Abrir menú principal

Constitución de la Unión Soviética de 1977

antigua ley suprema de la Unión Soviética
1977 CPA 4774.jpg

La Constitución de la Unión Soviética de 1977 fue la cuarta y última constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), si no contamos la Constitución de 1918, sancionada luego de la Revolución de Octubre y que no se aplicó en principio a la Unión Soviética —todavía no existía— sino a la que luego sería uno de sus Estados parte más importante, la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. La Constitución de 1977 convalidó la propiedad socialista de los medios de producción y el manejo centralizado y planificado de la economía, haciendo explícito sin embargo que esto se complementaba con un marco de independencia para cada empresa, cooperativa u otra organización, lo que aumentó el poder de los jefes administradores de las empresas, agudizando las diferencias salariales entre obreros y burócratas.

De todos modos, durante el gobierno de Mijaíl Gorbachov una serie de reformas a la Constitución en el marco de la llamada Perestroika cambió radicalmente los artículos relativos a la economía para facilitar el tránsito hacia una economía de mercado.

Véase tambiénEditar