Abrir menú principal

La discriminación institucionalizada o discriminación institucional se refiere al trato injusto y discriminatorio de un individuo o grupo por una sociedad y sus instituciones.Se trata de un sesgo intencionado o involuntario basado en creencias estereotípicas (como sexistas o racistas) compartidas por la mayoría de una sociedad.[1]

Tal discriminación se codifica en los procedimientos administrativos, políticas, leyes u objetivos de las propias instituciones. Entre los efectos de la discriminación institucional están unos mayores índices de suicidio, de pobreza o de acceso a la salud entre la población afectada.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Aronson, E., Wilson, T. D., & Akert, R. M. (2010). Social Psychology (7th edition). New York: Pearson.