Coronilla de Nuestra Señora de las Lágrimas

Devoción católica

La Coronilla de Nuestra Señora de las Lágrimas, también llamada de Coronilla de las Lágrimas de María o Rosario de las Lágrimas, es una devoción religiosa católica basada en las apariciones que la Hermana Amalia de Jesús Flagelado (1901-1977) recibió de Jesucristo y de María Santísima.[1]​ Esta devoción mariana consiste en la recitación de un conjunto de jaculatorias dictadas por Jesús y rezadas a través del uso de un rosario similar al de la Coronilla de Nuestra Señora de los Dolores.

Nuestra Señora de las Lágrimas según la aparición recibida por la Hermana Amalia en Campinas.

HistoriaEditar

 
Sor Amalia de Jesús Flagelado fue la vidente a quien Jesús reveló las oraciones de la Coronilla de Nuestra Señora de las Lágrimas.

Fue en el Instituto de las Hermanas Misioneras de Jesús Crucificado, fundado por Don Francisco de Campos Barreto, Obispo de Campinas, y Madre María Villac, que vivió la Hermana Amalia de Jesús Flagelado (en el bautismo, Amalia Aguirre), la religiosa española agraciada en su cuerpo con el fenómeno de los sagrados estigmas de Nuestro Señor Jesucristo y aun con innumerables apariciones marianas. Esta religiosa formó parte del grupo de las primeras monjas y fue cofundadora del Instituto, habiendo hecho sus votos perpetuos el 8 de diciembre de 1931.[2]

En la década de 1930, en la ciudad de Campinas, en el Estado de São Paulo, en Brasil, la Virgen María y su propio hijo, Jesucristo, habrán aparecido varias veces a la Sierva de Dios Hermana Amalia de Jesús Flagelado, comunicándole muchos mensajes con llamamientos de oración, de sacrificio y de penitencia. La Santísima Virgen María se presentó como Nuestra Señora de las Lágrimas y le entregó la Coronilla (o Rosario) de Sus Lágrimas.[3]

El 8 de abril de 1930, Nuestra Señora reveló también a la Hermana Amalia una nueva medalla milagrosa, la medalla de la evocación a sus lágrimas, y le pidió que, conjuntamente con la Coronilla (o el Rosario), la difundiera por todo el mundo, pues a través de esa misma medalla se darían muchos prodigios, un gran número de conversiones y muchas almas serían salvas.[4][5]​ Por orden de la Madre de Dios, la medalla trae la imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas entregando la Coronilla (o el Rosario) de las Lágrimas a la Hermana Amalia, exactamente como sucedió en la aparición del 8 de marzo de 1930, con las palabras alrededor: "¡Oh Virgen Dolorosísima, Vuestras Lágrimas derribaron el imperio infernal!", y en el verso, la medalla trae la imagen de Jesús Maniatado (es decir, atado durante su Pasión) con las siguientes palabras: "¡Por Vuestra mansedumbre divina, oh Jesús Maniatado, salvad al mundo del error que lo amenaza!".[6][7]

Aunque la Hermana Amalia de Jesús Flagelado, desde el año 1934, ha logrado divulgar la Coronilla y la Medalla de las Lágrimas de María, y esa devoción ha llegado incluso a algunos países extranjeros, esa obra de salvación proveniente de la Madre de Dios permaneció durante varias décadas casi desconocida. Ya a principios del siglo XXI, y después de varios años de búsqueda de información, de un estudio riguroso de los recursos documentales existentes y de la recopilación y análisis de diversos testimonios personales, el misionero católico portugués Renato Carrasquinho se dedicó a recopilar todos los escritos y a los mensajes originales revelados a la Hermana Amalia, y luego él reconstruyó biográficamente la vida de esta religiosa con total rigor.[8]​ El 13 de mayo de 2017, en pleno centenario evocativo de las apariciones de Fátima, en Portugal, y que precedieron a las apariciones que tuvieron lugar en Campinas, Brasil, con el deseo de dar una respuesta más eficaz a estos llamados de Cristo y de la Santísima Virgen, él mismo fundó, con representación en todo el mundo, la asociación de fieles católicos titulada Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.

La recitación de la Coronilla (o el Rosario) de las Lágrimas de MaríaEditar

La Coronilla de Nuestra Señora de las Lágrimas se reza a cualquier hora del día, siempre meditando en la Pasión de Cristo, en los Dolores y en las Lágrimas de la Virgen María, y usando un rosario que incluya 49 cuentas blancas, divididas en grupos de siete, por siete cuentas igualmente blancas. Es, por tanto, similar a la Corona de los Dolores de María, aunque de diferente color. Debe contener tres cuentas finales más y una medalla con la imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas – en un lado – y la imagen de Jesús Maniatado – en el otro. La medalla es parte esencial de esta Coronilla, y debe ser exactamente igual a la que la Madre de Dios le reveló a la Hermana Amalia, en Campinas, el 8 de abril de 1930.[9]

Oración inicial:

Hemos aquí a Vuestros pies, oh dulcísimo Jesús Crucificado, para Os ofrecer las Lágrimas de Aquella que, con tanto amor, Os acompañó en el Camino Doloroso del Calvario. Haced, oh Buen Maestro, que nosotros sepamos aprovechar la lección que ellas nos dan para que, en la Tierra, realizando Vuestra Santísima Voluntad, podamos, un día, en el Cielo, Os alabar por toda la eternidad. Amén.

En las cuentas blancas (que separan los grupos de 7):

Ved, oh Jesús, que son las Lágrimas de Aquella que más Os amó en la Tierra y que más Os ama en el Cielo.

En las cuentas blancas (grupos de 7):

Jesús mío, oíd nuestros ruegos por las Lágrimas de Vuestra Madre Santísima.

En las tres cuentas blancas finales, se repite tres veces:

Ved, oh Jesús, que son las Lágrimas de Aquella que más Os amó en la Tierra y que más Os ama en el Cielo.

Oración final:

Virgen Santísima y Madre de los Dolores, nosotros Os pedimos que juntéis Vuestros ruegos a los nuestros a fin de que Jesús, Vuestro Divino Hijo, a quien nos dirigimos en nombre de Vuestras Lágrimas de Madre, oiga nuestras plegarias y nos conceda, con las gracias que deseamos, la corona de la vida eterna. Amén.

Jaculatorias finales (antes de besar la medalla):

¡Por Vuestra mansedumbre divina, oh Jesús Maniatado, salvad el mundo del error que lo amenaza!
¡Oh Virgen Dolorosísima, Vuestras Lágrimas derribaron el imperio infernal!

La «Gran Promesa» de JesúsEditar

En Sus apariciones y revelaciones a la Hermana Amalia de Jesús Flagelado, Jesús le presentó una gran y prodigiosa promesa:

«Hija Mía: lo que los hombres Me piden por las Lágrimas de Mi Madre, Yo amorosamente concedo.»[10]

Aprobaciones eclesiásticasEditar

La devoción de la Coronilla (o Rosario) de Nuestra Señora de las Lágrimas, compuesta por las oraciones dictadas por Jesús en Su aparición a la Hermana Amalia, rápidamente obtuvo la aprobación oficial de innumerables autoridades eclesiásticas en cómo, desde el punto de vista moral y doctrinal, esta podría ser divulgada – con la concesión del Nihil obstat ('nada se opone') y del Imprimatur ('puede imprimirse'). El permiso, o autorización formal, fue concedido por:

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Renato Carrasquinho; Nuestra Señora de las Lágrimas: Apariciones, Mensajes y Devoción. Edición: Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.
  2. Revelación y promesas de las Lágrimas de Nuestra Señora in TearLove.org
  3. Coronilla de las Lágrimas de María in TearLove.org
  4. Revelación y promesas de las Lágrimas de Nuestra Señora in TearLove.org
  5. Las Apariciones, la Coronilla y la Medalla de las Lágrimas de María in Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas – Web oficial
  6. As Aparições, a Coroa e a Medalha das Lágrimas de Maria in Apostolado Internacional de Nossa Senhora das Lágrimas – Site oficial
  7. Nossa Senhora das Lágrimas. Edições Rainha Vitoriosa do Mundo, 2012. 114 pp.
  8. Libro de Nuestra Señora de las Lágrimas in Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas – Web oficial
  9. Renato Carrasquinho; Devocionario de Nuestra Señora de las Lágrimas. Edición: Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.
  10. De acuerdo con las memorias de Hermana Amália, esta promesa fue dada por Jesús el 8 de noviembre de 1929. Cf. Renato Carrasquinho; 'Nuestra Señora de las Lágrimas: Apariciones, Mensajes y Devoción. Edición: Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.

BibliografíaEditar

  • Renato Carrasquinho; Nuestra Señora de las Lágrimas: Apariciones, Mensajes y Devoción. Edición: Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.
  • Renato Carrasquinho; Devocionario de Nuestra Señora de las Lágrimas. Edición: Apostolado Internacional de Nuestra Señora de las Lágrimas.
  • Nossa Senhora das Lágrimas. Edições Rainha Vitoriosa do Mundo, 2012. 114 pp.

Enlaces externosEditar