Abrir menú principal

Death Wish

película de 1974 dirigida por Michael Winner

Death Wish (titulada El justiciero de la ciudad en España y El vengador anónimo en Hispanoamérica) es una película estadounidense de suspense de 1974 dirigida por Michael Winner y protagonizada por Charles Bronson. El éxito de esta primera entrega permitió el inicio de una serie de hasta cinco películas, todas ellas protagonizadas por Charles Bronson.

ArgumentoEditar

Paul Kersey (Charles Bronson) es un arquitecto que lleva una vida tranquila. Está felizmente casado con su esposa, Joanna Kersey (Hope Lange), con la que ha tenido una hija, Carol Anne (Kathleen Tolan). Un día en que Joanna y Carol Anne hacen unas compras en un supermercado de su localidad, tres delincuentes entran en el establecimiento y empiezan a tener un comportamiento irrespetuoso. Aun así, se guardan de cometer actos delictivos y pagan los pocos productos que han venido a buscar, por lo que el guardia de seguridad del supermercado deja que se marchen. Mientras tanto Joanna le pide a un empleado del supermercado que le entregue sus compras a domicilio. Antes de irse del supermercado, los delincuentes aprovechan para descubrir la dirección del domicilio de Joanna y Carol Anne consultando el cupón que el personal del supermercado ha dejado en la caja de cartón en la que se encuentran las compras de las dos mujeres. A partir de entonces deciden seguirlas y una vez en el apartamento de los Kersey se ponen a buscar dinero, pero sólo encuentran siete dólares. Los delincuentes a continuación violan a Carol Anne y golpean a Joanna. El yerno de Paul Kersey, Jack Toby (Steven Keats), llama a su suegro para decirle que Joanna y Carol Anne están en el hospital. Paul llega al hospital y después de esperar con impaciencia, un médico le dice que su esposa ha muerto. La policía le informa de que hay muy pocas probabilidaddes de que se pueda proceder a la identificación y la detención de los criminales.

Al día siguiente, el jefe de Kersey lo envía a Tucson, Arizona, para cumplir con un cliente, Ames Jainchill (Stuart Margolin). Paul es testigo de un simulacro de tiroteo en Old Tucson, una ciudad reconstruida utilizada como decorado de cine. En un club de tiro, Ames se impresiona cuando Kersey dispara con una precisión perfecta de tiro al blanco. Éste revela que fue un objetor de conciencia durante la Guerra de Corea y que sirvió a su país como enfermero de combate. Ames le entrega un obsequio en el aeropuerto.

De vuelta a Nueva York, Paul Kersey se entera de que su hija está en estado catatónico por culpa de la agresión que sufrió. Más tarde Paul abre el regalo de Ames y descubre que se trata de un revólver niquelado. Kersey guarda el arma en su abrigo y sale a dar una vuelta. Se encuentra con un asaltante que intenta robarle armado con una pistola. Kersey le dispara. Impresionado porque acaba de matar a un ser humano, Kersey vomita. Pero su venganza sigue a la noche siguiente, cuando dispara a tres hombres más que están robando a un anciano indefenso en un callejón.

Unas noches más tarde, dos asaltantes ven a Paul en el subterráneo. Intentan robarle pero Kersey los mata a tiros. Kersey se interna en un área próxima a Harlem, donde es seguido por dos matones. Una vez más un intento de robo; Kersey le dispara a uno pero el otro se las arregla para apuñalarlo en el hombro. El que lo apuñaló se escapa herido, pero muere en un hospital.

El teniente de policía Frank Ochoa (Vincent Gardenia) investiga los asesinatos del desconocido. Su investigación se reduce a una lista de hombres que han tenido recientemente un miembro de su familia asesinado por asaltantes y que son veteranos de guerra. La gente, por su parte, está feliz de que alguien esté haciendo algo contra el crimen. Ochoa pronto sospecha de Kersey. Está a punto de hacer un arresto cuando el fiscal del distrito (Fred J. Scollay) interviene y le dice a Ochoa que lo deje suelto. Paul Kersey dispara dos veces más antes de ser herido por un atracador. Hospitalizado, Ochoa le exige irse de Nueva York, de forma permanente. Paul Kersey acepta y responde: "al ponerse el sol".

Paul Kersey llega a la estación de Chicago en tren. Al ser recibido por un representante de la empresa, se da cuenta de que un grupo de delincuentes están acosando a una mujer. Se disculpa y ayuda a la mujer. Los delincuentes le hacen gestos obscenos. Kersey apunta con su mano derecha simulando un arma contra ellos y sonríe.

RepartoEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar