Abrir menú principal

La emboscada de Porotillo (para los peruanos), combate de Cune o combate de Porotillo (para los ecuatorianos), fue una acción sucedida el 11 de septiembre de 1941, en el marco de la guerra peruano-ecuatoriana, entre un Grupo Peruano de Reconocimiento y tropas ecuatorianas (compuestas por un pelotón del grupo «Yaguachi», una fracción del batallón "Jaramijó" y alícuotas del batallón de ingenieros «Montúfar»", los cuales planificaron la emboscada), concluyendo con el aniquilamiento casi total del Grupo Peruano de Reconocimiento.

Emboscada de Porotillo
Guerra peruano-ecuatoriana
Fecha 11 de septiembre de 1941
Lugar Porotillo, cerca al río Jubones, EcuadorFlag of Ecuador.svg Ecuador
Resultado Aniquilamiento casi total del Grupo Peruano de Reconocimiento.
Beligerantes
Bandera del Perú Ejército del Perú Bandera de Ecuador Ejército del Ecuador
Comandantes
Alfredo Novoa Cava Jorge Maldonado
Unidades militares
2º Pelotón del 2º Escuadrón del Regimiento de caballería Lanceros de Torata Nº 5 Grupo de caballería Yaguachi
Batallón Jaramijó
Batallón de ingenieros Montúfar
Fuerzas en combate
26 hombres (23 miembros del Ejército del Perú y 3 de la Guardia Civil) 50-100 soldados
Bajas
24 muertos
1 prisionero
s/d

Índice

Acciones previasEditar

El 5 de julio de 1941 se produjeron hechos violentos entre las guarniciones peruanas y ecuatorianas, produciéndose un combate que luego se generalizó en todo el frente de Zarumilla, hasta Quebrada Seca. El 31, se acordó la tregua y en la noche se dispuso el alto el fuego. El ejército peruano quedó en posesión del territorio ocupado hasta la margen izquierda del río Jubones, en donde se encontraba la importante localidad de Pasaje.  Allí quedaron de guarnición un escuadrón del Regimiento de Caballería Nº 5 y elementos de la guardia civil, bajo el mando del Capitán Alfredo Novoa Cava.

La emboscadaEditar

El 11 de septiembre a las 13:30 horas, el capitán del ejército peruano Alfredo Novoa Cava por órdenes superiores recibió la misión de realizar un reconocimiento de la margen derecha del río Jubones con un destacamento bajo sus órdenes, con el objetivo de constatar la presencia de tropas ecuatorianas en la parte alta del mencionado río, entre Girón y Santa Isabel, saliendo de Pasaje con dirección a Uzhcurrumi. Conociendo estos movimientos, el teniente coronel ecuatoriano Jorge Maldonado planificó una emboscada.

El 2º Pelotón del 2º Escuadrón del Regimiento de Caballería "Lanceros de Torata" Nro 5, dividido en 3 fracciones (una de vanguardia, media y retaguardia), cruzó el puente Uzhcurrumi. Al llegar al punto llamado Porotillo, cerca de las 11:30 a.m., 2 de las 3 fracciones fueron atacadas de frente y por los flancos con fuego de ametralladora y de fusiles, presentándose en estas numerosas bajas, entre ellas la del Teniente de la Guardia Civil Alipio Ponce Vásquez quien muere en la acción por las ráfagas de las ametralladoras.

El grupo peruano intentó realizar un repliegue para buscar posiciones con mejor protección, pero fue interceptado. En esta acción resultó herido el capitán Novoa.

Novoa ordenó a su sobrino, el sargento segundo Jorge Octavio Novoa Gonzáles, que, con dos hombres, arrojara los cofres de municiones al río. Cuando esta orden estaba cumplida, el resto de los soldados (incluyendo el capitán Novoa) estaban muertos. La acción solo duró 15 minutos.

Como resultado de la emboscada muere el personal peruano militar y policial siguiente:

Nro. Grado Nombre y Apellidos
1 Capitán de Caballería EP Alfredo Novoa Cava
2 Teniente de Caballería EP Luis Reynafarje Hurtado
3 Teniente de Caballería GC Alipio Ponce Vásquez
4 Sargento 1º de Caballería EP Lorenzo Rokovich Minaya
5 Sargento 2º de Caballería EP Salvador Briceño Rojas
5 Cabo de Caballería EP Eleuterio Vélez Paraisaman
7 Cabo de Caballería EP Sixto Marín Rabanal
8 Cabo de Caballería EP Melquiades Quevedo Bardales
9 Soldado de Caballería EP Rosario Morales Cubas
10 Soldado de Caballería EP Victoriano Huaccha Regalado
11 Soldado de Caballería EP Felipe Vásquez Mendoza
12 Soldado de Caballería EP Benigno Sánchez Solórzano
13 Soldado de Caballería EP Carlos Limo Vásquez
14 Soldado de Caballería EP Andrés Rojas Mejía
15 Soldado de Caballería EP Enrique Asián Arbildo
16 Soldado de Caballería EP Guadalupe Licera Montenegro
17 Soldado de Caballería EP Próspero Becerra Apéstegui
18 Soldado de Caballería EP Andrés Colorado Camacho
19 Soldado de Caballería EP Adán Abanto Medina
20 Soldado de Caballería EP Juan Escalante Cachay,
21 Soldado de Caballería EP Octavio Uchillán Mendoza
22 Soldado de Caballería EP Juan Vásquez Jiménez
23 Soldado de Caballería EP Antonio Flores Samamé
24 Guardia de Caballería GC Luis Zumarán Carpio,

Del Grupo Peruano de Reconocimiento se salvaron únicamente los Sargentos Segundos: Jorge Octavio Novoa Gonzáles, del Regimiento de Caballería "Lanceros de Torata" N° 5, y Emiliano Tapia Díaz, de la Guardia Civil, quien luchó utilizando la pistola ametralladora Solothurn que tenía al caer el Teniente Ponce Vásquez, hasta ser dominado y hecho prisionero.

En cuanto al prisionero Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz, fue conducido a Cuenca, Guayaquil y Quito donde permaneció recluido hasta el 2 de diciembre, fecha en que fue liberado junto con otros 2 soldados peruanos que los ecuatorianos habían tomado en el ataque a Panupali, cerca de Piedras.

Los ecuatorianos, sabiendo que la respuesta peruana, tanto por las tropas del sector, como por la aviación, no se haría esperar, abandonan el terreno de la acción.

La muerte de los militares y policías peruanos que realizaban el reconocimiento se produjo después de haberse decretado el cese de fuego.

ConsecuenciasEditar

El sargento Novoa, quien logró alcanzar el río Jubones para luego dirigirse a Pasaje, en un Parte narró lo ocurrido. Como represalia, el mando peruano ordenó ipso facto el bombardeo de Balao, Tenguel y de toda la margen derecha del río Jubones donde había concentraciones de tropas. Además, consideró roto el cese al fuego y ordenó la ocupación de la provincia de Azuay la cual no se llevó a cabo gracias a una intervención diplomática que buscaba evitar la escalada del conflicto en perjuicio de Ecuador.

En la historiografía ecuatoriana esta acción es catalogada como un hecho heroico que supuestamente logró detener el avance del Ejército peruano, no obstante que dicho avance se detuvo cuando ya se había decretado el cese de fuego el 31 de julio de 1941.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar