Abrir menú principal

Donald Gray Triplett (Forest, Mississippi, EE.UU., 8 de septiembre de 1933[3]​) es el primero de los niños descritos por el psiquiatra Leo Kanner en su artículo de investigación "Autistic disturbances of affective contact" (Trastornos autistas del contacto afectivo)[1]​, y por lo tanto, la primera persona que se considera diagnosticada de Autismo.[2]

Donald Gray Triplett
Donald Triplett.jpg
Información personal
Nacimiento 8 de septiembre de 1933 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Forest, MississippiBandera de Estados Unidos Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Beamon Triplett
Mary Triplett
Educación
Educación Millsaps College de Jackson (Mississippi)Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Educado en
  • Millsaps College Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación banquero
Conocido por Primer niño diagnosticado de autismo[1][2]
Seudónimo Donald T Ver y modificar los datos en Wikidata

Índice

Primeros añosEditar

Hijo de Beamon y Mary Triplett, Donald se mostró desde el principio como un niño profundamente introvertido que no respondía a las sonrisas de sus padres ni respondía a su voz. Hacía un uso peculiar del lenguaje, no jugaba con otros niños y parecía encerrado en un mundo aparte. Junto a ello, Donald empezó a mostrar desde temprano algunas capacidades llamativas: buena memoria secuencial, cantar villancicos que sólo había escuchado una vez (a los 2 años), etc.[2]

Sus padres, ella maestra y él abogado, después de intentar sin éxito que el chico normalizara sus relaciones, lo llevaron en 1937 a una institución estatal de salud mental, donde fue internado según la costumbre de la época para estos casos, pero les fue duro aceptar la separación de su hijo y un año después lo sacaron de allí.[3][2]

En octubre de 1938, acudieron al Hospital Johns Hopkins de Baltimore (Maryland), donde el niño fue examinado por Leo Kanner. Kanner constató que tenía algunos síntomas similares a la esquizofrenia, un trastorno de muy rara ocurrencia en la infancia[4]​, pero no se pronunció acerca del diagnóstico, ya que se dio cuenta de que había claras diferencias con respecto a aquella.[1]

Después de Baltimore, los Triplett regresaron a Mississippi. Allí Donald pasó el resto de su vida.

Graduación y vida adultaEditar

Desde la publicación del artículo de Kanner, el llamado trastorno autista sufrió diversos avatares de la mano de los profesionales e investigadores.

«A partir de entonces, la historia del autismo avanzaría a través de las décadas, con abundantes y variados episodios dramáticos y giros extraños, tanto heroicos como malvados, por parte de investigadores, educadores, activistas y por los propios autistas.»

John Donvan y Caren Zucker, en colaboración especial para BBC Magazine.[2]

Sin embargo, Donald Triplett y su familia permanecieron ajenos a todo ello. Fue matriculado en la escuela local, donde contó con un grupo de maestros y compañeros que no tuvieron inconveniente en aceptar su peculiaridad, y en 1958 se graduó en Filología Francesa en el Millsaps College de Jackson (Mississippi).[3]​ Más tarde, regresó a su aldea donde trabajó en el banco que era propiedad de su familia. Aprendió a conducir y se dedicó en sus ratos libres a viajar por todo el mundo.[3]

LegadoEditar

Contribución al estudio científico del autismoEditar

Donald, junto a otros niños y niñas que estudió Kanner, se convirtió en el detonante que hizo posible la primera descripción científica llevada a cabo sobre esta condición neurológica en 1943,[1][2]​ hoy día referida bajo el término de espectro autista.

Autismo y bullyingEditar

Los niños autistas se encuentran dentro de la población de riesgo más propensa a sufrir acoso escolar, y marginación en la edad adulta. A medida que la sociedad se ha ido sensibilizando con respecto a las diferencias, esta situación parece que ha ido disminuyendo, y sin embargo, en la actualidad, el porcentaje sigue siendo muy elevado: por ejemplo, en España todavía siguen sufriendo acoso escolar casi el 50% de los niños con autismo,[5]​ frente a un 3-11% de casos en niños no afectados (datos según Comunidades Autónomas).[6]

Al hacerse público en 2016, el caso de Triplett ha contribuido a poner de manifiesto cómo el apoyo de la comunidad, empezando por la escuela y terminando por las demás instituciones, es fundamental a la hora de que las personas con rasgos del espectro autista lleven una vida normal e integrada en la sociedad.[2]

ReferenciasEditar

  1. a b c d «Trastornos autistas del contacto afectivo». Trad. de Teresa Sanz Vicario. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  2. a b c d e f g «La conmovedora historia de Donald Grey Triplett, el primer niño diagnosticado con autismo.». BBC Magazine. John Donvan y Caren Zucker. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  3. a b c d «Donald Triplett». Enciclopedia Británica (en inglés). Consultado el 16 de abril de 2018. 
  4. «Esquizofrenia infantil.». Mayo Clinic. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  5. «Acoso escolar y autismo.». www.autismodiario.org. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  6. «Estadísticas de Bullying en España: noviembre 2016-noviembre 2017.». Bullying Sin Fronteras / Bullying Without Borders. Consultado el 16 de abril de 2018.