Clasismo es el prejuicio y discriminación basados en la pertenencia o no a determinadas clases sociales. Según el diccionario de la RAE, es la actitud de quienes defienden la discriminación por motivos de pertenencia a otra clase social.[1]​ Por lo general, un clasista asume su pertenencia a una u otra clase y obra en consecuencia para beneficiar los intereses de quienes son de su misma clase y en perjuicio de quienes no pertenecen a ella.

La discriminación clasista es posible debido a que se asume que la sociedad está separada en clases sociales. De la discriminación clasista son víctimas quienes ocupan una determinada clase social: clase baja, clase media y clase alta.

El clasismo es un fenómeno heredero del racismo. El origen de la discriminación no se basa en este caso en diferencias étnicas, sino en la pertenencia a diferentes clases sociales, debido a las condiciones socioeconómicas del individuo o grupo social. El problema se agrava cuando la estratificación de las clases coincide con determinadas etnias, produciéndose un solapamiento de sentimientos discriminatorios racistas y clasistas.

Existen ideologías políticas fundamentadas en algún tipo de clasismo. De acuerdo a Max Weber, por ejemplo, una vez un grupo o clase ha obtenido un estatus elevado a través de ciertos logros, sus miembros tienden a limitar las oportunidades de que otros individuos las sustituyan, lo que a su vez genera conflictos que pueden incluso desembocar en revoluciones.

Índice

Tipos de clasismoEditar

El clasismo suele ser dividido por los sociólogos en dos tipos:

  • El clasismo individual, que se caracteriza por ser un prejuicio particular, donde una persona es el objeto de la discriminación y otra es el sujeto de ésta. Dicho acto está basado en una serie de estereotipos y prejuicios presentes en la propia sociedad, que el individuo adquiere como parte de su cosmovisión y sus creencias.
  • El clasismo estructural o institucional es la forma en la que el Estado y otras instituciones, tales como la escuela, el sistema económico o en otro tiempo la iglesia, logran estratificar socialmente a los habitantes de un país. A diferencia del clasismo individual, la manera en la que se efectúa dicha segregación es "oculta" y ha sido estudiada por autores tales como Pierre Bourdieu, quien definió el concepto de violencia simbólica.

ConsecuenciasEditar

El clasismo, así como otros tipos de discriminación tienen consecuencias en la salud. Las personas que han sufrido este tipo de violencia, ya sea en el día a día o en eventos muy marcados en su vida tienden a tener menor vitalidad, experimentan sensaciones de pesadez, mayor estrés psicológico e incluso mayores consumos de alcohol.[2]​ Estos factores son indicadores de riesgo en la salud mental de los individuos, pudiendo desembocar en neurosis o inadaptabilidad social.[3]​Además de considerar los efectos pertinentes, ya mencionados, es posible que estos sean magnificados por la vulnerabilidad y sensibilidad de cada individuo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Diccionario de la lengua española - Vigésima segunda edición». 
  2. Ortiz, Luis (2011). «Racism and mental health among university students in Mexico City.». Salud Pública De México. 
  3. Kessler, R (1999). «The prevalence, distribution, and mental health correlates of perceived discrimination in the united states.». Journal of Health and Social Behavior.