Abrir menú principal

Capilla de la Sábana Santa (Turín)

Capilla católica en lacatedral de Turín

La capilla de la Sábana Santa (en italiano, Cappella della Sacra Sindone) o capilla de Guarini (Cappella del Guarini) es una gran capilla católica construida en Turín a finales del siglo XVII (1668-1694), durante el reinado de Carlos Manuel I de Saboya, duque de Saboya, para albergar la Sábana Santa, una reliquia religiosa que muchos creen que es el sudario de Jesús de Nazaret. Ubicada adosada al Duomo y conectada con el Palacio Real, fue finalizada por el arquitecto Guarino Guarini, siendo una obra maestra de la arquitectura barroca italiana.

Capilla de la Sábana Santa
Cappella della Sacra Sindone
Chapel of Holy Shroud Cupola.jpg
Vista del interior de la cúpula
Localización
País ItaliaFlag of Italy.svg Italia
División Flag of Piedmont.svg Piamonte
Subdivisión Provincia de Turín
Municipio(s) Turín
Información religiosa
Culto Cristiana católica de rito romano
Diócesis Arquidiócesis de Turín

Uso culto ordinario
Advocación Sábana Santa
Historia del edificio
Fundador(es) Carlos Manuel I de Saboya
Construcción 1668-1694

Arquitecto(s) Guarino Guarini
Datos arquitectónicos
Tipo capilla votiva
Estilo(s) barroca
Mapa(s) de localización
Capilla de la Sábana Santa ubicada en Turín
Capilla de la Sábana Santa
Capilla de la Sábana Santa
45°04′24″N 7°41′08″E / 45.0733, 7.68543Coordenadas: 45°04′24″N 7°41′08″E / 45.0733, 7.68543

Índice

HistoriaEditar

 
El Duomo de Turín en 2006, con la cúpula de Guarini en restauración
 
La capilla de la Sábana Santa en l 2018, después de la restauración

La capilla fue encargada a Carlo di Castellamonte por el duque Carlos Manuel I de Saboya[1]​ para preservar el precioso sudario de la Sábana Santa que la familia de Saboya custodiaba desde hacía siglos.

Con el tiempo, los proyectos fueron modificados por el hijo de Carlo, Amedeo di Castellamonte, y luego por el suizo Bernardino Quadri, quien fue responsable del diseño de un edificio de planta cuadrada ubicado entre el palacio ducal (el antiguo palacio obispal y futuro palazzo reale) y el ábside de la catedral de San Juan Bautista. Sin embargo, el aula del templo fue modificada por Bernardino Quadri en rotonda y levantada hasta el primer piso del palazzo Ducale (más tarde, Reale).

Al final, el proyecto fue confiado al hermano-arquitecto Guarino Guarini quien, abandonando París en 1666, se detuvo en la capital de Saboya y en 1667 se hizo cargo de la Capilla, adoptando el proyecto en forma redonda previamente elaborado por Bernardino Quadri, que y alcanzaba el primer nivel, coincidiendo con la sala del templo. En cualquier caso, Guarini modificó algunas estructuras, sobre todo para reforzar los muros que habían despertado la aprensión debido a su esbeltez y, por lo tanto, la estrechez de toda la parte sobre el primer nivel; además, revolucionó completamente el resto de la Capilla, sobre todo la cúpula, para aligerarla y darle el impulso ascendente que los Saboya solicitaron. Desde 1694 la capilla alberga la Sábana Santa.

En la primera mitad del Ottocento, la capilla fue decorada con algunos grupos de estatuas sobre los grandes personajes de la Casa de Saboya encargados por el rey Carlo Alberto a cuatro artistas diferentes: Benedetto Cacciatori, Pompeo Marchesi, Innocenzo Fraccaroli y Giuseppe Gaggini. Los cuatro grandes monumentos representan a los duques Amadeo VIII, Manuel Filiberto y Carlos Manuel II y al príncipe Tomás Francisco de Saboya-Carignano, progenitor de la línea Saboya Carignano que ascenderá al trono con el rey Carlo Alberto el 27 de abril de 1831, después de la muerte del rey Carlos Félix, el último descendiente de la rama principal de la casa de Saboya.

La capilla de la Sábana Santa se cerró al público el 4 de mayo de 1990, cuando un fragmento de mármol de una cornisa interna se desprendió y cayó sobre el pavimento. Debido a un cortocircuito durante los trabajos de restauración, casi completados, en la noche entre el 11 y el 12 de abril de 1997, un importante incendio, cuya causa aún es un misterio, causó grandes daños el edificio. El sudario corrió el riesgo de ser destruido, yfue rescatado de las llamas por los bomberos, quienes rompieron la caja de vidrio a prueba de balas que contenía la caja de madera y plata que protegía la tela.

La capilla, afectada por una imponente obra de restauración y reconstrucción, que llevó más de 21 años y 30 millones de euros,ref>Tom Kington (29 de septiembre de 2018). «Turin shroud chapel opens 21 years after mystery fire». The Times. Consultado el 29 de septiembre de 2018. </ref> fue devuelta a la ciudad y reabierta a los visitantes el 27 de septiembre de 2018 con una ceremonia de corte de cinta a la que asistieron el alcalde y varios funcionarios del gobierno,[2]​ convirtiéndose así en parte de la gira de los Musei Reali di Torino.[3]

DescripciónEditar

 
La cúpula de Guarini, en restauración, vista desde el patio del Palazzo Reale

Externamente, la capilla parece un edificio de planta cuadrada que penetra tanto en el Duomo como en el Palazzo Reale. Sobre la base se alza un tambor poligonal de ladrillo con seis grandes ventanas arqueadas, enmarcadas por lesenas y protegidas por un techo que se asienta suavemente sobre los arcos. Sobre él está la cubierta de la capilla sostenida por nervaduras en las que se instalan muchas urnas de piedra.

Entre las costillas se muestran líneas suavemente orientalizantes que dibujan numerosas aberturas en semicírculo, hasta la parte terminal de la cúpula, un pequeño tambor circular con ventanas y prolongado con una estructura de telescopio (extraña al diseño original, que preveía una cúspide en espiral). La cúpula está diseñada para parecer más alta, gracias a una ilusión óptica.[4]

En el interior se concreta el genio barroco de Guarini: a los lados del altar mayor de la catedral hay dos portales de mármol negro que presentan dos oscuras escalinatas con bajos escalones semicirculares. Al final de ambas escaleras, se accede a dos vestíbulos circulares paralelos delimitados por columnas de mármol negro.

Desde aquí se puede llegar a la capilla, de planta circular, donde en el centro se alza el altar barroco (obra de Antonio Bertola), que conservaba la Sábana Santa en una caja de plata y vidrio. El pavimento presenta un diseño en mármol blanco y negro que enfatiza la importancia del altar, mientras gruesas estrellas de bronce incrustadas en el mármol blanco reflejan la luz que viene de lo alto. La decoración de estuco de la capilla y su sacristía se debe al estuquista Pietro Somazzi.[5]


Galería de imágenesEditar

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. N. Carboneri, "Vicenda delle cappelle per la Santa Sindone", in Boll. della Soc. Piem. di archeol. e belle arti, n. s., XVIII (1964), pp. 98-102
  2. ANSA (27 de septiembre de 2018). «Turin shroud chapel reopens». ANSA. Consultado el 29 de septiembre de 2018. 
  3. Riapre Cappella Sindone di Guarini
  4. «La Cappella della Sindone di Guarino Guarini a Torino». 31 de mayo de 2010. 
  5. Bolandrini, 2011, 400.

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Giuseppe Dardanello, Stuccatori luganesi a Torino. Disegno e pratiche di bottega, gusto e carriere, in Ricerche di Storia dell'arte, 55, 1995, 53-76; Idem (a cura di), Sculture nel Piemonte del Settecento "Di differente e ben intesa bizzarria", Torino 2005, 29-30.
  • Beatrice Bolandrini, I Somasso e i Papa. Due dinastie di stuccatori a Torino nel Sei e nel Settecento, in Giorgio Mollisi (a cura di), Svizzeri a Torino nella storia, nell'arte, nella cultura, nell'economia dal Cinquecento ad oggi, «Arte&Storia», anno 11, numero 52, ottobre 2011, Edizioni Ticino Management, Lugano 2011.
  • Dardanello G. - Klaiber S. - Millon H., Guarino Guarini, Allemandi Editore anno 2007

Enlaces externosEditar