Equipo de Consulta de Ciencias del Comportamiento

Equipo de Consulta de Ciencias del Comportamiento (en inglés Behavioral Science Consultation Team, BSCTs, siglas pronunciadas como "biscuits", que significa "galletas") es el nombre que se da a los grupos de psiquiatras, otros médicos y psicólogos que estudian a los detenidos en las detenciones extrajudiciales estadounidenses.[1]

HistoriaEditar

Los grupos fueron oficialmente autorizados por el Departamento de Defensa de EE. UU. a mediados de 2002, siguiendo el consejo del general Michael E. Dunlavey, posteriormente jefe de interrogatorios en el centro de detención de Guantánamo. Los BSCTs propusieron un patrón de tres pasos para los interrogatorios severos, que incluyen la privación de sueño y la presión psicológica:

Condiciones de detención adicionales que creían ayudarían aún más a las operaciones de recopilación de inteligencia. Estos incluyen el uso de ventiladores y generadores para crear ruido blanco como una forma de presión psicológica; restringir a los detenidos "resistentes" a no más de cuatro horas de sueño al día; privándolos de "artículos de confort" como sábanas, mantas, colchones y toallitas; y controlando su acceso al Corán. "Todos los aspectos del entorno [de detención]", argumentaron, "deberían aumentar el shock de la captura, dislocar las expectativas, fomentar la dependencia y apoyar la explotación en la mayor medida posible".[2]

Estos equipos son controvertidos porque algunos críticos consideran su participación en lo que es llamado "interrogatorio mejorado" de los detenidos en la guerra contra el terror un incumplimiento de la ética médica.[3]

Cuando Darrel Vandeveld, uno de los abogados asignados para servir como fiscales de la comisión militar que investigó el caso contra Mohammed Jawad, uno de los individuos que se le asignó fiscalizar, se dio cuenta de que el registro mostraba que Jawad, cuando todavía era un menor, había sido sometido a privación del sueño, una técnica de tortura que ya había sido desautorizada, por consejo de la psicólogo del Ejército teniente coronel Diane M. Zierhoffer.[4][5]

Ética médicaEditar

La consternación de la Asociación Americana de Psicología fue tal que lanzó la "Reafirmación de la posición de la Asociación Americana de Psicología contra la tortura y otros tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes y su aplicación a individuos definidos en el Código de los Estados Unidos como "combatientes enemigos"" para dejar en claro que cualquier tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes no eran éticos, en cualquiera que fuese la situación.[6]

ReferenciasEditar

  1. Shanita Simmons (4 de enero de 2008). «Hard work of BSCT validated by peers». The Wire (JTF-GTMO). p. 4. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2012. Consultado el 10 de febrero de 2008.  mirror
  2. Ethics Abandoned: Medical Professionalism and Detainee Abuse in the War on Terror. Institute on Medicine as a Profession (IMAP) and Open Society Foundations (OSF). Columbia University, 2013, p. 29. [1] Archivado el 19 de marzo de 2020 en la Wayback Machine.
  3. Katherine Eban (17 de julio de 2007). «The War on Terror: Rorschach and Awe». Vanity Fair magazine. Consultado el 2 de marzo de 2008. 
  4. Jeffrey Kaye (19 de abril de 2011). «Guantanamo Psychologist Led Rendition and Imprisonment of Afghan Boys, Complaint Charges». Truthout. Consultado el 11 de octubre de 2016. «Zierhoffer (who was identified separately in an article [16] at Daily Kos), working with interrogators, "encouraged them to continue to dial up the emotional pressure on Jawad: 'He appears to be rather frightened and it looks as if he could break easily if he were isolated from his support network and made to rely solely on the interrogator,' according to an excerpt of the report read to Newsweek.» 
  5. «GITMO: Psychologists and torture». Newsweek magazine. 17 de octubre de 2008. Consultado el 11 de octubre de 2016. «Since 2002 psychologists have observed interrogations and suggested specific ways to exploit the weaknesses of detainees, including Mohammed Jawad, whose disturbing case is now being heard by a military tribunal in Guantánamo.» 
  6. «Reaffirmation of the American Psychological Association Position Against Torture and Other Cruel, Inhuman, or Degrading Treatment or Punishment and Its Application to Individuals Defined in the United States Code as "Enemy Combatants"». American Psychological Association. 19 de agosto de 2007. Consultado el 2 de marzo de 2008.