Cannabis en Siria

El cannabis en Siria es ilegal. Según las políticas del gobierno de Bashar al-Ásad, muchos delitos de cannabis, desde el simple uso hasta el tráfico, a menudo conllevaban una sentencia de cadena perpetua.

HistoriaEditar

Bajo el presidente Shukri al-Quwatli (1943-1949), el cultivo de cannabis estaba prohibido en Siria, aunque las autoridades notaron que tenían poca capacidad para evitar que los drusos de la región del Monte Druso produjeran hachís.[1]

En 1993, Siria promulgó la Ley n° 2 que autoriza el castigo, hasta la pena capital, incluida la fabricación, transporte y venta de narcóticos.[2]

Guerra civilEditar

A medida que el país se desestabilizó como resultado de la Guerra civil (2011-2020), las personas que viven en áreas controladas por separatistas kurdos han comenzado a cultivar cannabis como una forma de ganar dinero para combatir la pobreza.[3]

ReferenciasEditar

  1. Thomas Philipp; Birgit Schäbler (1998). The Syrian Land: Processes of Integration and Fragmentation : Bilād Al-Shām from the 18th to the 20th Century. Franz Steiner Verlag. pp. 383-. ISBN 978-3-515-07309-7. 
  2. William R. Brownfield (1 de mayo de 2011). International Narcotics Control Strategy Report: Volume I: Drug and Chemical Control. DIANE Publishing. pp. 586-. ISBN 978-1-4379-8272-5. 
  3. Ahmad, Rozh (24 de agosto de 2012). «Poverty Leading to Marijuana Farms in Kobane». Rudaw. Archivado desde el original el 8 de octubre de 2012. Consultado el 17 de diciembre de 2012.