Abrir menú principal

Discusión:Parlamentarismo

Hay muchos errores en esta página. Señalo algunos:


"es un sistema de gobierno en el que la elección del gobierno (poder ejecutivo) emana del parlamento (poder legislativo)"

Es la primera definición del artículo, cuando no es un rasgo común a todos los sistemas parlamentarios.


"Las primeras noticias de asambleas electas con poder ejecutivo remiten a la antigüedad clásica, en concreto a las ciudades-estado de Grecia, donde la democracia ateniense es el ejemplo de democracia parlamentaria más extremo conocido –dado que todos los ciudadanos formaban parte del Parlamento"

Ignoro si el error viene de la traducción del artículo al castellano. Un parlamento es un órgano representativo, es decir, un espacio para representantes políticos. Un "parlamento" conformado por todos los ciudadanos no es, por tanto, parlamento, sino asamblea. Los movimientos asamblearios son muy distintos y en ocasiones contrarios al parlamentarismo, ya que rechazan el sistema de representantes. Así pues, el parlamentarismo no encuentra su origen en la democracia ateniense, sino en la república romana, más concretamente en la institución del Senado.


La confusión entre "parlamento" y "asamblea" es continua en el artículo, así como los conceptos de "parlamentarismo" y "democracia", llegando incluso a decir:

"En el continente europeo se habrá de esperar hasta la Revolución francesa para que se atisbe un modelo de representación democrático-parlamentario similar, que se basa en el contrato social de Rousseau."

De señalar a un parlamentarista entre los ilustrados franceses, sería en todo caso a Montesquieu, cuya propuesta (en pocos Estados respetada) trata de perfeccionar el parlamentarismo ya existente, lejos de teorizar uno nuevo. Muy lejos de este modelo, por su parte, Rousseau dedica no pocos párrafos a atacar al sistema parlamentario como antidemocrático:

"Tan pronto como el servicio público deja de ser la principal preocupación de los ciudadanos, prefiriendo prestar sus bolsas que sus personas, el Estado está próximo a su ruina. Dad dinero y pronto estaréis entre cadenas. La palabra finance es palabra de esclavos; resulta desconocida en la ciudad. Desde que al tratarse de los negocios del Estado haya quien diga: «¿Qué me importa?» Se debe contar el Estado perdido. El entibiamiento del amor por la patria, la actividad del interés privado, la inmensidad de los Estados, las conquistas, los excesos de los gobiernos, han abierto el camino a los representantes del pueblo en las asambleas de la nación. La soberanía no puede ser representada por la misma razón de ser inalienable; consiste esencialmente en la voluntad general, y a la voluntad no se la representa: es una o es otra. Los diputados del pueblo no son ni pueden ser representantes; son únicamente sus comisarios, y no pueden resolver nada en definitiva. Toda ley que el pueblo en persona no ratifica es nula; vale decir, no es una ley. En las antiguas repúblicas, y aun en las monarquías, jamás tuvo el pueblo representantes. Donde el derecho y la libertad lo son todo, los inconvenientes no suponen nada. En aquel pueblo sabio todo ocurría en su justa medida. Habitaba un clima suave, no era codicioso, los trabajos estaban a cargo de los esclavos, su principal ocupación, su permanente meta, era su libertad. Tal era la situación de Esparta. Vosotros, pueblos modernos, no tenéis esclavos, lo sois: habéis pagado su libertad con la vuestra. Sea lo que sea, tan pronto como un pueblo se da representantes deja de ser libre y además de ser pueblo." ("Contrato Social", Capítulo XV, De los diputados o representantes, 1762)


Siendo el Contrato Social el texto teórico fundacional de los movimientos democráticos modernos, cabe distinguir ambas formas de gobierno. Tan es así que el segundo presidente y padre fundador de los EEUU, John Adams, teórico además del parlamentarismo norteamericano, escribe que "la democracia degenera en anarquía" ("Un ensayo de la codicia del hombre por el poder", 1807). De hecho, la lucha moderna por la democracia continuó en Europa incluso tras las reformas del parlamentarismo moderno. En la actualidad, a la tradicional lucha por la democracia directa y el horizontalismo asambleario se unen opciones telemáticas como la "democracia líquida" o "democracia 2.0", mientras que el reformismo parlamentarista trata de hacer valer la separación de poderes e instaurar mecanismos contra la corrupción política, entre otras medidas como las listas abiertas y la limitación de mandato presidencial.

--5.35.207.38 (discusión) 12:32 20 jun 2017 (UTC)

Volver a la página «Parlamentarismo».