Abrir menú principal

El crédito territorial es una modalidad de producto financiero que, en esencia, se caracteriza por la clase de garantía con la que se asegura la devolución del préstamo o crédito al acreedor, que normalmente es una entidad de crédito (banco, caja de ahorros, cooperativa de crédito, o sociedad de crédito hipotecario). Y esa clase de garantía tiene que ser de naturaleza real, una garantía real (normalmente hipoteca), y recaer sobre bienes inmuebles, como fincas rústicas y urbanas, terrenos, viviendas, locales, naves industriales, etc., incluso fincas especiales (como, por ejemplo, el derecho de superficie o el aprovechamiento urbanístico).

El crédito territorial puede presentarse de forma aislada en el mercado financiero y bancario, o hacerlo dentro de unos perfiles regulatorios entre los cuales se originan sus propios canales de contratación y comercialización y su mercado especial (el llamado mercado hipotecario), que responde a sus propias claves y se mueve dentro de una reglamentación especial, también propia.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar