Abrir menú principal

Calle de San Sebastián

calle de Madrid

La calle de San Sebastián es una calle del Madrid de los Austrias, dentro del Barrio de las Letras, situada entre la plaza del Ángel y la calle Atocha.[1]​ Antes se llamó calle del Viento y en su breve recorrido se conservan viejos edificios como el palacio del Conde de Tepa (de 1808) y la fachada de poniente de la iglesia de san Sebastián, que le dio su nuevo nombre a mediados del siglo XIX.[2]

Calle de San Sebastián
MadridEspaña
Calle de San Sebastian, desde la calle Atocha.jpg
Vista desde Atocha
Otros datos
Distrito(s) Centro
Barrio(s) Cortes
Cruces plaza del Ángel, calle de Atocha y calle de las Huertas
Ubicación 40°24′50″N 3°42′06″O / 40.413852777778, -3.7015583333333Coordenadas: 40°24′50″N 3°42′06″O / 40.413852777778, -3.7015583333333

HistoriaEditar

 
Cerámica rotuladora de la vía, de Alfredo Ruiz de Luna

Esta pequeña calle que en el plano de Teixeira aparece sin nombre y que en tiempos antiguos fue continuación de la plazuela del Beso,[3]​ llevó el airoso nombre de calle del Viento (nombre que llevaron también otras calles del antiguo Madrid),[4]​ con el que aparece en el plano de Espinosa de 1769.

En sus antiguas y ya desaparecidas casas y solares, tuvieron abrigo actores de muy diverso rango,[5]​ vecinos todos de la antigua capilla de la Virgen de la Novena a la que se entraba por el portillo que a esta calle abría la citada parroquia de san Sebastián.[3]​ Tuvo tapias a ella el viejo cementerio de la iglesia y la lonja que se abría a la calle de Atocha.[6]

Ya a finales del siglo XVIII, el ilustrado Nicolás Fernández de Moratín reunió la tertulia de la Fonda de San Sebastián en el local que la Fonda de San Sebastián tenía abierto desde 1766 en la esquina con la Plazuela del Ángel.[7][a]​ También estuvo en el número 2,[8]​ la Delegación de Hacienda (dentro del mencionado palacio de Tepa) y, más tarde, el Círculo Conservador.[3]

NotasEditar

  1. La fonda tomó el nombre de la calle de San Sebastián, a la que abría su portal principal. Para William Dalrymple, viajero inglés que la visitó en 1774, era "muy sucia y desagradable". Desapareció con la construcción entre 1797 y 1808 del palacio de Tepa.

ReferenciasEditar

  1. calle de la Cruz en el callejero (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). Consultado en abril de 2014
  2. Cabezas, Juan Antonio (1968). Diccionario de Madrid. Madrid: Editorial El Avapiés. ISBN 8486280419. 
  3. a b c de Répide, 2011, p. 671.
  4. Gea, 2002, p. 245.
  5. Mesonero, 2010, p. 206.
  6. Cabezas, 1968, p. 45.
  7. Peter Besas, (2009),«Historia y anécdotas de las fondas madrileñas», 1ª Ed. La Librería, ISBN 978-84-9873-032-6 (p. 45)
  8. Peñasco y Cambronero, 1975, p. 493.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar