Desolación

libro de poesía

Desolación es el texto de la producción literaria de Gabriela Mistral, donde comunica su sentimiento interior reflejado en cada uno de los poemas. Su primera edición apareció en Nueva York (Estados Unidos) en el año 1922 y contó con el decidido apoyo de amigos y admiradores de la poetisa, liderados por el crítico literario español Federico de Onís. Gabriela Mistral dedicó esta edición a Juana de Aguirre y a Pedro Aguirre Cerda, este último, figura esencial en la trayectoria de la escritora. En 1923 y bajo el alero de Editorial Nascimiento, Desolación fue publicado en Chile.

Desolación Ver y modificar los datos en Wikidata
de Gabriela Mistral Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
Edición original en español Ver y modificar los datos en Wikidata
Editorial Instituto de las Españas
Ciudad Nueva York
País Estados Unidos y Chile Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1922 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto original Desolación, de Gabriela Mistral en Wikisource
Serie
Desolación Ver y modificar los datos en Wikidata

La belleza y originalidad de la poesía de Desolación fue mérito suficiente para que la hasta ese momento desconocida y joven poeta chilena, fuera tempranamente reconocida a nivel internacional. A partir de Desolación, Gabriela Mistral emergió como una de las más promisorias escritoras latinoamericanas de la primera mitad del siglo XX.

Desolación constaba originalmente de cinco secciones: "Vida", "Escuela", "Infantiles", "Dolor" y "Naturaleza". En la edición chilena fue corregida y aumentada agregándose dos secciones más: "Prosa" y "Prosa Escolares y Cuentos". En la sección "Dolor" Gabriela Mistral incluyó "Los Sonetos de la Muerte", poema con el cual ganó los Juegos Florales de 1914.

Son múltiples los encomios públicos que recibió Desolación. Por ejemplo, Volodia Teitelboim sostuvo: "Desolación es el libro capital de la poesía latinoamericana del siglo XX y uno de los más singularmente trágicos" (Teitelboim, Volodia. Gabriela Mistral pública y secreta, p. 151). Mientras que para Julio Saavedra, Desolación "no es, pues, un libro de versos como hay tantos, sin materia dramática. Al revés, su lirismo hunde las raíces en una tragedia vivida y en los sentimientos derivados. No es producto de la imaginación servida por una sensibilidad feliz; es la sensibilidad misma de una neurosis, exteriorizada casi sin imaginación: es poesía y no es arte de artífice" (Saavedra, Julio. Estudio crítico y biográfico, p. XXXIX).

ReferenciaEditar