de una rotación sobre su eje longitudinal. Dicha rotación confiere una mayor estabilidad a su trayectoria (tensión, en balística) por el efecto giroscópico producido, algo muy importante para conseguir una mayor precisión del disparo, todo ello independientemente de los inevitables defectos de fabricación y calidad balística de los proyectiles.

En un cañón estriado el calibre es medido tomando en cuenta la parte elevada de las estrías, denominada macizo (parte superior de la estría), lo cual da el diámetro real del interior del cañón de un arma de fuego. Es decir, que las estrías no se toman en cuenta, ya que son depresiones que se generan sobre el ánima original.

Si la medida es en pulgadas entonces el calibre (abreviado cal) es señalado como un valor decimal de pulgada. Así, un fusil con un diámetro de 0,22 pulgadas es un .22 cal ("calibre 22").

Los calibres de las armas de fuego pueden especificarse también en valores métricos. Por ejemplo, una pistola de 9 mm, quiere decir que el diámetro del cañón es de 9 milímetros. También un "calibre de ochenta y ocho milímetros" (88 mm) o "un cañón de ciento cinco milímetros".

Las armas cortas tienen un rango aproximado de calibres desde el .17 hasta el .50. Las armas utilizadas para cacería deportiva pueden llegar hasta calibres de .80. A mediados del siglo XIX los mosquetes y fusiles de avancarga fueron de calibre .58 o mayores.

El calibre es el diámetro que presenta el proyectil en su parte de mayor dimensión; vale decir, en la parte que ajusta la vaina.

Armas de ánima lisaEditar

En este caso el interior del cañón del arma de fuego es completamente liso, básicamente por dos razones: o bien se emplean para disparar múltiples proyectiles a la vez (como en el caso de las armas de caza menor), o bien un solo proyectil pero de tamaño muy grande (superior a 30 mm), en cuyo caso el uso de estrías es desaconsejado por su gran desgaste.

Para expresar el calibre de las armas de caza menor se emplea la denominada nomenclatura inglesa, y el más extendido es el denominado calibre 12. En este caso el diámetro interior del cañón es de 20 mm,[1]​ que es el diámetro de cada una de las 12 esferas iguales que pueden salir de una libra inglesa de plomo (454 gramos).[2]​ Es decir, el diámetro de una esfera de plomo de 1/12 de libra inglesa de peso.

Por tanto, el calibre 20 corresponde a un diámetro de cañón más pequeño que el 12; aunque no se trata de una relación lineal sino cúbica, al depender el volumen de una esfera del cubo de su diámetro.

Indicaciones de calibre y tamaños de calibreEditar

A excepción de los calibres de escopeta, los calibres en unidades de longitud se utilizan desde finales del siglo XIX. Para las armas históricas, también se utilizaron unidades que ya no se usan en la actualidad. Por ejemplo, el calibre del Rifle de tres líneas se expresaba en la antigua unidad linea. (= una décima de pulgada). Tres líneas corresponden exactamente a 7,62 mm. Hoy en día, el metro (milímetro) y la pulgada (= 2,54 cm) se han aceptado como unidades.

Los calibres pequeños son armas de mano de hasta 6,5 mm. Los calibres medios, también conocidos como Mittelkaliber, son cartuchos superiores a 6,5 mm e inferiores a 9 mm (como el cartucho de fusil 7,92 × 57 mm utilizado por los militares alemanes durante las dos guerras mundiales). Los cartuchos de calibre medio tienen el calibre de los calibres medios pero tienen una longitud de vaina acortada - como el 7,92 × 33 mm corto para el Sturmgewehr 44. Las armas con un calibre de 9 mm o más se consideran grandes calibres, por ejemplo el cartucho de 9,3 × 62 mm para los rifles de caza; el cartucho estándar para las pistolas es el de 9 × 19 mm.

Si el calibre de las armas de mano se indica en pulgadas, suele hacerse en forma de fracción decimal según la notación angloamericana, es decir, con un punto en lugar de una coma. Según el tipo de munición, se dan centésimas o milésimas de pulgada. Para los calibres de hasta una pulgada, se omite el cero inicial: El pequeño calibre .22 lfB (largo, para rifle y pistola, principalmente para armas deportivas y para la caza menor), por ejemplo, es de 0,22 pulgadas (se pronuncia calibre veintidós), que corresponde a 5,6 mm × 15 mm. Otros calibres comunes en pulgadas son el .380 ACP (9 mm corto, métrico 9 × 17 mm) y 45 ACP (métrica 11,43 × 23 mm) para pistolas y .38 Special (métrica 9 × 29 mm) para revólveres.

Las especificaciones del calibre, especialmente para los tipos tradicionales de munición, no se pueden convertir de uno a uno de pulgadas a milímetros o viceversa; por ejemplo, el diámetro real de la bala del calibre del revólver .44 es de unos 10,9 mm y, por tanto, corresponde realmente a .43, mientras que matemáticamente es de 11,176 mm; para el calibre .38, el diámetro de la bala es nominalmente de 9 mm, mientras que matemáticamente es de 9,65 mm. Esto se debe a las diferencias habituales entre la bala y la recámara en los rifles de percusión; la bala tenía un diámetro ligeramente inferior al de la recámara para facilitar la carga por delante. Los aspectos comerciales también jugaron un cierto papel; "cuarenta y cuatro" sonaba mejor que "cuarenta y tres".

Un .308 Winchester equivale a 7,62 × 51 mm NATO (el calibre del G3, antiguo fusil Standard de tiro rápido de la Bundeswehr). El calibre .45-70 Government para arma larga (0,45 pulgadas) equivale métricamente a 11,43 × 53,5 mm; el número 70 denota la cantidad de pólvora negra en Grain, .50 BMG convertido a 12,7 mm. Las especificaciones del calibre inglés sólo pueden identificarse claramente por la designación adicional.

Los tipos de cartuchos con el mismo diámetro de bala pero con diferentes longitudes de vaina y propiedades balísticas suelen distinguirse en el sistema de pulgadas mediante variaciones en las denominaciones de los calibres. Así, la designación .25 se utiliza para una munición de pistola relativamente débil en el calibre 6,35 mm, mientras que la designación .250 representa un potente cartucho de rifle utilizado principalmente para la caza. Los cartuchos de revólveres del .38 y del .357 tienen el mismo diámetro de bala a pesar del calibre nominalmente diferente, aunque el .357 es un cartucho magnum (calibre) mucho más potente y no puede ser disparado desde armas del calibre .38, sino viceversa.

Se considera que el calibre más pequeño de un arma de fuego es un cartucho en calibre 2,7 mm desarrollado por el relojero austriaco Franz Pfannl y disparado desde la pistola autocargable Kolibri introducida en 1914. Sin embargo, esta munición ya no se fabrica y, al igual que el arma, es una rareza muy buscada. En la actualidad, los calibres habituales de las pistolas civiles van desde el .170 (un cartucho de caza) hasta el calibre de escopeta 4 (calibre del cañón de unos 26,7 mm) para la caza de elefantes.

Las pistolas militares de granadas o lanzagranadas de mano tienen calibres de hasta 40 mm. Los calibres de las ametralladoras y cañones van desde 5,56 mm para las ametralladoras hasta 914 mm para los morteros pesados, pero sólo se construyeron en cantidades muy reducidas o como prototipos. Los mayores cañones navales hasta la fecha de 460 mm fueron instalados en los acorazados japoneses Yamato y Musashi; los mayores cañones terrestres hasta la fecha de 800 mm fueron los cañones ferroviarios alemanes Dora y Gustav. Un cañón experimental de calibre 914 mm fue Little David.

El diámetro de los proyectiles de los cohetes lanzados desde las perchas o plataformas de lanzamiento no suele denominarse calibre.

Longitud del calibreEditar

En el caso de las armas de cañón como los cañones de los carros de combate o la artillería, la longitud del calibre describe la longitud del cañón en relación con el calibre. Así pues, un cañón de 55 calibres y un calibre de 120 mm tiene una longitud de 55 × 120 mm = 6600 mm. La longitud del calibre se suele representar con un prefijo "L/", así en el ejemplo L/55.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Calibre 12». Archivado desde el original el 13 de noviembre de 2014. Consultado el 13 de noviembre de 2014. 
  2. «Nomenclatura de la munición». Consultado el 13 de noviembre de 2014. 

Enlaces externosEditar