Crisis de Danzig

La Crisis de Danzig fue una crisis diplomática que precedió inmediatamente a la Segunda Guerra Mundial.

Crisis de Danzig
Parte de la Invasión alemana de Polonia
Flag of Poland.svg
Flag of Germany (1935–1945).svg
Location Free City of Danzig 1923.png
Alemania nazi reclamaba la anexión de la Ciudad libre de Dánzig a su territorio, Danzing estaba bajo protección de la Segunda República Polaca.
Fecha 28 de abril de 1939 - 1 de septiembre de 1939
(126 días)
Jurisdicción/es Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Alemania nazi Alemania nazi
Hechos más relevantes Inicio de la Segunda Guerra Mundial con la invasión alemana a Polonia.
Entidades enfrentadas
Bandera de Polonia Polonia
Danzig
Bandera de Alemania nazi Alemania nazi
Representantes
Bandera de Polonia Ignacy Mościcki Bandera de Alemania nazi Adolf Hitler
Posiciones internacionales
Bandera de Reino Unido Reino Unido
Bandera de Francia Francia
Neutrales
Bandera de Italia Italia
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
(desde el 23 de agosto)

La Alemania nazi, incumpliendo el Tratado de Versalles de 1919, había conseguido la remilitarización de Renania y había llevado a cabo una política expansionista con la anexión de Austria, los Sudetes, Bohemia y Moravia, mientras las democracias occidentales llevaban a cabo el principio de no intervención.

La demanda de Danzig, la última reivindicación irredentista que Hitler exigió, generó un conflicto entre Alemania y Polonia. Previendo que Hitler invadiría también Polonia, Francia y el Reino Unido se posicionaron como aliados militares de Polonia. Tras la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, estos dos países declararon la guerra a Alemania. En este caso, fracasó la política de apaciguamiento.

HistoriaEditar

 
El corredor polaco y la ciudad de Danzig.

En el Tratado de Versalles de 1919 se creó una salida al mar Báltico para Polonia, el corredor polaco, y la ciudad libre de Danzig, administrada por la Sociedad de Naciones y como un protectorado de Polonia. Prusia Oriental quedó aislada del resto del territorio de Alemania por vía terrestre.

El 26 de enero de 1934 se firmó el pacto de no agresión germano-polaco entre la Alemania nazi y el régimen del mariscal polaco Józef Piłsudski.[1]

El 7 de marzo de 1936 Hitler remilitarizó Renania, incumpliendo el Tratado de Versalles de 1919, donde se prohibía enviar tropas a esta región fronteriza con Francia y Bélgica.

El 12 de marzo de 1938 la Alemania nazi se anexionó Austria, lo que se conoció como el Anschluss.

El 30 de septiembre de 1938 Hitler firmó los Acuerdos de Múnich con el primer ministro británico Arthur Neville Chamberlain y el presidente francés Édouard Daladier, por los que Alemania se anexionó los Sudetes, antes pertenecientes a Checoslovaquia, entre el 1 y el 10 de octubre.

El 24 de octubre de 1938 el ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Joachim von Ribbentrop, se reunió con el embajador polaco en Alemania, Józef Lipski, para proponerle un acuerdo: que Danzig volviera a ser alemana y se estableciesen unas vías de comunicación con Prusia Oriental. A cambio, a Polonia se le concedería una salida al mar en Danzig. Si Polonia aceptaba, Alemania se comprometería a aceptar la frontera entre Alemania y Polonia como invariable y se firmaría un Pacto Anti-Komintern. El 19 de noviembre Lipski regresó con la respuesta polaca a la propuesta alemana, que aceptaba vías de comunicación extraterritoriales con Prusia Oriental pero se negaba a la entrega de Danzig.[2]

El 5 de enero de 1939 el ministro de Asuntos Exteriores Józef Beck se reunió con Hitler, que intentó mostrarse amable con Polonia pero insistió en la cuestión de Danzig y pidió a Polonia una política más anti-rusa.[2]

Lituania se había anexionado el Territorio de Memel tras la derrota del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial, en 1918.[2]​ El 20 de marzo de 1939 Alemania obligó a Lituania a entregarle este territorio o enfrentarse a una guerra. Lituania aceptó y Alemania se anexionó Memel el 22 de marzo.

El 26 de marzo de 1939 los polacos contestaron que la cuestión de Danzig no era negociable y rechazaron la extraterritorialidad de las comunicaciones con Prusia Oriental.[2]​ El ejército polaco tomó los alrededores de Danzig por temor a un ataque del acorazado alemán Deutschland.[2]

El Reino Unido, ante esto, hizo la propuesta de crear un sistema de ayuda mutua con Francia, Polonia y Rusia ante la invasión de cualquiera de estos países por Alemania. Francia y Rusia estaban de acuerdo con el acuerdo, pero Polonia dijo que un acuerdo con la Rusia soviética provocaría la intervención de Alemania. A cambio, propuso la firma de un acuerdo anglo-polaco. El 27 de marzo de 1939, el Reino Unido se comprometió a ayudar a Polonia o a Rumanía ante cualquier invasión.[2]

En marzo de 1939 Alemania incumplió los Acuerdos de Múnich y ocupó también Bohemia y Moravia, en Checoslovaquia.[3]

El 1 de abril de 1939 finalizó la Guerra Civil Española, en la cual el bando nacional, antimarxista, había recibido ayuda de la Legión Cóndor de Alemania contra el Frente Popular, que había recibido ayuda de la Unión Soviética.

El 5 de abril Alemania dio por terminada las discusiones con Polonia y dijo que no habría más ofertas.[2]

El 30 de marzo, entre los rumores cada vez más fuertes de un ataque alemán contra Polonia, el primer ministro británico Chamberlain indicó que actuarían con toda contundencia si Alemania atacaba y Francia también se unió al acuerdo.[2]

El 14 de abril el presidente Franklin D. Roosevelt escribió a Hitler solicitándole una garantía de no atacar durante al menos diez años a los siguientes países: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Suecia, Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Gran Bretaña e Irlanda, Francia, Portugal, España, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Polonia, Hungría, Rumania, Yugoslavia, Rusia, Bulgaria, Grecia, Turquía, Irak, las Arabias, Siria, Palestina, Egipto e Irán.[4]

El 28 de abril Hitler rechazó cualquier indicación por parte de Estados Unidos, al que acusó de belicismo por haber participado en otros conflictos, y dijo que esos países que él citaba no se consideraban amenazados por Alemania.[2]

Ese mismo día, Hitler volvió a pedir Danzig y la construcción de una línea de ferrocarril y una carretera para comunicar Berlín con Königsberg, en la Prusia Oriental, a través del corredor polaco. Polonia permitió la construcción de la carretera pero se negó a entregar la ciudad.[5]

El 23 de julio de 1939 el pacifista y nacionalista indio Mahatma Gandhi le escribió una carta a Hitler pidiéndole la paz, pero no obtuvo respuesta.[6]

Stalin, líder de la Rusia soviética, decidió iniciar negociaciones por un lado con el Reino Unido y Francia y por otro con Alemania. Polonia se negaba a que entrasen tropas rusas en su territorio para su defensa. Para negociar mejor con Alemania, Stalin cesó como ministro de Asuntos Exteriores a Maksim Litvínov, que había establecido relaciones con Occidente y tenía ascendencia judía, y nombró para este cargo a Viacheslav Molotov.[2]​ Aunque Hitler consideraba enemigos a los comunistas, como también se consideraba contrario a otros países, estaba dispuesto a firmar un acuerdo con ellos para derrotar a los otros primero.[2]​ El 23 de agosto de 1939 la Unión Soviética y la Alemania nazi firmaron el Pacto Ribbentrop-Molotov, como un acuerdo de no agresión.

En su testamento político, Hitler dijo que el 29 de agosto de 1939 le había sugerido al embajador británico en Berlín una solución para el problema germano-polaco similar a la adoptada para el Sarre, administrado por la Sociedad de Naciones tras el Tratado de Versalles de 1919 y culpó al judaísmo internacional de desear la guerra:

Tan sólo tres días antes del estallido de la guerra germano-polaca, le sugerí el embajador británico en Berlín una solución para el problema alemán similar a la adoptada para el distrito de Saar, bajo control internacional. Tampoco esa oferta se puede negar. Su rechazo se debió únicamente a que las personas que tienen una influencia decisiva en la política británica deseaban la guerra, en parte porque esperaban ventajas comerciales, en parte por la influencia de la propaganda organizada por los judíos internacionales
Testamento político de Hitler. Berlín. 29 de abril de 1945.

Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939 y el Reino Unido y Francia declararon la guerra a Alemania el 3 de septiembre.[3]

ReferenciasEditar

  1. Cienciala, Anna (1967). «The Significance Of The Declaration Of Nonagression Of January 26. 1934». East European Quarterly 1 (1): 1-30. 
  2. a b c d e f g h i j k Javier Niemand (2013). Hitler: la ira y la rabia de una victimización. San Vicente del Raspeig: Ecu. pp. 163-167. ISBN 978-84-15787-71-6. 
  3. a b «Danzig». Enciclopedia del Holocausto. Museo Memorial del Holocausto de Estados Unidos. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  4. [Franklin Roosevelt Administration: Message to Adolf Hitler and Benito Mussolini (April 14, 1939) «Franklin Roosevelt Administration: Message to Adolf Hitler and Benito Mussolini (April 14, 1939)»]. Jewish Virtual Library. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  5. José Manuel Sáiz Álvarez (2009). «CBA a la Danzig en la triciudad (trójmiasto) polaca. Una reflexión histórico-económica». España y la Europa oriental: tan lejos, tan cerca: 579. ISBN 9788437076157. 
  6. Francesc Cardona (2018). «Por la senda de Gandhi: Su vida, sus ideas y su legado». Plutón. ISBN 978-84-17477-55-4.