Abrir menú principal

El cortejo es la selección y atracción de una persona a otra con el fin de establecer una relación íntima, la cual suele implicar amor, sexo, compromiso, cohabitación, matrimonio o reproducción.[1]​ El cortejo sexual es llevado a cabo por muchas especies animales; también incluye al hombre, y su durabilidad es muy variada entre las mismas.

Índice

Tradiciones relacionadas con el cortejoEditar

Mientras que la cita suele ser algo netamente ocasional en la mayoría de las culturas occidentales, en muchas sociedades tradicionales, el cortejo es una actividad estructurada con reglas muy específicas y formales. En algunas sociedades, los padres o la comunidad eligen potenciales compañeros para sus hijos o miembros de dichas comunidades respectivamente. En Japón, existe un tipo de cortejo llamado «ommiada» con esas características, en el cual los padres pagan a un experto para ayudarles a elegir compañeros potenciales para sus hijos. Si la pareja acepta, se realiza un encuentro formal en el que el experto y frecuentemente los padres están presentes. Después de unos pocos encuentros, la pareja debe decidir si casarse o no.

En algunas culturas, el cortejo es abolido por la práctica del matrimonio arreglado, en el que los compañeros para las personas jóvenes son elegidos típicamente por sus padres.

CitasEditar

En las sociedades occidentales, una cita es una ocasión en la que uno socializa con un potencial amante o esposo/a. También podría definirse como un encuentro programado entre dos personas con interés mutuo, en el cual los dos individuos se comunican y participan de actividades sociales fuera del horario de sus obligaciones cotidianas, tales como la escuela o el trabajo. En este sentido, el propósito de una cita es conocerse y decidir si quieren establecer una relación de noviazgo.

Durante las citas, las personas exploran la personalidad del otro, para descubrir si son compatibles y si podrían sostener una relación. Frecuentemente, si los individuos descubren que su compatibilidad es pobre o baja, la relación se termina. La información sobre la otra persona que se busca más a menudo incluye actitudes; carácter e integridad; etapa de crecimiento personal; expectativas; orígenes familiares, culturales y sociales; edad; hábitos; intereses; madurez; filosofía personal; preferencias y prioridades; opiniones políticas y religiosas; opiniones sobre el sexo, el matrimonio y los hijos; maneras de comunicarse; y situación económica.

Por lo general, en una cita las personas tratan de mostrar sus mejores cualidades, tener un buen comportamiento y hacer cualquier cosa que crean atractiva para el otro individuo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar