La cordina (del griego, chordē, cuerda) es una proteína celular que funciona como antagonista de la proteína morfogénica ósea. Está compuesta por cuatro dominios serina de pequeño tamaño cuya función aún se desconoce. La cordina fue descubierta en la rana africana de uñas como una proteína clave para la dorsalización de los tejidos en los primeros estadios embrionarios.[1]​ La cordina es un polipéptido de 941 aminoácidos y de 120 kDa de longitud.[2]​ Ejerce su función en la dorsalización embrionaria al unirse a proteínas ubicadas en el extremo ventral del animal, incluyendo la proteína BMP que es miembro de la superfamilia de proteínas TGF-beta.[3]​ Es probable que cumpla un papel molecular en la organogénesis. Se han identificado cinco isoformas de esta proteína sintetizados por el proceso celular de empalme alternativo.[4]​ En humanos, la cordina es codificada por el gen CHRD.[5]

Dominio CHRD
Identificadores
Símbolo CHRD
Pfam PF07452
InterPro IPR010895
SMART SM00754
PROSITE PS50933
Estructuras disponibles
PDB Buscar ortólogos: PDBe, RCSB
Identificadores
Símbolo 1949
Identificadores
externos
Locus Cr. 3 q27
Ortólogos
Especies
Humano Ratón
Entrez
8646
UniProt
Q9H2X0 n/a
RefSeq
(ARNm)
NM_003741 n/a

FunciónEditar

La cordina modula la bioactividad de «morfogenes», que son señales que funcionan como factores de crecimiento y diferenciación celular implicados en el establecimiento de patrones específicos en la arquitectura de órganos y tejidos.[6]​ En ratones en desarrollo embrionario donde la cordina y otra proteína llamada nogina están ausentes, el animal practimanete carece de cabeza. Es de interés que cuando estos ratones solo tienen ausente la nogina, solo se aprecian errores leves en el desarrollo de la cabeza del animal.[7]​ Se ha demostrado que la cordina es esencial para el desarrollo del prosencéfalo. En ratones, la cordina se expresa en el nodo embrionario más no en el endodermo ventral.[8]

La cordina también participa en la gastrulación de especies de aves. Se expresa en las células del saco de Koller, el cual forma las células anteriores de la línea primitiva, una estructura clave en el desarrollo de esta etapa embrionaria.[9]

ReferenciasEditar

  1. Sasai Y, Lu B, Steinbeisser H, Geissert D, Gont LK, De Robertis EM (diciembre de 1994). «Xenopus chordin: a novel dorsalizing factor activated by organizer-specific homeobox genes». Cell 79 (5): 779-90. PMC 3082463. PMID 8001117. doi:10.1016/0092-8674(94)90068-X. 
  2. Larraín J, Bachiller D, Lu B, Agius E, Piccolo S, De Robertis EM (febrero de 2000). «BMP-binding modules in chordin: a model for signalling regulation in the extracellular space». Development 127 (4): 821-30. PMC 2280033. PMID 10648240. 
  3. Pappano WN, Scott IC, Clark TG, Eddy RL, Shows TB, Greenspan DS (septiembre de 1998). «Coding sequence and expression patterns of mouse chordin and mapping of the cognate mouse chrd and human CHRD genes». Genomics 52 (2): 236-9. PMID 9782094. doi:10.1006/geno.1998.5474. 
  4. Millet C, Lemaire P, Orsetti B, Guglielmi P, François V (agosto de 2001). «The human chordin gene encodes several differentially expressed spliced variants with distinct BMP opposing activities». Mech. Dev. 106 (1–2): 85-96. PMID 11472837. doi:10.1016/S0925-4773(01)00423-3. 
  5. Smith M, Herrell S, Lusher M, Lako L, Simpson C, Wiestner A, Skoda R, Ireland M, Strachan T (1999). «Genomic organisation of the human chordin gene and mutation screening of candidate Cornelia de Lange syndrome genes». Hum. Genet. 105 (1–2): 104-11. PMID 10480362. doi:10.1007/s004390051070. 
  6. Munévar Niño, Juan Carlos, Becerra Calixto, Andrea del Pilar, & Bermúdez Olaya, Claudia. (2008). Aspectos celulares y moleculares de las células madres involucrados en la regeneración de tejidos con aplicaciones en la práctica clínica odontológica Acta Odontológica Venezolana, 46(3), 361-369. Recuperado en 17 de diciembre de 2015
  7. Harris WA, Sanes DH, Reh TA (2011). Development of the Nervous System (Third edición). Boston: Academic Press. p. 15. ISBN 0-12-374539-X. 
  8. Bachiller D, Klingensmith J, Kemp C, Belo JA, Anderson RM, May SR, McMahon JA, McMahon AP, Harland RM, Rossant J, De Robertis EM (febrero de 2000). «The organizer factors Chordin and Noggin are required for mouse forebrain development». Nature 403 (6770): 658-61. PMID 10688202. doi:10.1038/35001072. 
  9. Vasiev, B; Balter, A; Chaplain, M; Glazier, JA; Weijer, CJ (2010). «Modeling gastrulation in the chick embryo: formation of the primitive streak». PLOS ONE 5: e10571. PMC 2868022. PMID 20485500. doi:10.1371/journal.pone.0010571.