Carbón

combustible mineral
Carbón tipo hulla.

El carbón o carbón mineral es una roca sedimentaria de color negro, muy rica en carbono y con cantidades variables de otros elementos, principalmente hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno, utilizada como combustible fósil.[1]​ La mayor parte del carbón se formó durante el período Carbonífero (hace 359 a 299 millones de años).[2]​ Es un recurso no renovable.[3]

Índice

FormaciónEditar

 
Principales tipos de carbón

El carbón se origina por la descomposición de vegetales terrestres que se acumulan en zonas pantanosas, lagunares o marinas, de poca profundidad.[4][5]​ Los restos vegetales se van acumulando en el fondo de una cuenca. Quedan cubiertos de agua y, por lo tanto, protegidos del aire, que los degradaría. Comienza una lenta transformación por la acción de bacterias anaerobias, un tipo de microorganismos que no necesitan oxígeno para vivir. Con el tiempo se produce un progresivo enriquecimiento en carbono. Posteriormente pueden cubrirse con depósitos arcillosos, lo que contribuirá al mantenimiento del ambiente anaerobio, adecuado para que continúe el proceso de carbonización. Se estima que una capa de carbón de un metro de espesor proviene de la transformación por diferentes procesos durante la diagénesis de más de diez metros de limos carbonosos.[6]

En las cuencas carboníferas las capas de carbón están intercaladas con otras capas de rocas sedimentarias como areniscas, arcillas, conglomerados y, en algunos casos, rocas metamórficas como esquistos y pizarras. Esto se debe a la forma y el lugar donde se genera el carbón.[6]

Si por ejemplo un gran bosque está situado cerca del litoral y el mar invade la costa, el bosque queda progresivamente sumergido por descenso del continente o por una transgresión marina y los restos vegetales se acumulan en la plataforma litoral. Si continúa el descenso del continente o la invasión del mar, el bosque queda totalmente inundado. Las zonas emergidas cercanas comienzan a erosionarse y los productos resultantes, arenas y arcillas, cubren los restos de los vegetales que se van transformando en carbón. Si se retira el mar, puede desarrollarse un nuevo bosque y comenzar otra vez el ciclo.

En las cuencas hulleras se conservan tanto en el carbón como en las rocas intercaladas restos y marcas de vegetales terrestres que pertenecen a especies actualmente desaparecidas. El tamaño de las plantas y la exuberancia de la vegetación permiten deducir que el clima en el que se originó el carbón era probablemente clima tropical.[7]

TiposEditar

 
Trabajos del carbón. Museu Valencià d'Etnologia.

Existen numerosas variedades de carbón, las cuales se pueden clasificar según características como:

  • Humedad
  • Porcentaje en materias minerales no combustibles (cenizas)
  • El poder calorífico
  • Inflamabilidad, en conexión con el porcentaje de elementos volátiles.

El análisis elemental es un ensayo químico que proporciona la fracción másica de cada uno de los cinco elementos que componen principalmente todos los tipos de carbón: carbono (C), nitrógeno (N), oxígeno (O), hidrógeno (H), azufre (S).

La mayoría de los países productores de carbón tienen su propia clasificación de tipos de carbón, sin embargo para el comercio internacional es la clasificación americana (ASTM) la más utilizada.

Clasificación francesaEditar

Está basada en el porcentaje de materias volátiles y en el índice de inflación:

  • Antracita, que tiene un nivel de materias volátiles inferior o igual a 8 %
  • Delgados, MV de 8 a 14 %
  • Cuarto-graso, (12 % > MV > 16 %)
  • Semi-graso (13 % > MV > 22 %)
  • Graso a llama corta (18 % > MV > 27 %)
  • Graso (27 % > MV > 40 %)
  • Inflamables grasos (MV > 30 %)
  • Inflamables secos (MV > 34 %)

Clasificación estadounidenseEditar

Se basa en el porcentaje de materias volátiles para el carbón de máxima calidad y en el poder calorífico superior (pcs) para los otros.

Categoría Sub-categoría Elementos volátiles PCS
Antracita Meta-Antracita < 2 %
Antracita 2 a 8 %
Semi-Antracita 8 a 14 %
Bituminoso Bajo nivel volátil 14 a 22 %
Medio nivel volátil 22 a 31 %
Alto nivel volátil A > 31 % > 32,6 MJ/kg
Alto nivel volátil B 30,2 a 32,6 MJ/kg
Alto nivel volátil C 26,7 a 30,2 MJ/kg
Sub-Bituminoso Sub-Bituminoso A 24,4 a 26,7 MJ/kg
Sub-Bituminoso B 19,3 a 22,1 MJ/kg
Sub-Bituminoso C 22,1 a 24,4 MJ/kg
Lignito Lignito A 14,6 a 19,3 MJ/kg
Lignito B < 14,6 MJ/kg

Clasificación europeaEditar

Comprende las categorías siguientes:

Las principales categorías de carbón se basan en el porcentaje de carbono que contienen, el cual a su vez depende de la evolución geológica y biológica que ha experimentado el carbón:

  • Turba (50 a 55 %): producto de la fosilización de desechos vegetales por los micro organismos en zonas húmedas y pobres en oxígeno.
  • Lignito (55 a 75 %), o carbón café: de característica suave.
  • Carbón sub-bituminoso o Lignito negro.
  • Hulla (75 a 90 %):
    • Hulla grasa o Carbón bituminoso bajo en volátiles, tipo de carbón más corriente.
    • Hulla semi grasa.
    • Hulla delgada, o hulla seca.
  • Antracita (90 a 95 %): el que tiene mayor proporción de carbono.
  • Grafito: carbono puro, no utilizado como combustible.

Reservas y ProducciónEditar

Reservas mundialesEditar

Los 948 billones de toneladas de reservas de carbón son equivalentes a 4,196 BBEP (billones de barriles equivalentes de petróleo).[8]

British Petroleum, en su informe de 2007, calculaba que a finales de 2006 había por 147 años de reservas, basadas en reservas "probadas". La siguiente tabla muestra solo las reservas probadas, las cuales son calculadas en los programas de exploración de las diferentes empresas mineras. Particularmente, algunas zonas inexploradas están continuamente agrandando el volumen de reservas. Proyecciones especulativas predicen que el pico del carbón global de producción se producirá alrededor de 2025, a un 30 % por encima de la producción actual, dependiendo en la tasa de producción futura.[9]

De todas las energías fósiles, el carbón es la que está más dispersada por todo el mundo y es producido por alrededor de 100 países. Las reservas más importantes se encuentran en Estados Unidos, Rusia, China, Australia e India.

Reservas probadas de carbón (millones de toneladas)[10]
País Antracita y bituminoso Sub-bituminoso Lignito Total Porcentaje
  Estados Unidos 108 501 98 618 30 176 237 295 22,6 %
  Rusia 49 088 97 472 10 450 157 010 14,4 %
  China 62 200 33 700 18 600 114 500 12,6 %
  Australia 37 100 2100 37 200 76 400 8,9 %
  India 56 100 0 4500 60 600 7,0 %
  Alemania 99 0 40 600 40 699 4,7 %
  Ucrania 15 351 16 577 1945 33 873 3,9 %
  Kazajistán 21 500 0 12 100 33600 3,9 %
  Sudáfrica 30 156 0 0 30 156 3,5 %
  Serbia 9 361 13 400 13 770 1,6 %
  Colombia 6366 380 0 6746 0,8 %
  Canadá 3474 872 2236 6528 0,8 %
  Polonia 4338 0 1371 5709 0,7 %
  Indonesia 1520 2904 1105 5529 0,6 %
  Brasil 0 4559 0 4559 0,5 %
  Grecia 0 0 3020 3020 0,4 %
  Bosnia-Herzegovina 484 0 2369 2853 0,3 %
  Mongolia 1170 0 1350 2520 0,3 %
  Bulgaria 2 190 2174 2366 0,3 %
  Pakistán 0 166 1904 2070 0,3 %
  Turquía 529 0 1814 2343 0,3 %
  Uzbekistán 47 0 1853 1900 0,2 %
  Hungría 13 439 1208 1660 0,2 %
  Tailandia 0 0 1239 1239 0,1 %
  México 860 300 51 1211 0,1 %
  Irán 1203 0 0 1203 0,1 %
  Chequia 192 0 908 1100 0,1 %
  Kirguistán 0 0 812 812 0,1 %
  Albania 0 0 794 794 0,1 %
  Corea del norte 300 300 0 600 0,1 %
  Nueva Zelanda 33 205 333-7000 571-15 000[11] 0,1 %
  España 200 300 30 530 0,1 %
  Laos 4 0 499 503 0,1 %
  Zimbabue 502 0 0 502 0,1 %
  Argentina 0 0 500 500 0,1 %
Otros 3421 1346 846 5613 0,7 %
Total 404 762 260 789 195 387 860 938 100 %

Producción mundialEditar

La siguiente tabla muestra la producción anual de carbón por país de 2003 a 2011.

Producción anual de carbón por país (millones de toneladas) [12]
País 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 Porcentaje Reserva (en años)
  China 1834,9 2122,6 2349,5 2528,6 2691,6 2802,0 2973,0 3235,0 3520,0 49,5 % 35
  Estados Unidos 972,3 1008,9 1026,5 1054,8 1040,2 1063,0 975,2 983,7 992,8 14,1 % 239
  India 375,4 407,7 428,4 449,2 478,4 515,9 556,0 573,8 588,5 5,6 % 103
  Unión Europea 637,2 627,6 607,4 595,1 592,3 563,6 538,4 535,7 576,1 4,2 % 97
  Australia 350,4 364,3 375,4 382,2 392,7 399,2 413,2 424,0 415,5 5,8 % 184
  Rusia 276,7 281,7 298,3 309,9 313,5 328,6 301,3 321,6 333,5 4,0 % 471
  Indonesia 114,3 132,4 152,7 193,8 216,9 240,2 256,2 275,2 324,9 5,1 % 17
  Sudáfrica 237,9 243,4 244,4 244,8 247,7 252,6 250,6 254,3 255,1 3,6 % 118
  Alemania 204,9 207,8 202,8 197,1 201,9 192,4 183,7 182,3 188,6 1,1 % 216
  Polonia 163,8 162,4 159,5 156,1 145,9 144,0 135,2 133,2 139,2 1,4 % 41
  Kazajistán 84,9 86,9 86,6 96,2 97,8 111,1 100,9 110,9 115,9 1,5 % 290
Total 5301,3 5716,0 6035,3 6342,0 6573,3 6795,0 6880,8 7254,6 7695,4 100 % 112
Mina de carbón a cielo abierto en Garzweiler, Alemania. Panorámica en alta resolución.

AplicacionesEditar

 
Evolución del consumo mundial de carbón 1984-2004.

El carbón suministra el 25 % de la energía primaria consumida en el mundo, solo por detrás del petróleo. Además es de las primeras fuentes de energía eléctrica, con 40 % de la producción mundial (datos de 2006). Las aplicaciones principales del carbón son:

  1. Generación de energía eléctrica. Las centrales térmicas de carbón pulverizado constituyen la principal fuente mundial de energía eléctrica. En los últimos años se han desarrollado otros tipos de centrales que tratan de aumentar el rendimiento y reducir las emisiones contaminantes, entre ellas las centrales de lecho fluido a presión. Otra tecnología en auge es la de los ciclos combinados que utilizan como combustible gas de síntesis obtenido mediante la gasificación del carbón.
  2. Coque. El coque es el producto de la pirólisis del carbón en ausencia de aire. Es utilizado como combustible y reductor en distintas industrias, principalmente en los altos hornos (coque siderúrgico). Dos tercios del acero mundial se producen utilizando coque de carbón, consumiendo en ello 12 % de la producción mundial de carbón (cifras de 2003).
  3. Siderurgia. Mezclando minerales de hierro con carbón se obtiene una aleación en la que el hierro se enriquece en carbono, obteniendo mayor resistencia y elasticidad. Dependiendo de la cantidad de carbono, se obtiene:
    1. Hierro dulce: menos del 0,2 % de carbono.
    2. Acero: entre 0,2 % y 1,2 % de carbono.
    3. Fundición: más del 1,2 % de carbono.
  4. Industrias varias. Se utiliza en las fábricas que necesitan mucha energía en sus procesos, como las fábricas de cemento y de ladrillos.
  5. Uso doméstico. Históricamente el primer uso del carbón fue como combustible doméstico. Aún hoy sigue siendo usado para calefacción, principalmente en los países en vías de desarrollo, mientras que en los países desarrollados ha sido desplazados por otras fuentes más limpias de calor (gas natural, propano, butano, energía eléctrica) para rebajar el índice de contaminación.
  6. Carboquimica. La carboquímica es practicada principalmente en África del Sur y China. Mediante el proceso de gasificación se obtiene del carbón un gas llamado gas de síntesis, compuesto principalmente de hidrógeno y monóxido de carbono. El gas de síntesis es una materia prima básica que puede transformarse en numerosos productos químicos de interés como, por ejemplo:
    1. Amoniaco
    2. Metanol
    3. Gasolina y gasóleo de automoción a través del proceso Fischer-Tropsch (proceso químico para la producción de hidrocarburos líquidos a partir de gas de síntesis, CO y H2).
  7. Petróleo sintético. Mediante el proceso de licuefacción directa, el carbón puede ser transformado en un crudo similar al petróleo. La licuefacción directa fue practicada ampliamente en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial pero en la actualidad no existe ninguna planta de escala industrial en el mundo.

Estas dos últimas aplicaciones antiguas son muy contaminantes y requieren mucha energía, desperdiciando así un tercio del balance energético global. Debido a la crisis del petróleo se ha vuelto a producir de manera similar la creación de petroleo sintético y en la República Popular China el proceso de Carboquímica.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Blander, M. «Calculations of the Influence of Additives on Coal Combustion Deposits» (en inglés). Argonne National Laboratory. p. 315. Consultado el 22 de abril de 2013. 
  2. «Período Carbonífero». National Geographic. Consultado el 22 de abril de 2013. 
  3. «Coal» (en inglés). EPA. Consultado el 22 de abril de 2013. 
  4. «coal». Encyclopedia Britannica Academic Edition (en inglés). Consultado el 17 de octubre de 2012. 
  5. Coal Petrology, página 9.
  6. a b Taylor, Thomas N; Taylor, Edith L; Krings, Michael (2009). Paleobotany: The biology and evolution of fossil plants (en inglés). ISBN 978-0-12-373972-8. 
  7. Nevins, Stuart E. (1976). «The Origin of Coal» (en inglés). Institute for Creation Research. Consultado el 22 de abril de 2013. 
  8. «EIA International Energy Statistics: Coal: Recoverable Reserves». Consultado el 31 de mayo de 2012. 
  9. Coal: Resources and Future Production, 47 page report by Energy Watch group, 28 March 2007 (revised 10 July 2007).
  10. World Energy Council – Survey of Energy Resources 2010. (PDF) . Retrieved on 24 August 2012.
  11. Sherwood, Alan y Jock Phillips, Coal and coal mining – Coal resources Te Ara – the Encyclopedia of New Zealand, updated 2009-03-02,
  12. «BP Statistical review of world energy 2012» (XLS). British Petroleum. Consultado el 18 de agosto de 2011. 

BibliografíaEditar

  • Menéndez, J. Ángel (2006). «El carbón en la vida cotidiana». Oviedo (España). Archivado desde el original el 13 de diciembre de 2009. Consultado el 24 de septiembre de 2006.. 
  • Stach, E.; Mackowsky, M. TH.; Teichmüller, M.; Taylor, G. H.; Chandra, D. y Teichmüller, R., ed. (1982). Coal Petrology (en inglés) (tercera edición). Berlín, Stuttgart: Gebrüder Borntraeger. 
  • Cifras tomadas del sitio web del World Coal Institute. «Coal Facts 2005». Consultado el 24 de septiembre de 2006.. 
  • El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en español bajo la licencia Creative Commons Compartir-Igual 3.0.
El contenido de este artículo incorpora material del sitio web El carbón en la vida cotidiana, cuyo autor, José Ángel Menéndez, ha permitido, mediante una autorización, publicar su contenido y algunas de sus imágenes bajo licencia GFDL.

Enlaces externosEditar