Entidad

algo que existe

En filosofía, una entidad o ente (del latín: ens) es algo que es de alguna manera determinada, o que existe. El término «ente», así como el de ser es muy general y vago, ya que en la historia de la filosofía occidental se ha usado con diversos sentidos.[1]​ Algunos autores recientes proponen una distinción entre los conceptos de ser (el acto de ser) y de ente (lo que es), entre los que están Martin Heidegger[1]​ y Étienne Gilson.[2]

Historia del términoEditar

«Ente» proviene del latín «ens», participio presente neutro del verbo «esse» («ser»). Fue introducido en la lengua filosófica como traducción del vocablo griego «ὄν» (ón), participio del verbo «εἶναι» (que se traslitera  «eînai» y también significa «ser»). Tanto «ὄν» como «ens» se pueden traducir como «algo que es».[1]

El vocablo latino ens fue usado por Quintiliano en Institutiones Oratoriae «Muchos vocablos hay formados de la lengua griega, en lo que se propasó Sergio Flavio, como ens y essentia. De las cuales no hay otro motivo para hacer tanto asco, sino el que contra nosotros mismos somos jueces demasiado escrupulosos, y de aquí nace que somos tan pobres en las palabra.» [3]

El gramático Prisciano de Cesárea manifestó que ens fue usado por César.

Tomás de Aquino y autores tomistas contemporáneos distinguen entre ente y esentia. En italiano se usan res­pectivamente a tal efecto ente y essere; en alemán se usan Seiendes y Sein. En francés y en inglés se solía usar un solo término para ente y ser: être y being pero durante el siglo pasado se comenzó a usar los neologismos étant y essent.[1]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d Ferrater Mora, José (1964). «Ente». Diccionario de Filosofía (5a edición). Buenos Aires: Editorial Sudamericana. pp. 528-ss. 
  2. Gilson, Étienne (1979). El ser y los filósofos. Pamplona: Universidad de Navarra. ISBN 84-313-0587-8. 
  3. Quintiliano, Marco Favio (1887) [Primera publicación 95 d.e.c] Instituciones oratorias (Ignacio Rodríguez y Pedro Sandier, trads.) Madrid VIII 3.