Abrir menú principal

Complot ¡Adiós!

El Complot ¡Adiós! fue una conspiración de un sacerdote católico, William Watson, para secuestrar al rey Jacobo I de Inglaterra y obligarle a derogar la legislación anticatólica. El complot fue revelado por los jesuitas ingleses en 1603, dirigidos por el Padre Henry Garnet, quien informó al Gobierno porque tenía miedo a las represalias contra los católicos si el plan fracasaba, y por la sospecha de los jesuitas sobre las motivaciones políticas de los sacerdotes seculares.

Los sacerdotes católicos William Watson y William Clark fueron juzgados y ejecutados junto con Sir George Brooke por su participación en el régimen. A principios de 1604, como resultado de la trama, el rey Jacobo I de Inglaterra ordenó que todos los miembros del clero católico dejaran Inglaterra.

Véase tambiénEditar

FuentesEditar