Elías Calixto Pompa

Elías Calixto Pompa Pompa (Hacienda El Palmar, Guatire,14 de octubre de 1837Caracas, 20 de diciembre de 1887)[1][2]​ fue un poeta, periodista y político venezolano. De formación autodidacta, logró ser diputado de la Asamblea Legislativa por el Distrito Caucagua. Sus padres fueron el coronel Gerónimo Pompa Landaeta (prócer de la Guerra de Independencia) y Doña Gerónima Pompa Prado.

Elías Calixto Pompa
Elias Calixto Pompa.jpg
Información personal
Nacimiento 1837
Bandera de Venezuela Guatire, Venezuela
Fallecimiento 1887
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad Venezolano
Información profesional
Ocupación Poeta, periodista, dramaturgo y político
Años activo Siglo XIX
Cargos ocupados Diputado de Venezuela Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía

Colaboró con los periódicos “El Federalista”, “El Porvenir”, “Diario de Avisos”, “El siglo”, “El Independiente” y “El Fonógrafo”. Durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco, tuvo que salir exiliado a Estados Unidos. Escribió algunas veces bajo el pseudónimo de K-Listo.

Principales obras literariasEditar

Piezas de teatro:

  • Chascos de amor, o, El corazón y la cara (1871)
  • Un duelo Literario, también conocida como La dama de la Careta (1879)
  • Violente
  • Estudia

Libros de compilaciones de versos:

  • Versos de K-Listo (1879)
  • Páginas de diversos colores (1883)

Trabaja

Trabaja, joven, sin cesar trabaja:

la frente honrada que en sudor se moja,

jamás ante otra frente se sonroja,

ni se rinde servil a quien la ultraja.

Tarde la nieve de los años cuaja

sobre quien lejos la indolencia arroja;

su cuerpo al roble por lo fuerte, enoja;

su alma del mundo al lodazal no baja.

El pan que da el trabajo es más sabroso

que la escondida miel que con empeño

liba la abeja en el rosal frondoso.

Si comes ese pan serás tu dueño,

mas si del ocio ruedas al abismo

todos serlo podrán, menos tú mismo.

Elías Calixto Pompa

(soneto incluido en el poemario: 'Versos de K-Listo'

ReferenciasEditar

Trabaja joven, sin cesar trabaja. La frete honrada que, en sudor se moja Jamás ante otra frente se sonroja Ni se rinde servil a quien la ultraja.

Tarde la nieve de los años cuaja Sobre quien, lejos la indolencia arroja; Su cuerpo al roble, por lo fuerte, enoja; Su alma, del vicio, al lodazal no baja.

El bien que da el trabajo es más sabroso Que la escondida miel, que, con empeño Liba la abeja en el rosal frondoso.

Si buscas ese bien, serás tu dueño Mas; si del vicio bajas al abismo Todos serlos podrán menos tú mismo.

Enlaces externosEditar