Enrique Bacigalupo

Enrique Bacigalupo Zapater (Buenos Aires, 1938) es un jurista hispanoargentino, que se desempeñó como magistrado del Tribunal Supremo español, perteneciendo a la sala segunda en lo penal de aquel cuerpo, entre 1987 y 2011. En Argentina se desempeñó como procurador del Tesoro de la Nación durante unos meses entre 1973 y 1974, designado por el presidente Héctor Cámpora.[1]​ Es autor de diversas publicaciones sobre Derecho argentino y español.[2]

Enrique Bacigalupo

Coat of arms of Argentina.svg
Procurador del Tesoro de la Nación Argentina
1973-1973
Presidente Héctor Cámpora
Predecesor Alberto Rodríguez Galán
Sucesor Adalberto Enrique Cozzi

Información personal
Nacimiento 1938 Ver y modificar los datos en Wikidata
Buenos Aires (Argentina) Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Juez, jurista y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Derecho y derecho penal Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones

TrayectoriaEditar

Se graduó en la Universidad de Buenos Aires, donde posteriormente se doctoró en Derecho. En aquellos tiempos militaba en el Movimiento Universitario Reformista, perseguido por la Triple A.[3]​ El contexto de violencia de la década de 1970 en Argentina, lo llevó a exiliarse primero en Alemania, donde dio clases en la Universidad de Bonn, y posteriormente a España, donde se doctoró en Derecho nuevamente, dadas la trabas burocráticas de su título extranjero en aquel país, por la Universidad Complutense de Madrid. Se desempeñó como docente en Derecho Penal y Derecho Constitucional en diversas universidades, sobre todo en sus alma mater, la Complutense de Madrid y la de Buenos Aires, y otras universidades españolas.[4]

Llegó al Tribunal Supremo en 1987 y adquirió notoriedad por causas penales que recayeron en su sala como Sogecable, del cual fue uno de los tres jueces que condenaron a Javier Gómez de Liaño, el caso Filesa y las investigaciones alrededor de los GAL y Felipe González. Dejó su cargo en 2011, cuando cumplió 70 años, para unirse a un bufete de abogados, DLA Piper, y continuar su carrera en el sector privado. Allí destacó en su defensa del futbolista Lionel Messi, acusado de fraude fiscal.[5][6]

Los medios españoles, en sus tiempos de magistrado, lo consideraban parte del ala progresista del cuerpo.[7]

En junio de 2020, el presidente argentino Alberto Fernández lo designó como miembro de una comisión de juristas encargados de la reforma del sistema judicial de aquel país. En su presentación, Fernández lo llamó como su «maestro».[3]

ReferenciasEditar

  1. Campmany, Jaime (16 de marzo de 2002). «El escándalo Bacigalupo». ABC. Consultado el 29 de julio de 2020. 
  2. Costa, Edgardo. «Entrevista con el Dr. Enrique Bacigalupo». Lecciones y Ensayos de la F. Derecho de la Universidad de Buenos Aires (62). Consultado el 29 de julio de 2020. 
  3. a b «Honores, exilio y jubilación de privilegio: quién es Enrique Bacigalupo, el favorito de Fernández dentro del comité de reforma judicial». La Nación. 29 de julio de 2020. Consultado el 29 de julio de 2020. 
  4. Barquín Sanz, Jesús (28 de enero de 2002). «Conversaciones: Enrique Bacigalupo». Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología (4). Consultado el 29 de julio de 2020. 
  5. «Enrique Bacigalupo deja el Supremo para incorporarse a un bufete privado». El Confidencial. 1 de marzo de 2011. Consultado el 29 de julio de 2020. 
  6. «Enrique Bacigalupo, el nuevo juez de Filesa no pedirá 'dedicación' exclusiva». El País. 18 de septiembre de 1995. Consultado el 29 de julio de 2020. 
  7. «Los tres jueces». El País. 13 de octubre de 1999. Consultado el 29 de julio de 2020.