Abrir menú principal

Colegio Mayor Miraflores

centro adscrito a la Universidad de Zaragoza

El Colegio Mayor Miraflores es un Colegio Mayor universitario masculino, adscrito a la Universidad de Zaragoza. Comenzó su actividad en 1950. Ofrece el servicio de alojamiento a los estudiantes de otras ciudades que acuden a Zaragoza para realizar sus estudios.

Colegio Mayor Miraflores
Fachada 600.jpg
Tipo colegio mayor
Fundación 1950
Dependiente de Universidad de Zaragoza
Coordenadas 41°38′41″N 0°52′55″O / 41.644680256883, -0.88193376974068Coordenadas: 41°38′41″N 0°52′55″O / 41.644680256883, -0.88193376974068
Sitio web www.miraflores.es

En 1950 se construyó en lo que entonces eran las afueras de la ciudad. Actualmente es una zona céntrica: la Calle San Vicente Mártir nº 7 de Zaragoza.

Se trata de un Colegio Mayor de 64 plazas. A lo largo de los años han residido en él unos 1700 estudiantes. De todas formas, también pueden participar en sus actividades otros estudiantes y muchas otras personas de la ciudad.

Índice

OrígenesEditar

Miraflores fue promovido por Josemaría Escrivá de Balaguer, aragonés Fundador del Opus Dei, que quería que en Zaragoza hubiese también un Colegio Mayor para favorecer la cultura de los universitarios.

El 27 de julio de 1954 se alojó en Miraflores y celebró la Santa Misa el Cardenal Roncalli, entonces Patriarca de Venecia y que en 1958 fue elegido Papa con el nombre de Juan XXIII. Pasó por Zaragoza con motivo de una peregrinación a Santiago de Compostela.

Los años 50Editar

La Universidad de Zaragoza era entonces una pequeña y entrañable universidad, regida por D. Miguel Sancho Izquierdo. Poco antes del inicio de la década de los cincuenta, Josemaría encargó al pequeño grupo de personas del Opus Dei que vivían en Zaragoza en la calle Baltasar Gracián que comenzaran a trabajar para construir un Colegio Mayor Universitario en la ciudad.

Josemaría estuvo siempre detrás del proyecto. Además, en este caso, Zaragoza había sido su ciudad universitaria, civil y eclesiástica y el Pilar, la iglesia de su primera Misa. Él tenía la ilusión de que hubiese en la capilla un retablo de alabastro, como es tradicional en Aragón, pero no se encontró a ningún artista para hacerlo. Finalmente se encargó al pintor José Alzuet que pintara una alegoría de la venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza detrás del altar, que ya estaba terminado según un dibujo de D. José Borobio.

Los arquitectos fueron D. Regino y D. José Borobio. Las obras fueron muy deprisa gracias a D. José Sinués Urbiola, entonces Director de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja -ahora Ibercaja-. Otras personas que contribuyeron fueron los miembros del primer Patronato de Gobierno: Manuel Albareda, Cesáreo Alierta, Manuel Balet, Juan Antonio Cremades Royo, Luis Gómez Laguna y José Manuel Casas Torres, primer director del Colegio Mayor.

El 10 de octubre de 1950 comenzó a funcionar el Colegio Mayor. La inauguración oficial tuvo lugar el 20 de abril de 1951, en un acto presidido por el entonces Ministro de Educación José Ibáñez Martín, y al que asistieron las autoridades académicas y civiles de la ciudad.

La cultura en los 60Editar

Los 60 fueron unos años apasionantes. Los protagonistas, también los residentes de Miraflores, asistieron a cambios sin precedentes, que se repasaban día a día en las tertulias. No había mucho dinero para la biblioteca ni para actividades culturales, pero se traían muchos invitados. Mariano del Castillo asumió la dirección entre 1964 y 1970.

La televisión estaba arriba, en el ante comedor, y no era aún un enemigo poderoso, salvo si había fútbol. Fue la época del apasionamiento por el Real Zaragoza y los Cinco Magníficos, alguno de ellos amigo de Vicente García Chust.

En Miraflores se manejó siempre suficiente información, como para no caer en la trampa de Lenin o de Mao Zedong. No faltaron médicos y filósofos insignes que explicaron a fondo a Freud. Pero no era fácil reunir los datos necesarios para interpretar otros acontecimientos, sobre todo si rondaban los aledaños de la política. Hasta 1966 no se promulgó la ley de prensa e imprenta que, con sus limitaciones, introdujo una relativa primavera en los espíritus libres. Los directores de Miraflores procuraban animar el ambiente, suscitando la máxima iniciativa del mayor número posible de residentes y adscritos. Estaba en juego la formación cultural y humana del conjunto, con plena libertad y madurez, rigurosa y abierta. Todo, menos la apatía y el conformismo.

La convivencia familiar en los 70Editar

En 1965 la planta baja de Miraflores estaba en obras para hacer un salón de actos. El esfuerzo para convivir y para enseñar a vivir el espíritu de servicio caracterizaba el día a día. Fue una época de gran juventud, en la que el director era Gustavo Elorza. En cierta ocasión se hizo la tradicional falla de San José. Vino un guardia para decir que estaban haciendo mucho ruido. El director bajó, y el guardia le dijo "no quiero hablar con usted, quiero hablar con el director". Le dijo que era él y se quedó muy desconcertado.

Todos se conocían muy bien, porque convivían mucho, dejando claras sus aficiones y prejuicios. En esa época siguió habiendo obras. Un trimestre comenzó sin luz en el Colegio. También se cambió la caldera de la calefacción, porque la anterior había dejado de funcionar. En teoría la caldera debía llegar en septiembre, pero llegó a finales de noviembre. Se celebró convenientemente.

Cada caminante siga su camino: Años 80Editar

Las circunstancias de la vida pública en esos años ofrecieron múltiples ocasiones de promover y vivir el amor a la libertad. Fueron años de cierta convulsión universitaria y política en España. En el Colegio Mayor había "oxígeno" para universitarios de diversas creencias religiosas y con la lógica pluralidad de opinión ante cuestiones de la vida que ofrecen un sinfín de puntos de vista. Este espíritu se plasmaba de forma gráfica en un repostero, muy querido por los residentes de distintas épocas. Hoy sigue situado en el vestíbulo de la primera planta, recordando con su rótulo "Cada caminante siga su camino".

La formación se ofrecía, no se imponía, como ha sido siempre el estilo de quien ama la libertad. Nada había que denotara un asomo de uniformidad, pues no tenía cabida.

Cuando se vive en libertad surge la confianza en el trato mutuo. Y como equivocarse o discrepar con elegancia humana son realidades que se producen en toda convivencia, los colegiales más veteranos alentaban a los que iban llegando a manifestarse y actuar con esa plena libertad, que nunca puede ser indeterminación ni pasividad, sino participación y asunción de riesgos y responsabilidades.

Los 90Editar

En Miraflores hubo una gran remodelación: se cerró durante el curso 95-96 para cambiar las habitaciones triples por individuales. Cambiaron también todos los baños, que se hicieron nuevos. Con esta reforma se perdieron algunas plazas: se pasó de 78 a 64. Pero había que adaptarse a los nuevos tiempos.

También se cambió el Salón de Actos. Las viejas butacas de madera fueron sustituidas por otras más actuales, y las viejas cortinas naranjas se cambiaron por unas elegantes en gris y azul. Se cerró la última puerta de persiana metálica que quedaba, y se ganó una zona para hacer dos salas de visitas. La Sala de Ordenadores cambió los viejos Macintosh por Pc, y a finales de los 90 llegó la conexión a internet. Al principio se hacía con un módem y un teléfono de tarjetas. Posteriormente llegó la conexión permanente.

En noviembre de 1997 tuvo lugar el trágico accidente de tráfico en el que fallecieron Antonio Rico y Mario Cobos, cuando iban de excursión a la montaña.

Año 2000 y posterioresEditar

En el curso 2000-2001 se celebró el 50º aniversario del Colegio, con la asistencia de muchos antiguos residentes. El Presidente de Honor fue D. Felipe de Borbón y Grecia, que envió una fotografía dedicada para la ocasión. Todos los que asistieron recibieron la beca del Colegio si no la tenían anteriormente. También se regaló un manto a la Virgen del Pilar.

En estos años se han desarrollado muchas actividades culturales:

Club de las Naciones: consiste en ciclos de conferencias a cargo de Embajadores y Diplomáticos de otras naciones en España.De este modo hemos contado con la presencia del Embajador de Francia Bruno Delaye y el Diplomático francés Sacha Passy de Thellier como representantes de Francia,el Embajador de Alemania en España, Reinhard Silberberg y la directora del Goethe-Institut Madrid, Margareta Hauschild en representación de Alemania,el Embajador de Italia Leonardo Visconti y el Diplomático italiano Carbone Leonardo en representación de Italia, y representantes de otros países Canadá, China, México . En colaboración con el Ayuntamiento,fueron invitados Embajadores y Diplomáticos de países que participaron en la Expo Zaragoza 2008 y en la Expo Shanghái 2010 (China).

Ciclos sobre Aragón: se desarrolla cada año una serie de cinco conferencias. En ellos han intervenido personas como: Marcelino Iglesias Ricou, Presidente del Gobierno Aragón.
Loyola de Palacio, Comisaria Europea de Transportes.
Juan Alberto Belloch, Alcalde de Zaragoza.
José Ángel Biel, Vicepresidente del Gobierno de Aragón.
Cristina Narbona, Ministra de Medio Ambiente.
Francisco Álvarez-Cascos, Ministro de Fomento.

Jornadas sobre Educación y Nuevas Tecnologías: cuentan con el patrocinio de la Fundación Telefónica. Se habla sobre la aplicación de las Nuevas Tecnologías a la Educación.

Enlaces externosEditar