Abrir menú principal

El colobio o colobo era una especie de túnica.

Descripción en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (Espasa)Editar

Esta túnica se prolongaba hasta los pies, estrecha y sin mangas o, cuando las tenía, llegaban solamente hasta el codo.

Entre los romanos la usaban los hombres libres y después fue reservada exclusivamente a los senadores. Más tarde, llevaron este vestido los diáconos de la Iglesia, extendiéndose también a los solitarios y monjes. Los apóstoles usaron colobio en su vida apostólica; en la Basílica de los Santos Apóstoles de Roma se conserva el que vestía santo Tomás.

Ordinariamente era de lino y solía estar adornado de unas bandas de púrpura, llamadas clavi y en la parte inferior y algunas veces también en el hombro, llevaba unos adornos, llamados calliculoe, que consistían en pequeños discos metálicos o de tela de diversos colores. Los más antiguos crucifijos, como el de Monza, están vestidos con colobio, sin mangas y con clavi.

Del colobio se originaron las dalmáticas, escapularios de los monjes y los roquetes sin mangas.

Según otras fuentesEditar

 
El grafito de Alexámenos.

En los primeros siglos cristianos el colobio romano (en latín colobium), corto y con mangas cortas o sin mangas, era una prenda de esclavos. El Grafito de Alexámenos lo muestra como usado por un hombre crucificado con cabeza de burro y otro hombre que levanta una mano.[1][2][3]

ReferenciasEditar

  1. Evans, Craig (2012). «3. In the books: reading, writing, literacy». Jesus and his World: The archaeological evidence (en inglés). SPCK. ISBN 9780281067947. 
  2. Tschen-Emmons, James B. (2014). Artifacts from Ancient Rome (en inglés). ABC-CLIO. pp. 15-16. ISBN 9781610696203. 
  3. Keegan, Peter (2014). Graffiti in Antiquity (en inglés). Routledge. p. 107. ISBN 9781317591276.